EL MUNDO › AYUNO Y PLEGARIA POR LA PAZ EN SIRIA, CONVOCADOS POR FRANCISCO

“La guerra siempre es derrota”

El Papa había invitado a creyentes y no creyentes a dar su adhesión a esta jornada y, de hecho, la consiguió: asistieron más de cien mil personas, incluyendo muchos personajes de la cultura, de la ciencia y de la política.

 Por Elena Llorente

Desde Roma

El papa Francisco no se da por vencido y en el mensaje que esta tarde leyó en San Pedro, en ocasión de la jornada de ayuno y plegaria por la paz en Siria convocada por él mismo, hizo un nuevo y encendido llamado a los grandes del mundo para que abandonen la idea de la guerra que “es siempre una derrota para la humanidad”, dijo.

Miles personas se dieron cita en la plaza desde temprano, desafiando un calor agobiante. Por eso varias ambulancias estaban estacionadas en torno de San Pedro y algunos camiones de la policía hacían guardia. Es con tanta gente –el Vaticano habló de cerca de cien mil personas que estuvieron en la plaza más cinco horas rezando, escuchando lecturas y cantando–, y tratándose de un tema tan delicado como la guerra en Siria, las precauciones aumentaron.

“Cuando se piensa sólo en sí mismo, en sus propios intereses, cuando se deja fascinar por los ídolos del dominio y el poder, cuando se coloca en el lugar de Dios, entonces se arruina todo, se abre la puerta a la indiferencia, a la violencia y al conflicto”, subrayó el papa Francisco, que en varios momentos de su mensaje fue aplaudido repetidamente por la gente. “Si nos dejamos guiar por los ídolos, por el egoísmo y por nuestros intereses, y esta actitud progresa, hemos perfeccionados nuestras armas pero nuestra conciencia se ha dormido”, añadió Francisco, que invitó a todos, a grandes y pequeños, y especialmente a aquellos que tienen la responsabilidad de gobernar, a gritar fuerte No a la guerra y Sí a la paz. “Trabajemos y roguemos por la reconciliación y la paz”, enfatizó el Pontífice.

Francisco no hizo referencia a ningún país en particular, pero la frase referida a los que gobiernan fue interpretada por muchos como dirigida a Francia y Estados Unidos, los dos países que estarían de acuerdo en intervenir militarmente en Siria y que dicen tener pruebas de que el gobierno de Al Assad tiene armas químicas. Pero los inspectores que envió Naciones Unidas a Siria para analizar la situación, extrañamente, todavía no han dado a conocer su informe sobre la existencia o no de armas químicas y sobre su eventual pertenencia.

El Papa había convocado a creyentes y no creyentes a dar su adhesión a esta jornada y, de hecho, la consiguió de muchos personajes en Italia, tanto del mundo de la cultura, como del famoso arquitecto Renzo Piano, como de la ciencia, entre ellos uno de los investigadores más importantes sobre cáncer que ha tenido Italia, Umberto Veronesi, y de la política, entre los que se destacaron varios ministros del gobierno de Enrico Letta.

En horas de la tarde comenzaron a reunirse miles de personas en torno de San Pedro, de múltiples orígenes nacionales y religiosos. Al cabo de la celebración, el Vaticano habló de cerca de 100.000 personas presentes. Se vieron flamear algunas banderas argentinas. La ceremonia duró más de cuatro horas en las que se alternaron cantos, plegarias y lecturas. Muchas iglesias de Italia, entre ellas la de Asís, cuna de San Francisco, hicieron jornadas de plegaria similares. Pero también, trascendió, la hicieron las comunidades cristianas en Jordania y en el Líbano, dos países que podrían ser arrastrados por una eventual guerra en Siria.

El papa Francisco viene hablando desde hace días de la paz en Siria. Al invitar a creyentes y no creyentes a la jornada de ayuno y plegaria el pasado miércoles, día de su primera audiencia general luego de las vacaciones de agosto, dijo que agradecía “a los otros hermanos cristianos, a los hermanos de otras religiones, y a los hombres y mujeres de buena voluntad que quieran unirse, en los lugares y en los modos que les son propios, a este momento. ¡Qué se alce fuerte en toda la tierra el grito por la paz!”. También viene insistiendo sobre la paz a través de sus mensajes por Twiter: “Con particular firmeza condeno el uso de armas químicas”, dijo en uno de sus mensajes. Antes había subrayado, siempre por Twitter: “Queremos que en esta sociedad destrozada por divisiones y conflictos, estalle la paz”. Pero en su accionar el papa Francisco también apuntó más alto. Hizo convocar a todos los embajadores acreditados ante la Santa Sede para explicar la posición del Vaticano sobre Siria y, sobre todo, envió una carta a los gobernantes del Grupo de los 20, que se reunieron en San Petersburgo esta semana bregando por la paz.

Compartir: 

Twitter
 

“Trabajemos y roguemos por la reconciliación y la paz”, enfatizó el Pontífice.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.