EL MUNDO › ENTREVISTA A MARIANO TORCAL, POLITOLOGO DE LA UNIVERSITAT POMPEU FABRA DE ESPAÑA

“El sistema ha sufrido un terremoto”

En España se produjo una fragmentación del voto comparable al año 1977, cuando se realizaron los primeros comicios tras la transición. El PP perdió importantes ciudades, entre ellas Madrid y Valencia, a manos de la izquierda.

 Por Mercedes López San Miguel

España experimenta un cambio político que se vio reflejado en las elecciones regionales de mayo en la cara de estupefacción de los dirigentes del gobernante Partido Popular (PP), tras la pérdida de las principales ciudades del país, entre ellas Madrid y Valencia, a manos de agrupaciones de izquierda. Este movimiento electoral de gran magnitud comenzó en los comicios europeos del año pasado, cuando irrumpió con bríos el partido Podemos, advierte Mariano Torcal, cientista político de la Universitat Pompeu Fabra. “La crisis y la corrupción han pasado factura al PP”, sostiene en diálogo con Página/12 el experto que estuvo en Buenos Aires participando de una conferencia sobre opinión pública en la Universidad de Tres de Febrero. Torcal analiza los desafíos y límites de Podemos, una formación que nació al calor de las protestas de los indignados y que se proyecta en la senda de Syriza, coalición que gobierna Grecia.

Cómo impactan las elecciones de mayo en las generales de fin de año parece ser la pregunta del millón para encuestadores y analistas. Para Torcal está claro que se produjo una fragmentación del voto comparable al año 1977, cuando se realizaron los primeros comicios tras la transición. “Hay un electorado muy volátil, que busca alternativas nuevas para votar. Cuatro grandes partidos andan en porcentajes más o menos similares, aunque el PP sea el más votado. Primero el PP; después una lucha entre Podemos y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), y luego Ciudadanos. El sistema de partidos está sufriendo un terremoto electoral”.

El sistema político español no es bipartidista, en el sentido en que lo es en Estados Unidos, lugar donde el politólogo da clases, y alterna su estadía con España. A nivel nacional son dos las formaciones tradicionales –PP y PSOE–, pero existen partidos importantes a escala regional. Si antes el PP y el PSOE lograban acumular el 80 por ciento del voto, hoy entre ambos obtienen un poco más del 40 por ciento. “Perdieron la mitad del electorado, que se ha ido a Podemos, a Ciudadanos y a otros partidos pequeños. Lo llamativo es que el votante del PP ha sido muy fiel desde 1996, un electorado que no transfería votos a otros partidos. La crisis y los escándalos de corrupción le pasaron factura al PP”.

Se sabe que la aparición de Podemos modificó la realidad política del país ibérico. Torcal señala el origen de ese fenómeno. “El factor explicativo del voto a Podemos es la desafección o falta de confianza en las instituciones; un ciudadano muy descontento ante la corrupción, la crisis, la monarquía y que decide salir a votar”. Para el analista, Podemos debió difuminar el perfil muy de izquierda y presentarse como un partido anti-establishment, dado que les llega el voto de descontento del centro. “Su electorado es ideológicamente más amplio que de izquierda”, enfatiza. Torcal identifica a Ciudadanos con el votante desencantado pero de la derecha, que no quiere votar al PP.

En la derecha, sobre todo en el sector de Aznar, se cuestiona el liderazgo del jefe de gobierno, Mariano Rajoy, aunque tengan la certeza que no hay tiempo para que se postule otro aspirante a permanecer en La Moncloa. Según Torcal, Rajoy apuesta a la economía de los próximos meses. “Los últimos resultados electorales cuestionan a Rajoy más que nunca, pero él no se mueve para nada: ni habla, ni explica, se queda en el inmovilismo. Apuesta a que la recuperación económica haga que él se recupere. Que si el país crece, se puede reconquistar el voto”.

Los datos no son auspiciosos: desempleo del 23,7 por ciento, reducción de salarios, y brecha cada vez mayor entre ricos y pobres pesan en las espaldas de los ciudadanos, a quienes no les llega la leve mejoría en los números de la macroeconomía. El índice de Gini (que mide la desigualdad) se ha triplicado en estos años, en paralelo a los recortes en sanidad y educación brutales y el congelamiento de las jubilaciones.

Contra esta receta del ajuste combate Pablo Iglesias, politólogo, líder de Podemos. Torcal cree que la capacidad de ganar las elecciones generales de Podemos es limitada. “No tiene base electoral suficiente. El PSOE se está recuperando un poco y su enemigo es el PSOE, porque disputan el mismo electorado. La capacidad de Podemos de conseguir el voto de centro es limitada, sobre todo estando Ciudadanos. El electorado español es moderado, no es verdad que sea muy de izquierda. Ganar el apoyo del votante moderado de modo convincente es complicado.”

¿Si Syriza, fundada en 2004 pero que cobró protagonismo en los últimos años, ganó en Grecia, por qué no lo haría Podemos?. “Syriza tiene más historia y estructura de partidos. Podemos se construyó a partir del éxito de las elecciones europeas”, afirma Torcal. El experto no descarta otro escenario posible para España. “Podría haber una mayoría de izquierdas que cierren un acuerdo para formar gobierno con el apoyo de Podemos. PSOE y Podemos tienen la fuerza política suficiente, pueden ganar”.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

“La crisis y la corrupción han pasado factura al PP”, dijo Torcal.
Imagen: Pablo Piovano
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.