EL MUNDO › LOS CAPTORES DE UN FOTOGRAFO EN AFGANISTAN

“Retiren a los soldados italianos”

Los secuestradores del fotógrafo de prensa italiano Gabriele Torsello, capturado el jueves pasado en Afganistán, exigieron ayer el retiro “de todos los soldados italianos” del país, en una nueva reivindicación difundida en el sitio Internet PeaceReporter. El martes, los captores de Torsello habían pedido el regreso a Kabul de un afgano convertido al cristianismo y asilado en Italia a cambio de la liberación del fotógrafo.

En ese primer ultimátum, los captores exigieron que antes del domingo Abdul Rahman regrese a Afganistán. Pero ahora, por medio de un llamado telefónico al responsable de PeaceReporter, exigieron “el retiro de todos los soldados italianos de Afganistán si el regreso del apóstata es imposible”, con la misma fecha límite del domingo. La página de informaciones por Internet explica que, tal como ocurrió el martes, los secuestradores comunicaron su exigencia mediante un llamado telefónico al encargado de la seguridad del hospital de Lashkar Gah (sur de Afganistán), de la organización humanitaria italiana Emergency, que tiene un estrecho contacto con PeaceReporter.

Rahman, de 41 años, se convirtió al cristianismo hace 16 años cuando trabajaba para una organización no gubernamental cristiana en Pakistán. Luego vivió nueve años en Alemania y regresó en 2002 a su país, donde su propia familia lo denunció a la policía por haber abjurado del Islam. Tras su detención, que duró un mes, la Corte Suprema afgana, uno de los bastiones del islam conservador, afirmó que el apóstata sería ejecutado si no volvía a abrazar el Islam. Bajo el peso de fuertes presiones políticas, los tribunales afganos decidieron suspender su juicio por vicio de forma y dudas acerca de sus “capacidades mentales”. Rahman llegó luego a Roma en marzo, a un lugar secreto, donde solicitó formalmente el asilo político a Italia.

El hospital de Emergency está recibiendo estos días las llamadas de los secuestradores de Torsello y han podido hablar con el fotógrafo, que los tranquilizó sobre su estado de salud. Sin embargo, en la llamada de ayer no pudieron comunicarse con él. Torsello fue secuestrado el jueves pasado por cinco hombres armados mientras viajaba en un autobús en la provincia de Helmand, donde existe una gran presencia de talibanes, manifestó un afgano que viajaba con él. El fotógrafo italiano, que trabaja por su cuenta, vive desde hace años en Londres y ha trabajado para organizaciones como Amnistía Internacional.

Emergency construye hospitales en zona de guerra para la recuperación de las víctimas civiles, anunció anteayer que “apoya todo esfuerzo para una solución positiva del caso, pero que no será sujeto a ninguna negociación” para la liberación de Torsello. El gobierno italiano no se ha pronunciado oficialmente y, según un portavoz del Ministerio de Defensa, “no habrá reacción alguna por ahora, la situación es muy delicada”. La situación del fotógrafo hace revivir la tensión surgida entre Italia y Afganistán en marzo pasado, cuando el caso de Rahman acaparó la atención mundial.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.