EL MUNDO › LULA VIAJA ESTA NOCHE A LA PAZ A FIRMAR CONVENIOS

Un amigo que va a apoyar

 Por Darío Pignotti

Desde Brasilia

“Ni injerencia, ni indiferencia.” Así resumió el asesor Marco Aurelio García la visita que hoy inicia a Bolivia el presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva. Con esa respuesta, el principal consejero de Lula en asuntos internacionales salió al cruce a la oposición política y mediática brasileña que interpretó el viaje como un espaldarazo al presidente Evo Morales cuando éste enfrenta la rebelión autonomista de cuatro departamentos, liderados por Santa Cruz de la Sierra.

Lo cierto es que la presencia de Lula esta noche en el Palacio Quemado es una señal inequívoca de apoyo al poder central boliviano y, por extensión, al gobierno de Morales, para el cual el movimiento autonomista constituye una amenaza a la “integridad nacional”. García, quien ya se encuentra en Bolivia junto a un grupo de funcionarios, evitó cuestionar explícitamente a la oposición pero no dejó dudas sobre el aval de Brasilia a la nueva Constitución impulsada por Morales. “En Bolivia está habiendo un proceso democrático de elaboración de una Constitución donde las personas que estaban al margen de la política van a poder participar”, enfatizó.

El de hoy será el primer encuentro entre Lula y Morales en Bolivia después de más de un año de relaciones distantes a raíz de la nacionalización de los hidrocarburos en mayo de 2006. Lula siempre reconoció el derecho boliviano a retomar el control de sus reservas energéticas, pero no ocultó el disgusto con su viejo “compañero” porque no le anticipó su decisión de ocupar con el ejército los campos que estaban bajo control de Petrobras.

La reconciliación no será apenas política: el mandatario brasileño anunciará que Petrobras, cuyas inversiones habían sido congeladas en represalia por la nacionalización, volverá a apostar en Bolivia, donde desembolsará unos 750 millones de dólares. El ministro de Minas y Energía Nelson Hubner y el titular de Hidrocarburos, Carlos Villegas, discutieron la semana pasada la creación de una empresa mixta, integrada por Petrobras e YPFB que, se espera, será formalizada en la reunión de trabajo que mañana celebrarán los presidentes y sus delegaciones.

Con este nuevo formato empresarial los gobiernos pretenden dar una señal a los inversores privados de Petrobras, que controlan cerca del 60 por ciento de su capital social, y aventar el riesgo de una quiebra de contrato, como la ocurrida en 2006. Al mismo tiempo Brasil se asegurará un aumento del suministro de gas boliviano, que actualmente exporta unos 27 millones de metros cúbicos diarios, imprescindibles para abastecer el aumento de demanda de los grandes centros fabriles de San Pablo.

Entre los acuerdos que serán firmados mañana se incluye la creación de línea de créditos blandos del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (Bndes), el mayor banco de fomento brasileño, para pequeños productores rurales bolivianos. Lula, que antes de partir hacia La Paz votará hoy en las elecciones internas del Partido de los Trabajadores, compartirá esta noche una cena con Morales y la presidenta chilena Michelle Bachelet, en la que se anunciará la construcción de una carretera interoceánica que se extenderá desde el puerto de Santos, el más importante de Brasil, hasta las costas del Pacífico. Una obra cuyos principales beneficiarios serán los exportadores brasileños.

A través de ese corredor de 4700 kilómetros, Lula busca contribuir al acercamiento de los gobiernos de La Paz y Santiago y, por sobre todo, avanzar en su proyecto de integración física regional. Lula, quien viajará acompañado por el ministro de Defensa, Nelson Jobim, no tiene previstas audiencias con los líderes opositores. Para el presidente las reivindicaciones autonomistas encarnan una velada tentación secesionista, algo que toca a la seguridad nacional de Brasil.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.