EL PAíS › GOBIERNO Y OPOSICION, EN LA ASUNCION DE MAÑANA EN TIERRA DEL FUEGO

Ríos junta a los que nadie junta

La primera mujer gobernadora estará acompañada por dos ministros nacionales, Elisa Carrió, Hermes Binner y las máximas autoridades socialistas. Una ocasión insólita.

 Por Werner Pertot

Había una vez una mujer en una isla, muy pero muy al sur. Tanto que le dicen “el fin del mundo”. Con un partido pequeñito, logró derrotar a otro grandote y se convirtió en la primera mujer electa gobernadora. Para más datos, es del ARI. Hasta aquí, la asunción de Fabiana Ríos se podría relatar como un cuento de hadas, aunque por los problemas que enfrentará desde el lunes se parece más a uno de terror, ya que el Partido Justicialista le deja una administración endeudada. El público que la acompañará a asumir mañana dejará entrever un tironeo político: estará la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, pero también el Gobierno enviará a emisarios propios, como el jefe de Gabinete Alberto Fernández y el ministro del Interior Florencio Randazzo. Los socialistas serán de la partida al igual que el sector disidente del ARI.

Si no hay un cambio de planes, será una imagen rara y para recordar: Carrió en el mismo acto que Fernández y Randazzo, junto al gobernador socialista Hermes Binner y al intendente de Morón Martín Sabbatella. Por el socialismo, habrá representantes tanto del sector oficialista como del que se muestra francamente opositor: estarán el secretario general del partido Oscar González y el presidente del PS Rubén Giustiniani. Por el ARI Autónomo irán Eduardo Macaluse, Marta Maffei y Delia Bisutti, entre otros. Fiel a su estilo, también se hará ver la titular del Inadi, María José Lubertino.

Todos asistirán al Gimnasio del Polideportivo Municipal –dejaron de lado la tradicional legislatura, porque les quedaba chica– mañana por la tarde para ver la asunción de la primera gobernadora electa con un claro perfil de centroizquierda, y la más joven, con 43 años. Ex farmacéutica y ex delegada de ATE, Ríos llegó a la política de la mano del socialista Alfredo Bravo. Fue una de las fundadoras del ARI y construyó su victoria paso a paso, primero como diputada provincial y luego como nacional.

La campaña fueguina no fue ningún cuento de hadas, más bien pareció una película clase B, con videos semipornográficos y denuncias de corrupción cruzadas entre los dos candidatos K; uno de ellos, el gobernador saliente Hugo Cóccaro, asumió por el PJ luego de la destitución del radical ultrakirchnerista Jorge Colazo. La candidata del ARI se mantuvo ajena a las denuncias. Tras batirlo en segunda vuelta, Ríos tuvo que convivir con Cóccaro en una larga transición que hubiese terminado el 10 de enero, pero que se adelantó por la crisis económica.

“Nos deja una provincia saqueada, con una deuda de mil millones de pesos”, graficaban en el entorno de Ríos, quien tendrá que buscar la forma de terminar de pagarle el sueldo a un sector de los empleados públicos que no cobró aún por falta de fondos. Como presente griego, Cóccaro rescindió, antes de irse, el contrato para abastecer a los comedores escolares, lo que afecta a dos mil chicos. “Este gesto es una foto de lo que queda. Una imposibilidad absoluta de diálogo institucional”, señaló Ríos. El déficit provincial es de cerca de 30 millones de pesos por mes.

Para poder salir adelante, deberá refinanciar la deuda. Por eso, Ríos tuvo mucho cuidado en su relación con el gobierno nacional. Su principal contacto era el vicejefe de Gabinete, Jorge Rivas, convaleciente luego del asalto que sufrió. Su reemplazante será Randazzo, quien ya mandó señales de seducción: “Vamos a ver cómo podemos colaborar”, dijo. Ríos caminará por ese angosto camino entre la oposición y una gestión complicada. Quienes la conocen, dicen que tiene la cintura política para hacerlo.

Compartir: 

Twitter
 

Ríos, ex farmacéutica, fue la ganadora, sorpresa.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.