EL PAíS › LA VERSION DE CARACAS SOBRE LA VALIJA

Una novela de espías

Hablan de una intención de perjudicar a los países de la región. Batancour, el ALCA y el Banco del Sur.

 Por Martín Piqué

Hipótesis, lecturas conspirativas, informaciones que circulan en secreto. Desde que el fiscal adjunto de Miami, Tom Mulvihill, hizo trascender que el dinero de la valija de Antonini Wilson estaba destinado a financiar la campaña de CFK, en varias capitales de la región comenzaron a circular las sospechas, las explicaciones. La más escuchada es que esta segunda parte del affaire habría sido parte de una operación de inteligencia planificada por la administración de George Bush. “Es un guión de la CIA”, lo definió el canciller venezolano, Nicolás Maduro. Desde Venezuela circula una hipótesis que sostiene que las detenciones de Franklin Durán, Mosiés Maionica, Carlos Kauffmann y Rodolfo Wanseele Paciello en Miami forman parte de una operación con la que se busca deteriorar la imagen de Hugo Chávez, Tabaré Vázquez, Néstor y Cristina Kirchner. La explicación no tiene nada que envidiarles a las novelas de espionaje de Robert Ludlum.

La explicación que proviene de Caracas ya llegó a la Argentina. Y también a la Casa Rosada. Uno de los primeros en hacerse eco de esa visión fue el ex subsecretario de Tierras, Luis D’Elía. La trama de la historia también circula por los ministerios del gobierno venezolano. Según esa versión, el episodio de la valija habría sido planificado con el objetivo para deteriorar la imagen de los presidentes de Venezuela, Argentina y Uruguay. Una de los objetivos habría sido perjudicar a los gobiernos que hicieron fracasar la discusión del ALCA en la cumbre de Mar del Plata. En la presunta confabulación habría participado un oficial de inteligencia de la CIA con asiento en Montevideo. Un hombre proveniente de la Armada estadounidense. También dos directivos de dos multimedios importantes de Sudamérica, uno venezolano y otro argentino.

La versión la repitió en los últimos días el ex piquetero D’Elía. A través de varios medios, el matancero aseguró que el oficial de la CIA había convocado a una reunión en un hotel de Río de Janeiro, Brasil, a los dos hombres de medios. D’Elía asegura que incluso hay fotos de esa supuesta reunión. La hipótesis se completa con la participación clave de Antonini Wilson: según D’Elía era un hombre de la CIA desde antes de subirse al avión Lear Jet de la empresa Enarsa para acompañar a Claudio Uberti. Aun sin saberlo, el entonces titular del Occovi habría sido esencial para el éxito de la supuesta operación. Su rol en algunas licitaciones –todavía hay quien recuerda su intervención en la ampliación de la ruta 3 de La Matanza, que realizó la constructora Petersen, Thiele y Asociados– habría llegado hasta los oídos más interesados.

En Venezuela tampoco descartan que Washington se haya irritado por la decisión de CFK de meterse de lleno en la intermediación con las FARC para lograr la liberación de Ingrid Betancourt. Poco después de que Alvaro Uribe dejara Buenos Aires, adonde había venido para participar de la asunción de CFK, su vicepresidente, Francisco Santos, viajó a Estados Unidos. Allí se entrevistó con varios legisladores. Otro de los anuncios que podría haber molestado a la Casa Blanca, siempre según la hipótesis chavista, es el acuerdo para lanzar el Banco del Sur. Hasta ahora los países de la región dedican buena parte de sus reservas internacionales a la compra de bonos del Tesoro norteamericano. Aunque estuvo unas pocas horas en Buenos Aires, el uruguayo Tabaré Vázquez también firmó esa propuesta. Anteayer, el canciller Reinaldo Gargano se sumó a las sospechas de que hubo una operación en contra de Argentina y Venezuela.

Compartir: 

Twitter
 

Hugo Chávez tiene su hipótesis sobre la valija.
Imagen: AFP
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.