EL PAíS › EL GOBERNADOR DE SANTA FE, HERMES BINNER, RECIBIO A LOS DIRIGENTES AGROPECUARIOS

Con menos afinidad de la esperada

El socialista entregó a los ruralistas un documento en el que reivindicaba la “institucionalidad” y elogiaba el discurso de CFK del miércoles. No quiso hablar frente a los chacareros en la plaza. “Vamos a trabajar en función del consenso”, dijo.

 Por Juan Carlos Tizziani

Desde Santa Fe

Los dirigentes del lockout patronal agropecuario se llevaron ayer de la Casa de Gobierno de Santa Fe varias sorpresas. Una: Hermes Binner los recibió con un documento de cinco puntos en la mano que reivindicó “la democracia y la institucionalidad”, llamó al diálogo y a la urgente salida del conflicto, insistió en una mesa de negociaciones que incluya a Santa Fe y advirtió sobre la paz social. “La paz es fundamental para construir. Nunca se siembra trigo en la guerra. Por lo tanto, hay que pensar en la Nación”, planteó el gobernador. Dos: el socialista elogió el último mensaje de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, al que escuchó con “alegría” y consideró “un punto de inflexión” para reanudar el diálogo con los ruralistas. Tres: Binner hasta corrigió su discurso sobre las retenciones móviles al agro. Ya no pidió que se suspenda el aumento del 11 de marzo que detonó el conflicto con el campo; ahora, sugirió que continúe el proceso de “revisión” que quedó trunco cuando los empresarios patearon el tablero del gobierno nacional. Hubo otra, pero quizás ya estaba acordada: Binner rechazó el convite de bajar a la Plaza de Mayo, donde una manifestación de chacareros envueltos en banderas argentinas le acariciaban los oídos con cánticos y lo invitaban a subirse a la tribuna para que les hable. El socialista no aceptó y, entonces, los más exaltados cambiaron alabanzas por insultos.

La protesta de las entidades agropecuarias convirtió ayer el casco histórico de Santa Fe en un escenario mediático. La convocatoria era un “camionetazo” que tuvo cierto éxito: las calles que rodean a la Casa Gris quedaron chicas para una flota de 4x4 con modelos 2000 para arriba, más algunos tractores de museo y par de camiones. Pero si los dirigentes rurales pensaban que podían reunir a una multitud en la Plaza de Mayo, fracasaron. No había más de tres mil personas. Muchas camionetas y poca gente.

En su reunión con los dirigentes de la Mesa de Enlace Agropecuaria, Binner cuidó hasta los detalles: se rodeó de la vicegobernadora Griselda Tessio y de sus ministros y quedó en frente de los ruralistas. En la plaza, mientras tanto, se sucedían los discursos de barricadas y las arengas contra el gobierno nacional. El comercio más rentable era la venta de banderas.

Después de casi dos horas, los cuatro ruralistas aparecieron en el Salón Blanco. El presidente de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, repasó el documento de cinco puntos que les entregó Binner.

Según Buzzi, el gobernador “reiteró la vigencia” de una declaración que había firmado el 26 de marzo junto a 230 intendentes de la provincia y a la que adhirió el senador Carlos Reutemann, que pedía una mesa de diálogo, suspender el aumento de las retenciones y la convocatoria al Consejo Federal ampliado. Pero más tarde, el gobernador lo corrigió: “Esa posición fue tomada en marzo, cuando todavía quedaba mucho por recorrer. Ahora, estamos en un momento importantísimo para recuperar el diálogo y tomar como insumo estos pequeños acuerdos que se lograron en este tiempo”, dijo Binner. Quedó claro que ya no habla de “suspender el aumento de las retenciones” como lo planteaba el 26 de marzo, sino de continuar el “proceso de revisión” que quedó trunco al fracasar las negociaciones entre el Gobierno y los ruralistas. La diferencia entre suspender y revisar no parece menor.

Buzzi y sus colegas Luciano Miguens (Sociedad Rural), Mario Llambías (CRA) y Fernando Gioino contestaron un par de preguntas más y se fueron a la plaza donde los esperaban sus seguidores. “Estamos en Santa Fe para darles el apoyo a los gobernadores de las provincias. Lo hemos hecho en Córdoba y lo vamos a seguir haciendo en todo el país”, chicaneó el líder de CRA.

Cuando desde el palco, el locutor intentó cerrar la tribuna, hubo un coro de silbidos y un pedido para que también hable el gobernador. Algunos comenzaron a corear su nombre: “¡Binner, Binner!”. El socialista ni se asomó a la puerta. La impaciencia subió de tono hasta cambiar el elogio por el insulto. “¡Salí, Binner, cagón!”, gritó un muchacho, trepado a una camioneta. Una diputada socialista que estaba a un metro lo fulminó con la mirada, pero no respondió.

El repaso rápido que hizo Buzzi del documento de cinco puntos empujó al gobernador a explicarlo con detalles. “Vemos con alegría y como un gesto importante el discurso de la señora presidenta, ahí hay un punto de inflexión. Tenemos apostar al crecimiento de un país normal, con respeto a la ley y la Constitución. Estamos convencidos de que este mensaje de apertura, el diálogo necesario es un valor fundamental para comenzar a construir un mañana mejor para todos los argentinos”, sostuvo Binner.

–Después que se fueron de la reunión, los ruralistas ratificaron el paro. ¿Qué sensación le queda? –le preguntaron.

–Nosotros vamos a trabajar en función del consenso, porque no hay otro camino. El camino es recuperar la posibilidad de entendernos. Nuestra posición es muy clara. Es necesario el diálogo porque quienes más se perjudican son los más débiles, los asalariados, los que viven en una situación límite –concluyó el gobernador.

Compartir: 

Twitter
 

Hermes Binner recibió ayer a los dirigentes de la Mesa de Enlace Agropecuaria Eduardo Buzzi, Luciano Miguens, Mario Llambías y Fernando Gioino.
Imagen: Gobernación Santa Fe
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.