EL PAíS › EVO, CRITICO CON LA CUMBRE

La estrella alternativa

 Por Carlos Noriega

Desde Lima

Cuando todos esperaban que Hugo Chávez se lleve la mayor atención en la Cumbre de Lima, el presidente de Venezuela optó por un inusual perfil bajo durante su paso por la capital peruana, el cual sólo rompió para responder los ataques del presidente de Colombia, Alvaro Uribe. Fue el presidente de Bolivia, Evo Morales, el que habló más duro para marcar distancias de los otros presidentes asistentes a la Cumbre y de la declaración que se firmó. “Hubo propuestas muy interesantes de muy pocos presidentes, pero de los otros sólo hubo pura demagogia. Si quieren acabar con la pobreza como dicen, entonces primero tienen que acabar con el capitalismo. Hablaron de desarrollo, pero si no se cambia este modelo neoliberal que tanto daño le hace a la humanidad habrá desarrollo con pobreza y no podremos ofrecerles un futuro mejor a nuestros pueblos”, fue su balance.

Morales también se quejó de que a la hora de los discursos públicos la organización de la Cumbre había evitado que hablen “los presidentes que tenemos discrepancias ideológicas, programáticas”. Pero lo que no pudo decir públicamente en la cumbre oficial, el presidente de Bolivia lo dijo en la Cumbre de los Pueblos, que reunió a unos dos mil delegados de movimientos sociales, grupos indígenas, sindicatos y partidos de izquierda de América latina, Europa y el Caribe. Morales, se convirtió en la gran estrella de la cumbre alternativa. Durante su discurso de 40 minutos, en el que dijo sentirse más cómodo hablando ahí que con los otros presidentes, le dedicó elogios a Fidel Castro y a Hugo Chávez y atacó sin reservas el modelo neoliberal, fue constantemente interrumpido por los aplausos y los gritos de “Evo, dignidad”. Fue el único presidente en ir a la Cumbre de los Pueblos. Poco antes de regresar a Bolivia el sábado, Morales dio una breve conferencia de prensa.

–¿Cuál es la posición de su gobierno frente a la nueva propuesta de la oposición, que ya no quiere el referéndum revocatorio y ahora pide un adelanto de elecciones, y frente al nombramiento de un gobernador en Santa Cruz y la declaración de autonomía de esa región? –le preguntó Página/12.

–Plantear elecciones adelantadas es ilegal, inconstitucional. El nombramiento de un gobernador en Santa Cruz también es ilegal. Algunas autoridades y dirigentes cívicos de algunos departamentos, que responden a un modelo económico que ha hecho mucho daño al país, como es el neoliberalismo, y que son restos de grupos llamados en términos populares como vendepatrias, son los que hablan de autonomía y de la devolución del impuesto a los hidrocarburos, pero en el fondo el tema es Evo Morales. No aceptan y no entienden cómo un campesino indígena puede ser presidente de la República. Es una acción política de conspiración interna y externa. El embajador de Estados Unidos hace una campaña contra el gobierno boliviano y Evo Morales. Con el pretexto de la autonomía lo que buscan es desgastar y tumbar al indio para sacarlo del poder, pero van a fracasar. El sector opositor, es decir la derecha fascista, racista, antipatria, no quiere cambio, no quiere igualdad y busca por cualquier lado destrozar al Evo Morales. Tal vez puedan tumbar al indio, pero jamás van a tumbar a los pueblos que están en proceso de cambio. Este cambio es sin retorno.

–¿Confía en que el pueblo boliviano lo respalde en el referéndum?

–No creo en las encuestas, pero les informo que en la última encuesta de hace tres días tengo el 50 por ciento de apoyo y el gobierno 58 por ciento. A eso habría que sumarle como mínimo un 20 por ciento. La oposición está debilitada. Nosotros estamos muy fortalecidos en esta lucha por la búsqueda de igualdad y justicia, pero parece que buscar igualdad y justicia es un pecado para ciertos grupos que han ostentado el poder político y económico y que ahora han perdido sus privilegios.

Morales aseguró que su gobierno continuará con las nacionalizaciones y recordó que los ingresos por el petróleo y gas para el gobierno boliviano se han incrementado de 300 millones de dólares anuales a 1,930 millones en 2007 y reveló que este año esperan obtener 2,500 millones de dólares. “Eso es gracias a la nacionalización”, dijo. Habló de otros logros económicos de su gobierno, como el superávit fiscal obtenido luego de más de 60 años de déficit, y del incremento de las reservas de 1700 millones de dólares a 7000 millones de dólares.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.