EL PAíS › HOY SE DESARROLLARAN EN CATAMARCA LAS PRIMERAS ELECCIONES DEL AÑO

Los catamarqueños pican en punta

Se eligen veintiún diputados provinciales, ocho senadores departamentales, cincuenta concejales y un intendente. La contienda se nacionalizó. Los protagonistas son el oficialista Frente Cívico y Social y el Frente Justicialista para la Victoria.

 Por Sebastian Abrevaya

Desde Catamarca

El empapelado de la capital provincial con afiches de todos los partidos, los espectáculos musicales de Pablito Ruiz y Kapanga, el desfile de modelos y las visitas de líderes de la política argentina como el ex presidente Néstor Kirchner no parecen haber sacado a Catamarca de la apatía que reina en cada elección. Las peleas internas de los sectores peronistas que responden a Luis Barrionuevo, Ramón Saadi y al kirchnerista Armando “Bombón” Mercado tampoco le quitan el sueño al grueso de los catamarqueños, sumergidos en la inmutable siesta local, horas en las que el viento no tiene a quién mitigar del calor sofocante. Los que no se tomaron aquel respiro que empieza alrededor de las dos de la tarde estaban trabajando en los últimos detalles para la elección de hoy o eran “foráneos”, como llaman en la provincia a los que no son de Catamarca.

El primer test electoral del año se debatirá entre el Frente Cívico y Social, liderado por el gobernador radical Eduardo Brizuela del Moral, y las tres facciones mayoritarias del peronismo, agrupadas por iniciativa de Néstor Kirchner en el Frente Justicialista para la Victoria. También participarán otras fuerzas de menor peso, como la que encabeza el médico Hugo Manzi, de Coalición Cívica, y la peronista Liliana Barrionuevo, hermana del gastronómico pero patrocinada por los hermanos Rodríguez Saá. En juego hay 21 diputados provinciales, ocho senadores departamentales, 50 concejales y un intendente. Sin embargo, la pelea se transformó en una contienda nacional, urdida desde Olivos y alentada por el desfile de funcionarios y políticos de todo el país que viajaron al distrito. Así lo demostró el propio ex presidente cuando le puso el cuerpo al cierre de campaña que los suyos realizaron el jueves pasado.

En ese contexto, la elección será una pulseada entre los dos aparatos políticos: el estatal provincial y municipal del FCyS y el estatal nacional del kirchnerismo y sus aliados. En una provincia como Catamarca, donde más del 45 por ciento de su población se encuentra bajo la línea de pobreza, la dependencia de las estructuras partidarias se vuelve fundamental para ganar la elección. Con un padrón que llega a 239 mil votantes, se calcula que se presentará a votar apenas un poco más de 100 mil. Por eso, desde el PJ apuntaban ayer a facilitar la participación de más gente, con la esperanza de achicar la brecha que según los sondeos los muestran entre un 10 y un 14 por ciento abajo del oficialismo local.

Hasta ayer a la madrugada se seguían pegando afiches, desoyendo la veda electoral. Curiosamente, el mensaje de las dos fuerzas enfrentadas era prácticamente el mismo. “Catamarca, mejor y en paz”, alentaba el Frente Cívico que lleva la lista 92 y “Catamarca, te quiero en paz”, pregonaba el peronismo, que tiene la boleta 91.

A diferencia del PJ, el Frente Cívico no dejó ver sus diferencias internas. Algunos radicales que se habían resistido a la alianza con el kirchnerismo para armar la Concertación Plural fueron de los pocos que pasaron factura a los entonces impulsores del acuerdo. El discurso de unidad y la apuesta a una elección puramente local fue la estrategia adoptada por el gobernador. Por la tarde ayer se corría el rumor de que Julio Cobos pasaría por la provincia el domingo para festejar un eventual triunfo. Tanto desde la gobernación como desde la vicepresidencia desmintieron el trascendido, pero la idea quedó en el aire. El propio Brizuela del Moral se encargó de aclarar que, si resulta victorioso, será crédito exclusivamente del Frente Cívico y Social.

En la antítesis, el peronismo ensayó una reunificación forzada que los propios actores terminaron por derrumbar. El primero fue Ramón Saadi, enojado con la poca presencia en las listas que obtuvo su espacio. De los diez diputados que podrían ingresar, sólo el tercero es un hombre del senador, que enojado por eso anunció que a su regreso a Buenos Aires abandonará el bloque oficialista. El primero, Hugo Argerich, es uno de los cinco que responden a Barrionuevo. La segunda es Verónica Mercado, sobrina de Bombón, quien colocó a cuatro referentes suyos. “Aunque perdamos, ya ganamos”, aseguraba uno de los hombres que participó de la negociación en Olivos. Lo cierto es que la presentación de cada espacio justicialista por separado hubiera terminado atomizando a la oposición y dejando la elección servida en bandeja para el Gobierno.

De todas maneras, desde el propio PJ orgánico –que responde a Barrionuevo– cuestionaron la estrategia “desmedida” de nacionalizar la elección y marcaron desinteligencias del armado K. El propio Luis Barrionuevo lanzó críticas al kirchnerismo apenas aterrizó en la provincia (ver recuadro). “El lunes empieza otra película”, deslizaron en el peronismo local. Esa película se terminará de filmar cuando se elijan cargos nacionales en octubre.

Compartir: 

Twitter
 

En el centro de cómputos ajustaban ayer los últimos detalles vinculados con las elecciones.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.