EL PAIS › EL FLAMANTE INTENDENTE ELECTO DE LAGUNA PAIVA ESTUVO AYER CON NESTOR KIRCHNER

De estreno en la quinta de Olivos

El vecinalista Rodrigo Fernández ganó en esa comuna santafesina con el aval del gobierno nacional. Visitó al ex presidente junto al jefe del bloque de diputados oficialistas, Agustín Rossi. Acordó trabajar en el desarrollo de un plan de infraestructura para el municipio.

El titular del PJ nacional, Néstor Kirchner, recibió ayer en Olivos al flamante intendente electo de la localidad santafesina de Laguna Paiva, Rodrigo Fernández, quien le agradeció el apoyo recibido por parte del gobierno nacional en la recuperación de una comuna castigada por la desaparición del ferrocarril en los años ’90. El intendente, cuya lista vecinalista fue apoyada por el titular de la bancada de diputados del Frente para la Victoria, Agustín Rossi, manifestó su acompañamiento al proyecto nacional encabezado por la presidenta Cristina Fernández y avaló una eventual postulación de Rossi para la gobernación de Santa Fe. El candidato del Movimiento Vecinalista Santafesino obtuvo el domingo pasado el 57 por ciento de los votos, imponiéndose sobre el postulante ungido por el senador del peronismo disidente Carlos Reutemann. Fernández –que completará el mandato del fallecido jefe comunal Norberto Trossero– confirmó a Página/12 que acordó con el Ejecutivo nacional seguir trabajando en un plan de infraestructura para el municipio. Además, señaló que los individuos que agredieron a Rossi durante el conflicto con las patronales rurales, en el 2009, no eran siquiera vecinos de la comuna.

–Usted ganó la intendencia en Laguna Paiva como cabeza de una lista vecinal apoyada por el kirchnerismo.

–El partido Unión Vecinal nunca fue orgánico al Frente para la Victoria. Sin embargo, desde el 2005 venimos trabajando junto al diputado Rossi en los proyectos que requieren el apoyo del gobierno nacional. A partir de un encuentro ideológico que tiene su génesis en el nacimiento mismo de nuestro partido, que es una respuesta al neoliberalismo de los años ’90. Ese encuentro con el espacio que representa Rossi se imprime en el financiamiento de las obras que estamos llevando adelante, como el gas, a partir de una conexión con el Gasoducto del Norte; convenios firmados para la construcción de viviendas, iluminación urbana, mejoramiento de la instalación sanitaria, asfaltado de calles. Lo próximo será la cesión de los bienes del ferrocarril para atraer proyectos industriales.

–¿Cómo lo recibió Kirchner?

–Fue una charla de una hora, muy amena. El punto de partida fue una coincidencia ideológica admirable con el ex presidente. Además de festejar el resultado de las elecciones, se planteó aumentar la participación del Estado nacional en el trabajo con el municipio. Las respuestas de Kirchner fueron muy positivas. Aunque mi partido no forma parte del FpV, tiene una comunión con el proyecto del diputado Rossi permanente. También me llamó la atención su rapidez para encolumnar instantáneamente las líneas de acción sobre las políticas a llevar adelante. Además, lo vi muy relajado y tranquilo. No sentí en ningún momento que estaba frente a una persona convaleciente. Lo vi claro y lúcido en sus conceptos.

–¿Cuál es la situación actual de la comuna?

–Es un claro ejemplo de lo que sucedió en la década del 90 con la reforma del Estado, que la sufrió de manera especial el área metropolitana de Santa Fe. Los efectos de la reducción de la actividad ferroviaria pusieron a Laguna Paiva al borde de la desaparición como ciudad. Actualmente, la mitad del territorio urbano pertenece al Estado nacional por ser una ciudad ferroviaria. Somos una ciudad dormitorio, donde alrededor de mil habitantes viajan todos los días a Santa Fe, por una cuestión económica, ya que hay un 25 por ciento de desempleo. Sólo quedan 150 empleados metalúrgicos ferroviarios, y hay una permanente inmigración de jóvenes que se van a estudiar y a trabajar a otras ciudades.

–Laguna Paiva adquirió notoriedad por ser el lugar donde Rossi fue agredido durante el conflicto con las patronales rurales. ¿Cómo se encuentra actualmente la situación con el sector?

–Se privilegió una imagen antes que el contenido. Los que agredieron a Rossi, en un 90 por ciento, no eran gente de la comuna. Fueron individuos con situaciones particulares. Laguna Paiva nunca se sintió parte de esa agresión. Además, no tiene ninguna actividad económica vinculada con la agricultura o a la ganadería. Incluso, luego del triunfo, Rossi fue bien recibido, como la persona que se está encargando de conducir políticas que devuelven la potencialidad al municipio. Gran parte de nuestro electorado se expresó en reconocimiento de esta situación, por lo que seguramente apoyemos la lista que lleve a Rossi como candidato. Es una decantación, a partir del núcleo de coincidencias bajo las que venimos trabajando.

–¿Qué le pidió al ex presidente?

–Le hemos planteado la necesidad de un proceso de reparación histórica de Laguna Paiva que se fundamenta en el desastre que se generó en los noventa. Hay que devolverle a la comuna la potencialidad, que se basa en las mejoras que el modelo actual le brinda al Estado argentino. Con mayor inversión en obra pública, más viviendas y la radicación de industrias. Me vuelvo muy satisfecho porque encontré decisión política en la forma en que se deben encarar los problemas, aunque sea a largo plazo.

Entrevista: Gabriel Morini

Compartir: 

Twitter
 

Néstor Kirchner, Agustín Rossi y Rodrigo Fernández durante el encuentro de ayer en Olivos.
Imagen: DyN
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared