EL PAIS › CRISTINA KIRCHNER LLEGA A NUEVA YORK CON LA IDEA DE PONER A LA ARGENTINA EN UN ROL PROTAGONICO

A tender un puente entre los 77 y los 20

La Presidenta asumirá la conducción del G-77 y desde allí intentará vincular a los países en vías de desarrollo que integran ese grupo con los del selecto G-20. Hoy participará de la apertura de la Asamblea General de la ONU, donde mañana dará su discurso.

 Por Fernando Cibeira

Desde Nueva York

La presidenta Cristina Kirchner llegará esta mañana a Nueva York con la intención de ubicar en este viaje a la Argentina en un rol protagónico en el escena internacional: hablan de hacer de “puente” entre los países en vías de desarrollo del G-77 –cuya presidencia el país asumirá el martes próximo– con los del selecto G-20, del que también forma parte. Algo de eso ya empezó a adelantar el canciller Héctor Timerman ayer, cuando disertó en el Foro de Liderazgo Mundial organizado por la Foreign Policy Association. Estimó que la Argentina venía desempeñando el rol de “interlocutor confiable” para la región y que ahora esperaba que ese papel pudiera replicarse “para impulsar o fortalecer el diálogo o articular posiciones entre diversos grupos como podrían ser el G-20 y el G-77”.

En busca de ese objetivo, Cristina Kirchner partió anoche desde Buenos Aires y llegará a eso de las 7.30 a Nueva York. Antes del mediodía ya tiene agendada la primera actividad: un encuentro bilateral con el presidente de Turquía, Abdullah Gul, quien por esta época preside el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Luego participará de la apertura de la Asamblea General, en el edificio de la ONU, que será con el discurso del secretario, Ban-Ki-moon, al que le seguirá –el orden es histórico– el del representante de Brasil. El presidente Luiz Inácio Lula da Silva decidió quedarse en su país para no descuidar el último tramo de la campaña electoral, así que en su lugar hablará el canciller Celso Amorim. Una lástima, muchos esperaban ese discurso de despedida de Lula en el mayor foro mundial. Luego será el turno del mensaje del norteamericano Barack Obama, con la expectativa que eso implica. La Presidenta participará sólo del almuerzo que ofrecerá Ban-Ki-moon porque su turno como oradora está previsto para el viernes a las 11.30.

La última actividad del día será la recepción que Obama organizó para todos los jefes de Estado que visitan Nueva York en el Museo Americano de Historia Natural. Congestión asegurada de limusinas y autos negros en los alrededores del Central Park.

A Cristina la acompañará el ex presidente Néstor Kirchner, quien en su carácter de secretario general de la Unasur también tendrá actividades que arrancarán hoy con un encuentro con otro ex presidente, el norteamericano Bill Clinton (ver recuadro).

Está dicho, Argentina asumirá la coordinación durante 2011 del G-77 más China –que agrupa a 132 países en vías de desarrollo y se lo considera el mayor grupo de negociación dentro de las Naciones Unidas–, lo que en Cancillería consideran que en buena medida se debe a las posiciones esgrimidas por el país en los foros internacionales. Ayer, Timerman expuso en un Foro de Líderes Mundiales al que había sido invitada la Presidenta, pero le tocó suplantarla debido al retraso de la fecha original del viaje. El foro se convoca desde hace diez años con la idea de discutir nuevas políticas. Durante estos días expondrán, entre otros, el primer ministro griego George Papandreou y el presidente chileno Sebastián Piñera. Timerman habló en inglés, disculpándose de antemano por su acento, aunque no fue tanto como el de la cantante norteamericana que un rato antes interpretó a capella el Himno argentino. El encuentro se desarrolló en el hotel Hyatt, vecino al magnífico edificio de la Grand Central Station, donde Brian DePalma filmó aquella escena de las escaleras de Los Intocables.

Timerman hizo como un “grandes éxitos” de lo que ha sido la política exterior argentina en estos años. Arrancó recordando la dictadura militar y la política emprendida por el Gobierno en el campo de los derechos humanos y lo que llamó “los valores democráticos”. Luego de recordar los puntos de la agenda que coinciden con la de Estados Unidos, como la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico, pidió que las políticas no se limiten a combatirlas sino que amplíen sus miras hacia temas como “la pobreza y la desesperación”, más a tono con el nivel de discusión del G-77. “Debe hacerse una revisión de los organismos internacionales que permita una mayor participación en la toma de decisiones y en la construcción de un nuevo paradigma que incorpore los naturales cambios que se han producido”, planteó.

De allí había apenas un paso para saltar a la cuestión Malvinas, que se adivina como uno de los principales issues que desarrollará la Presidenta durante su viaje, dada la exploración petrolera que empresas inglesas iniciaron en febrero en la cuenca de las islas. Timerman le dedicó un buen párrafo y la propia Presidenta dijo lo suyo en Buenos Aires (ver aparte). “Después de más de un siglo, aún persiste la lógica colonialista de tomar territorios situados a miles de kilómetros de distancia para tener acceso a nuevas fuentes de recursos naturales, y la disputa por el petróleo que se verifica en el Atlántico Sur así lo demuestra. Es inconcebible que un miembro del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas insista en ignorar el reclamo del resto del mundo”, lanzó el canciller.

El último tramo fue económico. El canciller sorprendió al mencionar a dos “fondos buitre” –“Elliot Associates”, de Paul Singer, y “EM Limited”, encabezado por Kenneth Dart– que, dijo, “han unido esfuerzos para boicotear a la Argentina”.

Timerman preparó el terreno. Temprano llegará la Presidenta para comenzar a asfaltarlo.

Compartir: 

Twitter
 

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner y Néstor Kirchner partieron ayer a la noche para Nueva York.
Imagen: Télam
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared