EL PAíS › LAS ELECCIONES EN LA ASOCIACION DE MAGISTRADOS

Una rara convocatoria

El camarista de San Martín Alberto Criscuolo convocó a los jueces de su jurisdicción a una reunión de una lista interna –la Bordó– en papel oficial y con sello de la Cámara.

 Por Raúl Kollmann

El camarista de San Martín Alberto Criscuolo sorprendió a los jueces de ese departamento judicial convocando en forma oficial, en papel con sello de la Cámara de Apelaciones de San Martín, a una reunión de una lista interna –la Bordó– que compite en las elecciones de la influyente Asociación de Magistrados. Como es obvio, cualquier juez puede hacer campaña por candidatos que lo representen en la Asociación, pero en este caso utilizó su cargo y papel oficial, en lo que constituye una presión de hecho en el espectro de jueces de la zona.

Por otra parte, en el texto se sostiene que a la reunión de la lista Bordó irá el candidato de esa agrupación para encabezar la Asociación de Magistrados, Luis María Cabral, “actual presidente del Consejo de la Magistratura de la Nación”, acompañado “de su sucesor a partir de noviembre, Ricardo Recondo”. Es cierto que Recondo reemplazará a Cabral en su carácter de consejero, pero no hereda automáticamente la titularidad del cuerpo. En realidad, la elección para presidente del Consejo no se hizo, recién se concretará el día 17 de noviembre, aunque en la convocatoria Criscuolo ya se la da por ganada a Recondo.

En forma paralela, llama la atención la particular situación de Criscuolo. El camarista participa de un concurso para una Cámara Federal y quedó ubicado en quinto o sexto lugar, es decir fuera de la terna de la que saldrá el elegido. En el Consejo de la Magistratura fueron dos los integrantes que votaron por ascender a Criscuolo al tercer lugar, justamente Cabral y Miguel Angel Gálvez, ambos integrantes de la lista Bordó. A la manera de un intercambio, Criscuolo convoca a una reunión de la agrupación que está integrada por dos consejeros que lo subieron en la nómina del concurso.

Gálvez es el juez de San Juan que esta semana suspendió la aplicación de seis artículos de la ley de glaciares, a pedido de empresas mineras y gremios locales. Es también uno de los magistrados que en una burda maniobra apartaron al juez Walter Bento de la investigación por delitos de lesa humanidad contra sus colegas y amigos Otilio Romano y Luis Miret, camaristas de Mendoza. Miret fue recientemente suspendido por el Consejo, pero al momento de votar esa decisión, Gálvez se levantó y se fue.

La lista Bordó competirá con la Celeste en la elección de autoridades de la Asociación de Magistrados, todavía presidida por Recondo, un camarista de origen radical. Por la Celeste, el candidato a presidente es el titular de la Cámara del Crimen, Mario Filozof. Por el lado de la Bordó, el candidato a presidente es Cabral.

La campaña de Recondo y su gente para ganar lugares en el Consejo de la Magistratura se basó en un discurso antikirchnerista y el anuncio de que coparían el organismo junto con el radicalismo. En su lista de candidatos a consejeros lo acompañaron otros jueces que –como Gálvez– han tomado decisiones adversas al Gobierno que han sido objetadas hasta por la Corte Suprema. Una era la jueza mendocina Olga Pura de Arrabal, quien suspendió la ley de medios con efectos generales. Otra, María José Sarmiento, que frenó el uso de reservas del Banco Central y repuso a Martín Redrado en la entidad.

La carta que el juez Alberto Criscuolo repartió en San Martín.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.