EL PAIS › LOS PROBLEMAS DEL ARMADO RADICAL EN DISTRITOS CLAVE

Un rompecabezas que no encaja

La Capital Federal, Córdoba y la provincia de Buenos Aires dificultan la alianza del radicalismo con el socialismo. La definición de un pacto a nivel nacional se conocerá luego de las primarias santafesinas del próximo domingo.

 Por Sebastian Abrevaya

“Los acuerdos nacionales y los acuerdos distritales van por carriles separados”, repiten hasta el cansancio en las filas del candidato presidencial Ricardo Alfonsín para generar un contexto que les permita sumar votos por fuera del Frente Progresista que quieren armar con el socialista Hermes Binner y la líder del GEN, Margarita Stolbizer. Sin embargo, la suma de los votos de los distritos grandes –en donde el Frente Progresista tiene problemas o directamente no existe– araña el 60 por ciento del padrón nacional. Se trata de la Capital Federal, Córdoba y de la provincia de Buenos Aires, pelea madre de los radicales con el GEN y el PS, por la incorporación de una alianza con el peronista disidente Francisco de Narváez. El único distrito de peso donde se reproduce a nivel local lo que las tres fuerzas quieren llevar a la práctica para las presidenciales es Santa Fe, que representa el 9 por ciento del padrón. Una alianza concreta en esos cuatro distritos es, en cambio, el principal argumento del líder de Proyecto Sur, Fernando “Pino” Solanas, para convocar a un acuerdo nacional que excluya a los radicales.

“El frente no corre riesgo a nivel nacional”, aseguró ayer Ricardo Alfonsín, (ver aparte). Sin embargo, la definición recién comenzará a vislumbrarse el próximo domingo cuando se realice la primaria en Santa Fe, que marcará el futuro político del gobernador Hermes Binner. “No podemos competir si tenemos una moneda devaluada”, aseguró Binner generando incertidumbre entre sus eventuales socios. Santa Fe es la única provincia donde conviven armoniosamente socialistas, radicales, el GEN y también la Coalición Cívica.

Pero además del problema de los tiempos que preocupa a la UCR, la alianza se vuelve compleja cuando se empieza a profundizar en la realidad política de cada distrito.

- El escenario bonaerense: es, sin dudas, el más conflictivo para los tres partidos. Su peso real –representa el 38 por ciento de los votos nacionales– y su peso simbólico lo convierten en el principal obstáculo para concretar la unidad. Las figuras socialistas que han manifestado en las últimas semanas que no hay ninguna posibilidad de acuerdo si se avanza con el colorado van desde el intendente de Rosario, Miguel Lifschitz, hasta el secretario general del partido, Carlos Roberto, y el diputado bonaerense Ricardo Cuccovillo, entre otros. Además, ayer el Consejo provincial del PS descartó formalmente esa posibilidad. Rechazó cualquier entendimiento con sectores que “pertenezcan ni adhieran al oficialismo, así como tampoco aquellos partidos y sectores que representan pensamientos de derecha y centroderecha”. Ese órgano partidario convocó a un Congreso Extraordinario para el 29 de mayo, que ratificaría su posición. En paralelo, el GEN de Margarita Stolbizer ya se expresó orgánicamente en el mismo sentido.

- Soledad Capital: En términos porcentuales, a la provincia de Buenos Aires le sigue la Ciudad, con alrededor del 10 por ciento del padrón electoral. Las alianzas en este distrito ya están definidas y el resultado alimenta las esperanzas de Proyecto Sur. Solanas aglutinó al GEN y al socialismo y relegó a los radicales, que competirán solos. En el partido de Pino se entusiasman con armar una alianza nacional que les garantice una racha ganadora en Capital, Santa Fe y Córdoba, que luego derrame en el resto del país.

- Córdoba: representa el 9 por ciento del padrón y la situación es la más tensa en términos políticos. El diputado radical, Oscar Aguad, y el senador del Frente Cívico, Luis Juez, no sólo son competidores sino que tienen una pésima relación. “¿Qué tenemos que ver Binner y yo con estos tipos? ¿De qué puedo hablar con Macri y Aguad? Prefiero quedarme a tomar mate con mi suegra”, lanzó Juez esta semana cuando se mostró con el mandatario socialista. El senador apuesta como dice Solanas a “romper con el bipartidismo” y que Binner encabece la fórmula presidencial.

“El acercamiento al PJ disidente afecta centralmente a Santa Fe, Buenos Aires y Capital porque el radicalismo del resto del país no es progresista sino de centro”, relata un alfonsinista crítico del giro a la derecha. Paradójicamente, es en los distritos donde el PS tiene más presencia que las diferencias con el radicalismo se manifiestan.

Así como un sector del radicalismo quiere acelerar su acuerdo con el PJ disidente y otro prioriza la relación con el PS, en el socialismo también tienen un debate interno. Mientras que Binner se inclina por un acuerdo con la UCR, cerca del presidente del partido, Rubén Giustiniani, manifestaron su preferencia por el esquema que propone Proyecto Sur. El resultado del próximo domingo en la primaria de Santa Fe influirá también en cuál de los dos criterios se impone.

Compartir: 

Twitter
 

“El frente no corre riesgo a nivel nacional”, aseguró ayer Ricardo Alfonsín.
Imagen: Télam
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.