EL PAíS › LOS MéDICOS DEL HOSPITAL AUSTRAL EMITIERON UN COMUNICADO PARA DESCARTAR VERSIONES SOBRE LA INTERVENCIóN A CFK

Sin elementos para cambiar el diagnóstico

Los doctores Saco y Schnitzler distribuyeron un comunicado “en relación a información periodística publicada en algunos medios”. Confirman que durante la intervención se realizó una biopsia por congelamiento.

El Hospital Universitario Austral emitió ayer un comunicado en el que sale al cruce de las versiones periodísticas acerca de supuestas diferencias médicas sobre el diagnóstico inicial de “carcinoma papilar” que motivó la operación de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y también con lo que sucedió en la intervención durante la que se realizó una biopsia por congelamiento que determinó “sospecha de malignidad” en un nódulo. En el comunicado que lleva las firmas de los doctores Pedro Saco –jefe del departamento de cirugía del hospital y el cirujano que encabezó la operación de la Presidenta– y Eduardo Schnitzler –director médico del mismo–, se afirma que no había elementos suficientes que “obligaran a modificar el diagnóstico inicial” y la cirugía programada. Y que ya durante la intervención se constataron los nódulos en el lóbulo derecho de la tiroides más otro en el izquierdo por lo que se procedió a extirpar el órgano.

El comunicado consta de cuatro puntos.

“En relación a información periodística publicada en algunos medios en los últimos días, el Hospital Universitario Austral se ve en la obligación de comunicar lo siguiente:

1 No había elementos suficientes surgidos del examen y de la revisión de los preparados de la punción citológica realizada a la señora presidente de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, que obligaran a modificar el diagnóstico inicial de carcinoma papilar ni la indicación de la cirugía programada.

2 Durante la exploración quirúrgica, se constataron los nódulos conocidos en el lóbulo derecho, así como la presencia de un nódulo palpable en el lóbulo izquierdo y adenopatías visibles en el área recurrencial derecha y pre-traqueal. De acuerdo a esos hallazgos, se decidió la realización de una tiroidectomía total junto con la linfadenectomía del sector IV (recurrencial derecho y pretraqueal), extirpándose la pieza operatoria en un solo block.

3 La biopsia por congelación realizada informó neoplasia folicular para el nódulo dominante del lóbulo derecho, y neoplasia folicular sospechosa de malignidad para el nódulo izquierdo, cuya hostología definitiva se difirió. De acuerdo a este informe, se dio por finalizada la cirugía.

4 El informe anátomo-patológico definido es el oportunamente comunicado; dicho informe fue revisado por el Servicio de Anatomía Patológica del Instituto de Oncología Angel H. Roffo de la Universidad de Buenos Aires, que coincidió plenamente con lo informado en el mismo.”

De esta forma, las autoridades del Hospital Austral respaldaron todo el proceso médico y de los profesionales involucrados que va desde el diagnóstico inicial –que preveía que no había ramificaciones de células cancerígeneas a otros órganos–, pasando por la cirugía programada y la biopsia que terminó por descartar, aunque solo a posteriori, la presencia de un tumor maligno en la Presidenta.

Los médicos Saco y Schnitzler salieron así al cruce de las versiones periodísticas que le adjudicaron el cambio en el diagnóstico, primero, a una especulación surgida desde el propio Gobierno sobre la salud de la Presidenta y, luego, a la falta de consultas médicas con otros profesionales e instituciones médicas que pudieran confirmar o no el diagnóstico inicial.

Antes, las autoridades del laboratorio privado Diagnóstico Maipú también había aclarado que aunque no eran muy comunes los llamados “falsos positivos”, representaban también un porcentaje mínimo –de entre el 2 y el 4 por ciento– sobre la posibilidades de un diagnóstico erróneo en este tipo de análisis.

En ese sentido, las autoridades del Hospital Austral coincidieron en que no había “elementos suficientes” para descartar ese mismo diagnóstico inicial. Que en el proceso quirúrgico se fueron comprobando la presencia de los nódulos e, incluso, sospechas sobre su malignidad que los llevaron a seguir adelante con la intervención.

Además, subraya que durante la operación –como se había anunciado y es de rutina en intervenciones de este tipo– se hizo la “biopsia por congelación” para tener una primera aproximación a la patología que tenía la Presidenta, cuestión que había sido puesta en duda por algunas versiones periodísticas.

Compartir: 

Twitter
 

El Hospital Universitario Austral, de Pilar, donde se realizó la intervención quirúrgica a la presidenta Cristina Kirchner.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.