EL PAíS › EL GOBERNADOR DE SANTA CRUZ DENUNCIO “OPERACIONES POLITICAS”

Peralta contra los fantasmas

El gobernador salió a responder las versiones sobre espionaje a Cristina Kirchner. Aseguró que la policía santacruceña hace sólo “tarea de apoyo”. En forma velada, acusó a La Cámpora y dijo que él forma “parte de este modelo”.

En un nuevo episodio de la pelea entre el gobernador de Santa Cruz, Daniel Peralta, y el kirchnerismo de esa provincia, el mandatario acusó veladamente a la agrupación La Cámpora de estar detrás de las denuncias sobre espionaje policial a Cristina Kirchner durante sus recientes viajes a Río Gallegos y El Calafate. “Las operaciones políticas no nos afectan. Algunos suponen que las cuestiones en Santa Cruz se resuelven tomando café a tres mil kilómetros de distancia”, denunció Peralta, sin mencionarlos, a integrantes de la agrupación encabezada por Máximo Kirchner, con quien mantiene un prolongado conflicto desde fines del año pasado. “No militamos en el mismo espacio”, se despegó Peralta, quien de todas formas aseguró sentirse “parte del modelo” kirchnerista. El gobernador requiere del apoyo de este sector para aprobar la emisión de deuda con el fin de paliar la compleja situación financiera del distrito.

Peralta atribuyó las acusaciones de espionaje sobre la Presidenta como “operaciones políticas” a pesar de que un día antes la Secretaría de Seguridad de la Nación que encabeza Sergio Berni había calificado como “falaces” las explicaciones de la ministra de Gobierno santacruceña, que había negado que existieran “tareas de inteligencia” sobre CFK. Las versiones, que están siendo investigadas, caían sobre la policía santacruceña, pero el gobernador negó de forma tajante esas actividades. “Desde 2003 siempre se hizo tarea de apoyo. Siempre se comunican con el jefe de operaciones de la policía provincial, nos hacemos cargo del alojamiento de los custodios de la Presidencia y hasta de la Secretaría de Inteligencia se comunican con nosotros”, explicó el mandatario, descartando que se haya llevado a cabo cualquier otro tipo de acción. “Soy parte de este modelo, fui siempre porque soy peronista”, aseguró Peralta, tratando de minimizar diferencias, aunque consultado sobre La Cámpora fue contundente: “Son parte del Frente para la Victoria, pero está claro que no militamos en el mismo espacio”.

Es que para el mandatario provincial ese sector está detrás de “operaciones políticas” apuntadas a alejarlo de su cargo. Ayer se apresuró en descartar versiones de renuncia a la vez que desestimaba que fueran a avanzar otras iniciativas en ese sentido, como una intervención federal o un juicio político en su contra, rumores que se repiten en la provincia sureña desde diciembre, cuando Peralta asumió su segundo mandato e intentó impulsar un ajuste que acabó por quebrar la coalición que lo había llevado al poder: por un lado quedaron sus laderos, del otro el kirchnerismo, representado principalmente por La Cámpora. “Algunos sectores buscan la desestabilización”, aseguró Peralta, refiriéndose a estos últimos. “El único que me puede sacar es el pueblo. Una intervención hay que llevarla al Congreso y no veo motivos para que haya una medida de ese tipo”, insistió. En la Casa Rosada, aseguran, sotto voce, que de demostrarse el espionaje sobre la Presidenta, ése podría ser un causal válido para comenzar un proceso institucional de esa magnitud “si hubiera una decisión política en ese sentido”.

La disputa política hoy no es por ajuste, sino por endeudamiento: el gobierno local pretende colocar un bono que le permita obtener ingresos de hasta 200 millones de dólares “a pagar en el lapso de un año con garantía de las regalías petroleras y el canon por renegociación de áreas con YPF”. Según Peralta, el problema de la provincia reside en un déficit que nace de “cuestiones estructurales”, lo que sumado a “situaciones particulares de los últimos años como los paros y bloqueos a yacimientos petroleros” llevaron a las arcas públicas a una situación delicada. El problema es que para autorizar el endeudamiento requiere del apoyo de los legisladores kirchneristas en el Parlamento provincial. “Si no aprueban el pedido de endeudamiento están poniendo palos en la rueda”, señaló el gobernador, quien en un ruego casi desesperado instó a esos diputados a “asumir responsabilidades” para evitar la quiebra provincial.

Compartir: 

Twitter
 

El gobernador Daniel Peralta salió a dar explicaciones sobre el accionar de su policía.
Imagen: Leandro Teysseire
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.