EL PAíS

La fuga de un represor

Ante el inminente inicio del segundo juicio por delitos de lesa humanidad en Bahía Blanca, el coronel retirado Carlos Alberto Arroyo (foto), que estaba excarcelado, se dio a la fuga. Los reiterados pedidos de la Unidad Fiscal para que esperara el juicio en la cárcel fue rechazada por el juez de primera instancia, la Cámara Federal y el Tribunal Oral. Arroyo, procesado por los homicidios agravados de Daniel Hidalgo y Olga Souto Castillo, entre otros delitos, vivía junto a una mujer en calle Pedernera 580 de Lomas de Zamora. De los diez imputados que se sentarán en el banquillo del segundo juicio también está excarcelado José Héctor Fidalgo. En Bahía Blanca también están prófugos Aldo Mario Alvarez, Miguel Angel García Moreno y Ricardo Joaquín Molina. La Unidad Fiscal que integran José Nebbia y Miguel Palazzani informó ayer que “ha repetido en innumerables ocasiones la necesidad de que todos los imputados por delitos de lesa humanidad sean detenidos en unidades carcelarias, atento el riesgo procesal concreto y real de que se fuguen, ya que, como se ha visto en los hechos, quienes formaron parte del Estado terrorista cuentan aún hoy con la connivencia de diversos sectores de poder que protegen a este tipo de delincuentes”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.