EL PAíS › ARSLANIAN, EX SECRETARIO DE SEGURIDAD

“La reforma urge”

Para León Arslanian está claro cuál es el camino para terminar con las sublevaciones policiales. “Habrá que remover a los que haya que remover, como hicimos en la provincia de Buenos Aires”, afirma el ex secretario de Seguridad bonaerense. Arslanian subraya que lo central para que no se sigan repitiendo situaciones como la de Córdoba es que “se recupere la conducción civil y estratégica de las policías”.

–¿Se puede repetir el escenario de sublevaciones de diciembre?

–La solicitud oportuna hecha por el gobierno de De la Sota al gobierno nacional de fuerzas federales para contener la actitud sediciosa de la policía local pone las cosas en un marco diferente. Las fuerzas federales son suficientes para contener cualquier intento de que vuelvan a ocurrir los mismos hechos. Estos episodios muestran que urge llevar adelante procesos de reestructuración de las policías provinciales, con el objetivo de depurar los elementos que tengan una concepción antidemocrática. Hay que recuperar una conducción civil plena de las fuerzas policiales. Hay que atender los reclamos que puedan ser justos, pero la reforma urge porque esas policías nunca han sido reformadas. Las reformas deben devolver a esos gobiernos la conducción y terminar con la autonomía y el autogobierno policial.

–¿Por qué cree que se da un nuevo conato en un lugar donde no se retrotrajo el aumento de sueldos?

–El problema no es salarial. No se resuelve accediendo a la coacción. El problema es de fondo, se necesita reestructurar instituciones que son anacrónicas y están libradas a su propia conducción.

–¿Si no hay reformas, entonces, esto se puede repetir?

–Absolutamente sí. Si no se descentraliza y democratiza a las policías, puede ocurrir.

–En el caso de Córdoba, se cambió al jefe de policía...

–Es mucho más profundo, hay que cambiar muchas más cosas. Hay que saber quién es quién y por qué un modelo de organización vertical, como el que se tiene, genera mandos concentrados y que, por lo mismo, se saca a uno pero se pone a otro que sigue siendo un representante de la corporación. Al desconcentrar esa corporación, en áreas diferentes, con jefes diferentes, tenemos un panorama distinto. Hay que romper la concentración del poder corporativo. Hay que repartir el poder y no tener un jefe recaudador. En todo esto hay responsabilidad política, porque se decide pactar con culturas policiales.

–¿Qué piensa de la decisión en algunas provincias de declarar nulos los acuerdos salariales?

–Ese tema lo manejaría con mayor criterio. Se salió de situaciones críticas de emergencia que respondían a errores garrafales. Se salió como se pudo y se recuperó una aparente tranquilidad. En vez de ponernos a revisar los aumentos, tratando de ver de qué modo se genera la situación previa, me pondría a reformar la policía, que es la madre de los males, y a tomar las responsabilidades como gobernante político. Es un error decir: “Te di esto, pero te lo saco”. Lo que hay que hacer es revisar las causas que permitieron que se llegara a la sedición. Lo otro es un infantilismo político.

–¿Los pases a disponibilidad son correctos?

–Sí, la depuración es un capítulo. Hay que tomar decisiones políticas en este sentido, bajo una ley que dé cobertura, como una ley de emergencia policial. Estamos hablando de un proceso de reforma que debe tener un paraguas institucional.

–¿La sindicalización policial podría ser otro camino?

–Estoy de acuerdo con la sindicalización, que se pueda discutir el salario a través de representantes genuinos. Ahora tienen cúpulas que no los representan y no son capaces de obtener nada para sus subordinados. Lo que no puede la policía es hacer huelga, porque está anteponiendo la defensa de su interés corporativo al de la sociedad.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Laura Gallo
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.