EL PAíS › EXPLICACIóN DE ESTADOS UNIDOS

Bajar el tono

El secuestro express de un pastor metodista norteamericano que circulaba en una camioneta Toyota Hilux por el conurbano fue el principal detonante del comunicado de la Embajada de Estados Unidos en Buenos Aires, que aconsejó a sus conciudadanos en el país “prestar atención a los alrededores”, “mantener un alto nivel de vigilancia” y cuidarse de los “ataques sexuales usando la droga de la violación” (sic). Esa fue la explicación que intentó realizar la propia embajada sobre la carta que la presidenta Cristina Fernández calificó como “una inmensa provocación”. El ministro de Defensa, Agustín Rossi, respaldó ayer la posición de la mandataria, explicó que “la embajada norteamericana lanzó un panfleto en donde describía una situación de inseguridad que sabemos que no es real”, y destacó que “estos hechos coadyuvan a este intento desestabilizante” denunciado por el Gobierno.

La víctima del secuestro, según la embajada, se llama David Raúl Robertson, tiene 52 años y vive en San Isidro. “El señor Robertson se comunicó con nosotros e hizo la denuncia. Por ese incidente y el incremento general de crímenes contra ciudadanos estadounidenses en los últimos meses, la embajada emitió el mensaje”, confió la fuente, que no supo precisar qué día ocurrió el hecho ni dio precisiones sobre los supuestos crímenes. Según el relato del vocero de la embajada, Robertson conducía su Toyota Hilux por Ciudadela, cerca del acceso Oeste y la General Paz. Allí fue interceptado por desconocidos que tomaron el control de la 4x4 y, luego de quitarle plata, una computadora portátil y teléfonos celulares, liberaron al pastor en Liniers. La camioneta apareció horas después en Lomas el Mirador, partido de La Matanza.

A partir de ese hecho y de “una cantidad de crímenes”, la embajada difundió el lunes, en un texto con membrete del Departamento de Estado, una carta en la que advierte a sus ciudadanos radicados o de visita en la Argentina la importancia de “tomar las medidas adecuadas para fortalecer la seguridad personal” y de consultar “a fuentes confiables” sobre “las áreas que vaya a visitar”. Luego enumera delitos como “atracos, arrebatos, robos desde motos y bicicletas, y ocasionalmente casos más graves como secuestros express, entraderas, robo de automóviles, ataques y ataques sexuales usando la droga de la violación”. Aunque admitió que “no posee evidencia” sobre la relación de las supuestas víctimas con su ciudadanía, la embajada les aconsejó suscribir el “programa de viajero alerta del Departamento de Estado”, para recibir “actualizaciones en materia de seguridad”. “Esto es una provocación, una inmensa provocación en la cual no voy a caer”, respondió el martes la Presidenta. “Al señor que redactó esto, que ya sabemos que es el que anunció el default, no lo vamos a echar del país, porque no acostumbramos echar a nadie”, remarcó la jefa de Estado, en referencia al embajador interino, Kevin Sullivan.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.