EL PAíS › PROYECTO DE LEY PARA REBAUTIZAR AL EX CENARESO

El nombre de una Madre de la Plaza

Por iniciativa de la diputada Ramona Pucheta, y respaldado por diputados de la mayoría de los bloques, se presentó ayer en el auditorio del anexo del Congreso de la Nación el proyecto de ley por el cual el Hospital Nacional en Red Especializado en Salud Mental y Adicciones (Cenareso) llevará el nombre de la Madre de Plaza de Mayo –Línea Fundadora– Laura Bonaparte.

La diputada Pucheta, del monobloque Frente por la Integración Social, destacó la importancia de que el proyecto de ley haya sido apoyado por una gran cantidad de diputados. “Son pocos los proyectos que tienen tanto apoyo”, señaló la legisladora, quien hizo una reseña de la vida de Laura Bonaparte como luchadora por los derechos humanos a partir del secuestro y desaparición de tres de sus hijos y sus yernos, además de su ex marido.

En el auditorio desbordado de público estaban presentes Madres de Plaza de Mayo y representantes de Familiares de Detenidos y Desaparecidos por Razones Políticas, trabajadores del hospital y también un grupo de pacientes. Entre el numeroso público también había referentes de distintos movimientos sociales que acompañan el trabajo que realiza el hospital en los barrios.

Edith Benedetti, interventora general del Hospital en Red, ex Cenareso, y en gran medida la que propuso esta iniciativa, señaló que es necesario este cambio de nombre porque “simboliza el cambio de concepto que estamos realizando en la institución”. Recordó que el antiguo nombre “Centro Nacional de Recuperación Social” que le fue puesto durante la gestión de José López Rega expresaba la idea de que hay que encerrar y marginar, y el hospital se parecía más a una cárcel. Indicó que la nueva ley nacional de salud mental entiende a la salud mental como un proceso determinado por componentes históricos, socioeconómicos, culturales, biológicos y psicológicos, “cuya preservación y mejoramiento implica una dinámica de construcción social vinculada a la co-creación de los derechos humanos y sociales”. Benedetti destacó la importancia de trabajar junto a los actores sociales en los barrios y preservar la dignidad de trabajadores y pacientes.

Mientras hablaba Benedetti, a su lado, el periodista Luis Bruschtein, hijo de Laura Bonaparte y subdirector de Página/12, asentía con la cabeza. “No es que tenga un tic nervioso –indicó–, es que la escuchaba hablar a Edith y me parecía escuchar las mismas cosas que pensaba mi madre.” Laura Bonaparte era licenciada en psicología, hizo su residencia en el Hospital de Clínicas con la doctora Telma Reca y luego trabajó en el área de Salud Mental del Hospital Lanús (actual Hospital Evita) que dirigía Mauricio Goldenberg. Fue veedora de Amnistía Internacional en los campos de refugiados de El Salvador y Guatemala y luego trabajó con el sanitarista Floreal Ferrara cuando fue ministro bonaerense de salud.

Compartir: 

Twitter
 

Luis Bruschtein, Edith Benedetti y la diputada Ramona Pucheta.
Imagen: Sandra Cartasso
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.