EL PAíS › PABLO AVELLUTO, CULTURA

Reconocimiento y crítica

 Por Silvina Friera

Intenso, curioso, pasional, agotador y polémico. Así define, una fuente del ámbito editorial, al periodista y editor Pablo Avelluto, el futuro ministro de Cultura de la Nación del presidente electo Mauricio Macri, que reemplazará a Teresa Parodi a partir del 10 de diciembre. “Hay cosas que se hicieron muy bien y deben continuar”, pondera Avelluto, actual coordinador del Sistema de Medios Públicos de la Ciudad, en una nítida señal de reconocimiento a las políticas culturales de los últimos años. El integrante del grupo de intelectuales Manifiesto, en tono conciliador, pone sobre la mesa un nombre y una gestión: la del escritor y sociólogo Horacio González, actual director de la Biblioteca Nacional, con quien se “podría sentar a hablar tranquilamente”. A la hora de precisar algunas críticas, plantea que “el problema principal que tuvo la gestión del kirchnerismo en el área de Cultura fue la idea de que había una sola versión de la realidad” y agrega que “hay muchos otros puntos de vista de los cuales la política cultural debería dar cuenta”.

El próximo ministro de Cultura –que pronto cumplirá 50 años– suele comentar que tiene “amigos kirchneristas en todos los órdenes”, una mujer radical, hijos de izquierda y una madre kirchnerista. Avelluto aclara que no llega a Cultura para tomar “revancha ni en plan de venganza, sino a construir sobre lo ya realizado”. El problema es el efecto “piel de gallina” que genera el sustantivo venganza, caballito de batalla de los sectores más conservadores y contrarios al inédito proceso de justicia sobre los perpetradores de crímenes de lesa humanidad, después del repudiado editorial de La Nación, titulado precisamente “No más venganza”. El 4 de noviembre de 2013 Avelluto tuiteó: “A esta altura de las cosas, la dictadura me parece tan irrelevante como Agustín Ro- ssi”. El límite lo quiebra al comparar a una presidenta electa con un dictador: “‘No- sotros en Europa lo único que recibimos son reclamos’, dice CFK. A Videla le pasaba lo mismo”, se lee en un tuit del 11 de febrero de este año. “Y si echamos a todos los docentes y empezamos de nuevo? Ok, no a todos, sólo a los que creen que hacer paros sirve para algo”, tuiteó el 25 de febrero de 2013.

Amante del jazz y la música brasileña, Avelluto estudió en el colegio Carlos Pellegrini y en la Facultad de Ciencias de Comunicación de la Universidad de Buenos Aires (UBA). De amplia trayectoria en el circuito editorial, empezó como jefe de Prensa y Comunicación de Espasa Calpe entre 1993 y 1995; fue gerente de la Editorial Planeta (1995-1999), responsable de la unidad de negocios de publicaciones periódicas de Torneos y Competencias (2000-2002); gerente editorial de Estrada entre 2002 y 2005 y director editorial de la región Sur de Random House Mondadori Argentina entre octubre de 2005 y noviembre de 2012. Luego de su salida del grupo multinacional –que no fue en “buenos términos”–, sus amigos Lombardi y el filósofo Alejandro Rozitchner lo invitaron a integrarse al PRO. El año pasado asumió como coordinador general del Sistema de Medios Públicos de la Ciudad de Buenos Aires, que incluye las radios AM 1110 y FM 2x4, el Canal de la Ciudad, la Agenda Cultural y la Agenda BA. “Pablo es un pasional, por eso a veces resulta agotador en su pasión –comenta una persona que trabajó a su lado–. Se le ocurría la idea de un libro un domingo a la noche, te llamaba y te quemaba la cabeza con su entusiasmo. Era bastante abierto y tenía buena pasta de editor.”

El próximo ministro de Cultura de Cambiemos se animó a polemizar con Hernán Lombardi por el nombre del Centro Cultural Kirchner. Lombardi, saliente ministro de Cultura de la Ciudad, afirmó que “seguramente” enviarán un proyecto de ley al Parlamento para modificar el nombre de este nuevo espacio cultural, el más importante de América latina, inaugurado en mayo de este año. “El debate sobre los nombres de los centros culturales no me afecta ni debe separarnos”, advirtió Avelluto en disidencia con los planteos de su propio espacio político, y destacó que “Néstor (Kirchner) fue un presidente de la democracia muy querido por la gente”. No se mostraba tan respetuoso hacia al ex presidente en un tuit del 16 de abril de 2013 en el que escribió: “Néstor no se murió. Vive en el Paraíso (fiscal)”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.