EL PAIS › MARIA RACHID

Desde la diversidad

María Rachid es vicepresidente del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi) desde diciembre del año pasado. A los 22 años fundó La Fulana, un centro comunitario para mujeres que aman mujeres, y desde entonces se convirtió en una referencia de la batalla por el respeto a la diversidad y los derechos de las minorías. Hoy suena como posible integrante de la fórmula kirchnerista para la ciudad de Buenos Aires, pero en el 2003 fue candidata a vicejefa de Gobierno porteña por el Partido Obrero. “No voté a Néstor Kirchner en el 2003 y, como Hebe de Bonafini, le hice pésima propaganda. Pero en el 2004 nos convocaron por primera vez desde el Estado a definir el Plan Nacional contra la Discriminación. Este gobierno no era más de lo mismo”, explica.

–¿Tiene expectativa de ser la candidata a vicejefa?

–Nadie me hizo una propuesta formal. Es producto de mis conversaciones con algunas organizaciones de la ciudad, cuando planteamos definir candidatos por la Mesa por la Igualdad. Enseguida acepté, porque me encantaría acompañar al kirchnerismo en Buenos Aires.

–¿Tiene algún tipo de preferencia por alguno de los tres candidatos?

–Estuve trabajando con Daniel Filmus, pero quien conduce este proyecto y tiene la mayor capacidad para observar las cosas desde una perspectiva clara y superadora es la Presidenta. Este es un proceso de transformación que supera a las individualidades.

–¿Con el frente electoral con el que se presenta el kirchnerismo en la ciudad de Buenos Aires alcanza para derrotar al PRO?

–Lo importante es que se muestre este nivel de unidad y que todos pongamos de manifiesto nuestra voluntad de llevar adelante el proyecto nacional, de traer a la ciudad todos los avances que ha habido en la Argentina.

–¿Cree que la cuestión de género puede llegar a favorecerla en el marco de la campaña y de una posible gestión?

–No sé si se puede hablar de un aporte desde la cuestión de género en sí misma, pero sí pienso que puedo aportar, por mi historia, una mirada desde la diversidad, para construir una ciudad para todos y todas, con el eje puesto en la igualdad.

–¿Podría enumerar tres cosas que considere prioritarias para la Ciudad?

–Un primer punto tiene que ver con terminar con la discriminación que sufren los barrios del sur. Hoy existen dos Buenos Aires adentro de la misma ciudad. En segundo lugar, la posibilidad de pensar una ciudad accesible para todos y todas. Los vecinos se quejan por el tema de las veredas que están rotas y los baches, lo cual es un problema que hay que resolver, pero que además se acentúa cuando las personas tienen alguna diferencia: los adultos mayores, los discapacitados motrices, ellos tienen un acceso muy restringido al espacio público. Hay que trabajar para que esos problemas no se agudicen. Y por último, trabajar por una accesibilidad en un sentido amplio, en relación a la educación, la salud y la vivienda: que el hospital sea un lugar en donde hay insumos, en donde el ciudadano y la ciudadana reciben un buen trato, que en la escuela sea un espacio calefaccionado, en donde puedas estudiar sin pasar frío.

–¿Qué hay que hacer con la Policía Metropolitana?

–Tenemos la obligación de garantizar la seguridad. Pero la seguridad no es sólo garantizar el derecho a la propiedad sino también que no haya violencia policial, y que uno pueda encontrar en la policía personas que puedan protegernos y en las que podamos confiar.

Informe: Sol Prieto.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared