EL PAíS › HECTOR TIMERMAN

“Señales de debilidad”

 Por Nicolás Lantos

“Llama la atención que Gran Bretaña hable de colonialismo cuando es un país sinónimo de colonialismo”, asegura, convencido, Héctor Timerman. Al canciller argentino las particulares declaraciones del primer ministro británico, David Cameron, lo encuentran embarcado en una gira por Centroamérica en la que en cada una de las escalas que realizó encontró un firme apoyo al reclamo de discutir, de forma pacífica, la soberanía de las islas Malvinas, cuestión que en los últimos tiempos encontró su lugar en la agenda regional. “La estrategia nuestra no ha cambiado desde 2003, es sólo que la unidad latinoamericana y el apoyo de los organismos internacionales se empiezan a escuchar en Londres”, asegura el ministro de Relaciones Exteriores a Página/12. Desde El Salvador, país que ayer sumó su respaldo a Buenos Aires respecto de la cuestión Atlántico Sur, Timerman habla de “falta de argumentos sólidos” y de “señales de debilidad” por parte del Inglaterra y asegura que “la Argentina seguirá insistiendo siempre con su reclamo pacífico”.

–¿La reacción de Cameron responde a la lógica que tomó el tema Malvinas en las últimas semanas o se sale de registro?

–En realidad, no me sorprende. Demuestra, sí, una falta de argumentos sólidos para respaldar la postura intransigente que tiene el Reino Unido. Decir que la Argentina es un país colonialista es, de alguna manera, reconocer que no se tienen argumentos. El mundo sabe cuál es el rol histórico de la Argentina contra el colonialismo y el de Gran Bretaña sobre el colonialismo. Nunca leí un libro que hable de colonialismo argentino; sin embargo se puede llenar la British Library con bibliografía sobre el colonialismo inglés.

–¿Cree que el tono utilizado por el primer ministro inglés es una respuesta a las nuevas medidas tomadas por el gobierno argentino?

–La Argentina sigue trabajando con la misma posición que llevamos desde el 2003. Fortificando la explicación sobre las razones que tiene para reclamar la soberanía sobre las islas Malvinas, buscando la solidaridad de los Estados Americanos y buscando que la Organización de las Naciones Unidas cumpla con su cometido, que desde el año 1965 viene reclamando en muchas ocasiones: que Inglaterra se siente a negociar con la Argentina. Inglaterra no lo acepta. Sin embargo Argentina no ha cambiado, no se ha movido de su posición.

–¿No ha habido un cambio o una aceleración de la presión argentina desde que se descubrió petróleo cerca de las islas?

–Desde el 2003 nosotros seguimos con la misma estrategia. El éxito de nuestra estrategia desde entonces es que la unidad latinoamericana y el apoyo de organismos mundiales ahora se escuchan en Londres. Hoy con El Salvador, nuevamente otro país ha reconocido la soberanía argentina, lo mismo sucedió en Panamá ayer, en Honduras. También hoy Brasil y Uruguay volvieron a respaldarnos. La Argentina seguirá insistiendo siempre con su reclamo pacífico.

–Cameron convocó a un Consejo de Seguridad Nacional y en Inglaterra se insiste en hablar en términos militares...

–Son señales de debilidad, de que queda en evidencia su posición legal sobre la soberanía de las islas. Llama a sus asesores militares cuando debería llamar a Ban Ki-moon y aceptar las resoluciones de la ONU como debería hacer cualquier país, ocupe o no ocupe un lugar en el Consejo de Seguridad.

–A partir de este asunto, ¿Argentina insistirá en proponer una reforma de ese órgano?

–Nosotros somos parte de este debate que se viene dando desde hace mucho tiempo. Hay que democratizar el Consejo de Seguridad y sus resoluciones deben ser para que todos las cumplamos. Ayer, en Panamá, me regalaron una revista con una entrevista a Perón que, en el ’74, ya venía planteando lo mismo.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • “Señales de debilidad”
    Por Nicolás Lantos
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.