EL PAíS › ACTITUD EMPRESARIA ANTE LA CRISIS

Profecías autocumplidas

 Por Daniel Miguez

Circula por estos días en las cadenas de mails un chiste sobre un iletrado vendedor de churros que no suele leer diarios ni mirar noticieros. El negocio iba muy bien y pudo enviar a su hijo a la universidad, que se recibió de economista y consiguió un buen trabajo en una consultora. La demanda de los churros crecía y el hombre tomó más empleados y se mudó a un local más grande. Empezó a comprar, en grandes stocks, azúcar, harina y aceite, y a poner carteles de publicidad en la ruta. Un día lo visita su hijo y le recrimina: “¿Vos no leés los diarios? Hay una crisis tremenda y cada día invertís más. Tenés que achicar gastos”. El padre le hace caso a su hijo economista. Despide empleados, deja de comprar insumos y finalmente suspende los carteles de publicidad. Y en consecuencia, la gente comienza a ir cada vez menos a su comercio y sus ventas caen notablemente. El hombre reflexiona: “Tenía razón mi hijo. Hay una crisis tremenda”.

El chiste bien podría haberlo contado la presidenta Cristina Fernández de Kirchner o cualquier funcionario de un gobierno, que asegura que hoy uno de sus principales objetivos es evitar que la Argentina caiga, una vez más, en la dinámica de la profecía autocumplida. En este caso sería, como en el chiste, que nos convenzamos de que va a haber crisis, porque en ese caso, indefectiblemente, la va a haber.

“Los argentinos no podemos dejar que el miedo nos paralice”, sentencia el ministro de Trabajo. Carlos Tomada, según cuenta, está tratando por todos los medios de que los empresarios, ante el miedo a la crisis, no apelen “al reflejo pavloviano de despedir”.

“El despido tiene que ser la última medida, no la primera. Y como eso es un problema de la cultura empresaria argentina, hay que trabajar mucho para revertirlo”, señala el ministro y detalla todas las instancias posibles antes de una determinación drástica. Con una profusa acumulación de datos y números, Tomada explica que por ahora no hay sostén estadístico para decir que estamos en crisis.

“No vamos a admitir los despidos preventivos. Sí estamos analizando cómo impacta la crisis internacional y qué respuestas damos”, afirma Tomada ante un grupo de periodistas, entre ellos uno de PáginaI12. Esas respuestas, según relata, son variadas y muchas veces exceden el área de Trabajo. Su cartera se concentra en impedir despidos, conciliar posiciones o negociar alternativas (reducción de horas extras o suspensiones parciales, antes que los temidos telegramas). Hasta ahora registraron sólo 150 despidos o intentos retrotraídos.

Pero las principales medidas para “administrar los problemas que se presenten con criterio productivista” –como dice Tomada– están en manos del ministro Carlos Fernández, ya que los principales reclamos de los empresarios apuntan a medidas de protección aduanera y a facilidades para el crédito.

Todo indica que queda mucho por hacer en el área financiera. Por lo pronto, el Banco Nación va a sacar una nueva línea de créditos para pymes a tasas bajas. Pero algunos sectores del Gobierno piensan que además hay que empujar a los bancos a que flexibilicen sus políticas crediticias, tanto a nivel tasas como comisiones.

Por ahora, la línea que quiere bajar el Gobierno a los empresarios para que no despidan es más cercana a los incentivos que al castigo. Por eso, por ahora, la posibilidad de reimponer la doble indemnización está bastante lejos y pareciera ser sólo un último recurso en caso de fallar la primera instancia.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.