EL PAíS › POLEMICA POR EL ASCENSO DE 6000 POLICIAS BONAERENSES

Camada policial sin escuela

Había que llenar un “bache”, justificó ayer el viceministro de Seguridad bonaerense, Martín Arias Duval, tras el polémico ascenso de más de seis mil policías –de una camada de nueve mil– que no terminaron el secundario. De lo contrario, completó, “las nuevas autoridades carecerían de elementos para satisfacer las necesidades del servicio”.

La movida instrumentada mediante un decreto del saliente ministro de Seguridad bonaerense, León Arslanian, no cayó del todo bien en las filas del próximo gobernador, Daniel Scioli, que heredará a los recién ascendidos. Tampoco entre las mismas fuerzas policiales que, desde 2004, por iniciativa del propio Arslanian, deben terminar la escuela media para hacer carrera dentro de la institución.

“¿Por qué habría de tener que consultarlo?”, se atajó el ministro que se jacta de haber depurado las fuerzas policiales, “si estamos actuando dentro de los parámetros de la normalidad”. Su vice también minimizó el asunto diciendo que se trata de “una promoción de grado que se hace ordinariamente a fin de año” y aseguró que el futuro ministro de Seguridad, Carlos Stornelli, sabía de la medida. “Le anticipé los ascensos que se hacen año a año y acordamos no producir modificaciones en la cúpula ni pases a retiro de quienes ocupan lugares preponderantes en la fuerza”, comentó el viceministro.

Tanto Duval como Arslanian coincidieron en que “la medida es excepcional”, debido a los “innumerables pedidos” de los jefes policiales para que se contemple la situación de agentes que, por distintos motivos, no pudieron terminar el secundario. Ambos funcionarios aclararon que el ascenso sólo benefició a los policías con más de quince años de antigüedad y que no tenían una promoción de grado desde el 2004, cuando se estableció ese requisito.

“Se intimó a los suboficiales a que terminasen sus estudios secundarios para ser promovidos, se predispusieron cursos mediante un convenio con la Dirección General de Escuelas. Una parte muy significativa pudo hacer el esfuerzo. Pero en razón de la necesidad de tener que hacer horas extraordinarias para poder tener niveles de ingreso aceptables, muchos no pudieron terminar los estudios secundarios”, explicó Arslanian, quien consideró que corresponde a su gestión hacer estos ascensos “luego de un proceso evaluatorio que toma como seis meses”. El ministro recalcó que todos los policías ascendidos tuvieron un ciclo de reentrenamiento “del que carecían antes” y que incluyó “la impartición de una serie de valores y conceptos, como los derechos humanos. Esto los calificó en alguna medida, no es que no se hizo absolutamente nada”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.