SOCIEDAD › ANUNCIAN UN NUEVO MODELO PARA LA RECOLECCION DE RESIDUOS EN LA CIUDAD

Hacia la separación domiciliaria

Prevén un doble sistema de recolección: por un lado, las empresas levantarán los residuos húmedos, mientras que cooperativas de cartoneros se ocuparán de los materiales reciclables. No quieren más carritos en las calles.

 Por Eduardo Videla

En poco más de un año, la Ciudad de Buenos Aires contaría con un nuevo modelo de recolección de residuos, que incluye la separación domiciliaria de los desperdicios reciclables y su recolección diferenciada a cargo de cooperativas de cartoneros. Así lo anunció el ministro de Ambiente y Espacio Público porteño, Diego Santilli, quien el miércoles dará a conocer, a través del sitio web de la ciudad, las precisiones del futuro pliego. Se trata de un doble sistema de recolección: por un lado, los llamados residuos húmedos, que serán recogidos como hasta ahora por empresas privadas contratadas por el Estado; y por otro, los secos, que quedarán a cargo de cooperativas o empresas sociales. El nuevo modelo incluye “la contenerización ciento por ciento de toda la ciudad” y la construcción de una planta de compostaje para los residuos verdes, además de una fuerte campaña de concientización para arrancar el nuevo contrato con la clasificación en origen desde el inicio del nuevo contrato. No queda claro en este esquema cuál será el futuro para los centenares de cartoneros que recorren la ciudad con sus carritos: el objetivo oficial es que se organicen en cooperativas y trabajen en la clasificación de reciclables.

“Este modelo fue elaborado noventa días después de dialogar con las agrupaciones ecologistas, organizaciones de cartoneros, el sindicato de camioneros y los diputados de la oposición. También recoge las opiniones vertidas durante la audiencia pública (celebrada en 2008)”, dijo Santilli a Página/12. Según prometió, es sólo el inicio de un proceso de debate que culminará en una nueva audiencia pública, en junio próximo. “Las sugerencias se incorporarán a la versión final del pliego, que estará listo antes del 19 de agosto, cuando vence la actual prórroga del contrato”, prometió.

¿Que pasará después de esa fecha? “Como el proceso licitatorio dura entre diez meses y un año hasta la firma del contrato y no es posible una nueva prórroga, se hará un contrato directo con las empresas que prestan el servicio hasta que se hagan cargo los ganadores de la licitación”, explicó Santilli.

La propuesta para el futuro contrato dice contemplar las metas de reducción de residuos destinados a rellenos sanitarios, previstos en la ley de Basura Cero. Con ese fin, el modelo prevé por primera vez la coexistencia de dos sistemas de recolección. Por un lado, para los residuos húmedos (orgánicos o no reciclables) y por otro, para los secos (materiales reciclables, como cartón, plástico o vidrios).

El primero incluye la división de la ciudad en tres zonas a explotar por empresas privadas (actualmente son cinco zonas) más un área testigo a cargo del Estado; un contrato de cuatro años más uno de prórroga (como el actual); el criterio de pago por zona limpia (como ahora) y la instalación de containers para residuos húmedos en toda la ciudad. Los ganadores serán elegidos por licitación pública.

Por otro lado, los residuos secos serán gestionados por cooperativas, que serán seleccionadas por concurso público. Se prevé dividir la ciudad en 15 zonas, una por cada comuna, el contrato será también por cuatro años más uno de prórroga y se calificará el trabajo de las cooperativas mediante un sistema de puntaje o scoring. La recolección se hará mediante los actuales contenedores de tapa naranja (hay 5914 distribuidos sólo en algunos barrios) o en los llamados “puntos blancos”, donde se instalarán contenedores de gran tamaño (el triple de capacidad que los actuales) distribuidos según la densidad poblacional, adonde los vecinos deberán llevar los materiales reutilizables. “Aquellos que no puedan movilizarse hasta allí podrán pedir un servicio puerta a puerta, llamando a un 0800-verde”, precisó Santilli. Según el funcionario, se trata de un modelo similar que se aplica en Milán, Barcelona, Madrid y Roma. La recolección o vaciado de los contenedores se hará de dos a tres veces por semana y estará a cargo de camiones de la Dirección de Higiene Urbana de la Ciudad, que trasladarán los materiales hasta los centros verdes. “Hay cuatro centros verdes funcionando y estamos proyectando la construcción de dos más”, afirmó Santilli.

Con ese esquema, no quedaría espacio para los cartoneros que hoy recorren la calle en forma autónoma u organizada, con sus carritos. La idea es que se organicen en cooperativas, se inscriban en el Registro de Recuperadores Urbanos y en el Instituto Nacional de Economía Social (Inaes), erradiquen el trabajo infantil y no rompan bolsas ni clasifiquen residuos en la calle. En ese sentido, el sistema de scoring está destinado a establecer penalidades a las organizaciones que no cumplan estas pautas, que pueden llegar hasta la pérdida de la concesión. “No va a haber más carritos en la calle; la idea es que los cartoneros se cooperativicen y trabajen en la clasificación, en los centros verdes, porque va a haber mucho más material reutilizable para separar”, vaticinó Santilli.

“Es la primera vez que se hace una licitación integral para la recolección de residuos que agrega al modelo de gestión privada, un modelo público de gestión social”, elogió. El funcionario aclaró que la propuesta está “abierta en un ciento por ciento” a consultas y sugerencias ya que, dijo, “se trata de un modelo participativo”. Así, a partir del miércoles se abrirá un proceso de consultas del que podrán ser parte organizaciones ambientalistas y sociales, con la participación de “facilitadores” designados por el Ministerio. “Las sugerencias se incorporarán a una nueva versión del pliego, que se presentará en la audiencia pública prevista para junio, para que sea discutido el proyecto con los vecinos”, precisó Fernando Elías, subsecretario de Higiene Urbana.

Santilli, por su parte, aseguró que el nuevo modelo no será necesariamente más caro que el actual, ya que pretende ser “más eficiente”. “Hay zonas de la ciudad que se barren hasta seis veces por día”, lamentó. Y opinó que “lo que se invierte en contenerización se ahorrará en optimización de los recorridos”. Además, sostuvo que a los nuevos concesionarios se les exigirán innovaciones tecnológicas. “Las empresas que propongan camiones a gas o eléctricos van a sumar más puntaje”, adelantó.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.