SOCIEDAD › EL DERRUMBE DE UNA MEDIANERA PRODUJO GRAVES DAÑOS EN UNA VIVIENDA

Una obra de destrucción en Boedo

No hubo heridos porque los habitantes de la casa justo habían salido, pero una de las moradoras fue internada por una descompensación. El desmoronamiento se produjo por fallas en la excavación de la obra, que no tenía habilitación.

Las tres mujeres habían terminado de cenar, una de ellas se levantó de la mesa y llamó a Defensa Civil para pedir asistencia porque una de las paredes se había agrietado y se sentían ruidos extraños. Pero antes de que el auxilio pudiera llegar al lugar, la medianera se desplomó y destruyó la vivienda. Las tres mujeres no sufrieron daños porque habían salido un momento antes, pero una de ellas, una señora de 83 años, sufrió una descompensación, por lo que debió ser internada. El episodio ocurrió el miércoles a la noche en el barrio de Boedo. “La caída del muro se debió a que en el terreno de al lado están construyendo un edificio y parece que se les fue la mano con la excavación”, informó el sobrino de la mujer, Jorge Caccamo. La obra no tenía cartel indicador: en su lugar aparece un letrero con los datos de una construcción anterior que quedó trunca. Si bien ya estaban iniciados los trabajos de excavación, “el actual dueño no realizó los trámites de inicio de obra”, señalaron desde la Oficina Gubernamental de Control de la Ciudad, por lo que ahora evalúan las posibles sanciones a tomar.

El departamento, ubicado en José Mármol al 800, “quedó inhabitable”, apuntó una sobrina de la dueña de la casa afectada, que debió ser internada en el Hospital Durand tras sufrir una descompensación porque “tenía problemas cardíacos”. El derrumbe de la medianera sucedió el miércoles alrededor de las 22, cuando la mujer, Esther Scarmatto, su hija y una de sus nietas habían terminado de cenar. “Por suerte no se encontraban durmiendo ni en el comedor –una de las tres habitaciones que quedó bajo los escombros–, si no hubiera sido una tragedia”, indicó a Página/12 Luján, una de las nietas de la dueña de casa que en el momento del incidente no se encontraba en la casa. Las tres mujeres pudieron salir antes de que la pared se desmoronara.

La medianera se derrumbó sobre tres habitaciones de uno de los seis departamentos de una propiedad horizontal que linda con la obra en construcción. “Los cuartos quedaron destruidos y lo que pudimos rescatar fue solamente ropa y documentación”, precisó Luján. Tras el derrumbe, inmediatamente acudieron al lugar los bomberos, Defensa Civil y la Guardia de Auxilio, cuyos efectivos hasta ayer a la tarde continuaban con los trabajos de remoción de escombros y de apuntalamiento de la otra medianera, para prevenir otro desmoronamiento.

Según explicó a este diario Walter Melogno, de la Guardia de Auxilio, lo que sucedió es que se realizaron las excavaciones para los cimientos, pero “no submuraron con las medidas correspondientes, por lo que la pared se deslizó y el derrumbe se produjo de abajo”.

Las mujeres ya se habían percatado de las grietas ese mediodía, antes del incidente, por eso dieron aviso al capataz de la obra, que prometió hablar con el arquitecto, contó la sobrina de Esther, que vive en otro de los departamentos de ese PH. Al no tener respuesta, “por la noche se llamó a Defensa Civil”, señaló.

Además, la mujer manifestó que el propietario del terreno, donde aparentemente se quiere construir un edificio de seis pisos, “se presentó en el lugar con un escribano y prometió hacerse cargo de todo”. En cambio, con el arquitecto no pudieron comunicarse, agregó. Los datos del cartel de la obra no corresponden a la actual, sino a una anterior. Al respecto, desde la Oficina Gubernamental de Control, a cargo de la habilitación de las obras, explicaron que “el predio cambió de dueño en febrero último” y que este nuevo propietario “no había realizado los trámites de inicio de obra”, aunque ya se habían comenzado los trabajos. Ahora, evalúan las medidas a tomar contra el dueño y el arquitecto. Por el momento el lugar quedó clausurado.

La mujer mayor ya fue dada de alta y ahora permanece en la casa de una de sus hijas, a pocas cuadras del lugar. Su hija y sus dos nietas se instalaron en otro de los departamentos de esa misma propiedad, en donde vive uno de sus familiares. La calle José Mármol había sido inhabilitada al tránsito para evitar las vibraciones que provoquen otro derrumbe, explicó un policía. Finalizados los trabajos de emergencia de la Guardia de Auxilio ayer a las 18 se volvió a abrir al tránsito.

Informe: Rocío Ilama.

Compartir: 

Twitter
 

La medianera se desplomó y parte de la mampostería cayó dentro de la casa afectada.
Imagen: DyN
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.