SOCIEDAD › PROCESADO Y CON PREVENTIVA, EDUARDO VAZQUEZ ENFRENTA LA PERPETUA

El baterista, detenido por homicidio

El integrante de Callejeros fue detenido acusado del homicidio calificado de su esposa, Wanda Taddei. Dos peritajes fueron determinantes para contrarrestar el relato de Vázquez. El defensor sostiene que tergiversaron los peritajes y pidió la excarcelación.

 Por Horacio Cecchi

El relato de Eduardo Vázquez no coincidió con los peritajes surgidos después de la reconstrucción de la muerte de su esposa, Wanda Taddei. Así lo consideró la jueza Inés Cantisani, quien la semana pasada ya había modificado la calificación del delito, tras conocer los resultados, y acusó al baterista de Callejeros por homicidio calificado por el vínculo. La pena a enfrentar es la perpetua, por lo que la jueza ayer citó a Vázquez y ordenó su inmediata detención. El acusado quedó alojado en la alcaidía de Comodoro Py, mientras su abogado, Martín Gutiérrez, presentó al filo del mediodía un pedido de excarcelación. Esta mañana, el fiscal Martín Niklison dará su opinión frente a la orden dictada por la jueza; todo indica que confirmará el pedido de detención. Corren además cinco días para la apelación al procesamiento y prisión preventiva. Gutiérrez confirmó que la presentará.

La decisión de la jueza Cantisani era previsible luego de que dos peritajes torcieron el rumbo de la investigación. En la última reconstrucción, médicos forenses habían determinado la ubicación del acusado y de su esposa. Según el peritaje, Wanda se encontraba sentada en un futón, al contrario de la posición que sostuvo desde el principio Vázquez. Los peritos determinaron que Wanda se encontraba en el futón, desnuda, porque presentaba quemaduras en toda la espalda a excepción del omóplato derecho, que tenía apoyado. La región que peores quemaduras presentaba era la zona de sus órganos genitales, coincidente con el área más quemada del futón, de haber estado sentada allí. Por otro lado, los peritos consideraron que si la ubicación hubiera sido como lo declaró Vázquez –él sentado y ella de pie–, el alcohol en combustión habría llegado hasta los tobillos de la mujer, pero el fuego apenas llegó a la altura de los muslos y recorrió hacia atrás, “lo que coincide más con su posición de sentada”.

Al mismo tiempo, otro peritaje determinó que la brasa de un cigarrillo no enciende el alcohol, y más, comprobó que en varias de las pruebas, el líquido apagaba la brasa. Este peritaje lo realizó un bombero de la Policía Federal, quien al inicio de la causa había mantenido una posición contraria.

Martín Gutiérrez, abogado de Vázquez, dijo a este diario que los peritajes fueron “tergiversados” por la jueza. “Vázquez estaba sentado, y se extrapola la situación porque un rato antes la que estuvo sentada fue ella. Pero al momento del fuego, estaba él en el futón.” Aseguró que “no se conoce la cantidad de alcohol vertido. No le llegó el fuego a los pies porque se agotó antes”. Y consideró que el mismo perito bombero que ahora indicaba que era imposible encender la llama con una brasa de cigarrillo, “antes sostenía todo lo contrario, incluso lo apoyó acompañando con un manual de combustión. Vázquez nunca dijo que el fuego se encendió en contacto con la brasa sino que al aspirar el cigarrillo, los vapores hicieron combustión con la brasa avivada con el aire”. En ese relato, luego Wanda se acerca y se prende fuego, y Vázquez toma la colcha y la envuelve para apagarlo, lo que “explica que en la espalda de la mujer se encontraran pegados restos quemados de la tela del futón”.

Los peritos sostuvieron, en realidad, que la tela se quemó por el alcohol y al estar en contacto con la piel quedó pegada en partes a la espalda. Jorge Taddei, padre de Wanda, sostuvo que “cuando se hace el peritaje cuatro peritos oficiales y dos de parte coinciden en que el cigarrillo no pudo prender el alcohol, que Wanda estaba sentada y que él necesitó un encendedor para prender fuego, o sea, que se desbarata toda la declaración”.

Los peritajes, según la jueza, son lo suficientemente contundentes para indicar que “Vázquez causó intencionalmente la muerte de quien era su esposa, Wanda Taddei, tras haberla rociado con alcohol y luego prendido fuego con un encendedor” y lo consideró “prima facie autor criminalmente responsable del delito de homicidio agravado por el vínculo” y le trabó embargo por 180.000 pesos.

http://horaciocecchi.wordpress.com

Compartir: 

Twitter
 

El baterista de Callejeros, Eduardo Vázquez, quedó detenido acusado del homicidio de Wanda Taddei.
Imagen: Martín Quintana
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.