SOCIEDAD › INéDITA DECLARACIóN DE LOS PAíSES QUE FIRMARON EL CONVENIO MARCO

El derecho humano antitabaco

Representantes de 171 países, entre los que no está Argentina, establecieron que la información sobre el tabaco y sobre las acciones de las tabacaleras es un derecho humano. Apoyaron a Uruguay en su conflicto con Philip Morris.

 Por Pedro Lipcovich

Uruguay fue respaldado por 171 países (pero no por la Argentina) en su conflicto con la tabacalera Philip Morris a causa de la aplicación de normas del Convenio Marco para el Control del Tabaco. Reunidos en Punta del Este, representantes de los 171 declararon su “preocupación por las acciones de la industria tabacalera que buscan socavar las políticas de control del tabaco”. La OMS también formalizó su apoyo a los uruguayos, al igual que distintas ONG internacionales y hasta el alcalde de Nueva York. Los firmantes del Convenio también establecieron que la información sobre el tabaco y sobre las acciones de las tabacaleras es un derecho humano. Y avanzan en la fijación de normas contra los aditivos “destinados a niños y adolescentes” que la industria tabacalera está incluyendo en los cigarrillos: sabores de chocolate y de frutilla, humos de colores. La Argentina no participó porque es de los poquísimos países que no ratificaron el Convenio Marco. Para colmo, la ley de control del tabaco que obtuvo media sanción del Senado estaría trabada en la Cámara de Diputados.

En la Declaración de Punta del Este –que aprobaron por aclamación los representantes de los 171 países– se destaca “la necesidad de intercambiar información sobre las actividades de la industria tabacalera que interfieren la aplicación de políticas de salud pública”, “la preocupación por las acciones de la industria tabacalera que buscan subvertir y socavar las políticas gubernamentales” y “la necesidad de incluir el tema ‘desafíos al control del tabaco’ en la cumbre sobre enfermedades no trasmisibles que organiza Naciones Unidas para 2011”.

El pronunciamiento está directamente vinculado con la demanda que inició Philip Morris ante el Ciadi –tribunal dependiente del Banco Mundial– para obligar a Uruguay a retroceder en medidas como la que destina el 80 por ciento del envase de cigarrillos a advertencias sanitarias o la que prohíbe por engañosas marcas como “Marlboro Green”. Gilberto Ríos, representante del Ministerio de Salud uruguayo, estimó que la declaración “solidifica la posición de Uruguay ahora que está armando su defensa ante el litigio con Philip Morris”.

Además, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció que se presentará como Amicus curiae en el litigio. La ONG Tobacco Free Kids contribuirá a los gastos del juicio (el producto total del Uruguay es la mitad de la facturación de Philip Morris). Michael Bloomberg, alcalde de Nueva York, manifestó su solidaridad y Bloomberg Philanthropies ofreció asistencia jurídica.

Eduardo Bianco –representante de la Alianza Internacional para el Convenio Marco– explicó que “es la primera vez que una multinacional tabacalera enfrenta directamente a un país, por cumplir las disposiciones del Convenio Marco: sería un grave daño que Uruguay fracasara”.

Desde Punta del Este, Verónica Schoj, titular de la Alianza Libre de Humo en Argentina (Aliar), destacó “el acuerdo alcanzado, en la perspectiva de los derechos humanos, para garantizar el acceso a la información sobre los efectos del tabaco y sobre las acciones de la industria para interferir en las políticas públicas”.

Otro aspecto que continúa debatiéndose en el encuentro “es la eliminación de los aditivos, desarrollados por las tabacaleras en estos últimos años, especialmente dirigidos a niños y adolescentes: sabores de chocolate, frutilla o vainilla, olor a canela, papeles con florcitas o sustancias que hacen que el humo tenga color dorado”, comentó Bianco. Schoj recordó que, “además, los cigarrillos tienen sustancias que incrementan el poder adictivo, como el amoníaco, que facilita la llegada de la nicotina al cerebro”.

Otro tema de agenda en la reunión es “el rechazo al denominado ‘cigarrillo electrónico’, promocionado como dispositivo para ayudar a la gente a dejar de fumar: tiene una pila que, al generar calor, evapora la nicotina disuelta en propilenglicol; pero no hay ninguna evidencia de que sirva, y el propilenglicol es en sí mismo tóxico”, advirtió Bianco.

Compartir: 

Twitter
 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) organiza el encuentro mundial en Punta del Este.
Imagen: AFP
SUBNOTAS
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.