SOCIEDAD › ENCONTRARON UNA REMERA DESGARRADA DE MUJER CON MANCHAS QUE PODRIAN SER DE SANGRE

Una pieza para agregar al rompecabezas

La prenda que podría ser de las turistas francesas asesinadas en Salta se suma a los restos de una carta escrita en ese idioma y un trozo de hilo dental. Ayer se desmintió que se hubiera encontrado la carpa donde presuntamente estuvieron las víctimas.

 Por Carlos Rodríguez

Desde Salta

Una remera desgarrada de mujer que tiene manchas que podrían ser de sangre, restos de una carta escrita a mano en idioma francés y un trozo de hilo dental que va a ser objeto de peritajes para determinar –de ser posible– si el ADN se corresponde con el de alguna de las víctimas son las únicas evidencias que se encontraron en un paraje de la Quebrada de San Lorenzo que está a un kilómetro, aproximadamente, del lugar donde fueron hallados los cuerpos de Houria Moumni (23) y Cassandre Bouvier (29). Los elementos estaban en un sitio en el cual, según el testimonio de dos salteños que practican trekking, el 16 de julio pasado había una carpa en la que podrían haber estado las dos turistas francesas. La que nunca se encontró, finalmente, fue la tienda de campaña, a pesar de que al principio se había dicho que sí, a través de fuentes oficiales. Los testigos-senderistas que vieron la carpa se presentaron ante el juez Martín Pérez, a cargo de la causa, porque también afirmaron escuchar disparos de armas de fuego en la tarde de ese día 16 de julio, que fue el último en el cual fueron vistas con vida las dos estudiantes de La Sorbona.

La carpa que estaba, pero al final no, fue una de las tantas controversias que se produjeron ayer en relación al caso. Otra confusión se armó en torno a la detención de un hombre, de apellido Sarmiento, al que algunos medios de prensa señalaron como presunto involucrado en el doble crimen por el solo hecho de que hallaron en su poder un arma calibre 22, similar a la que se habría usado en el homicidio de las turistas francesas. La detención se hizo en otra causa, por robo, y para colmo, la persona ya fue dejada en libertad en relación a ese hecho, menor en comparación con lo que investiga el juez Pérez. Por otra parte, se reforzó una línea de investigación que apunta a cuatro cordobeses que, según los registros de quienes ingresan al paseo de la Quebrada San Lorenzo, entraron al lugar cinco minutos después que Houria y Cassandre.

La pista cordobesa, como se la llama, tomó algo de fuerza porque el único detenido en el caso, Daniel Octavio Vilte, luego de un careo al que fue sometido ayer con dos testigos, dijo que tenía “acento cordobés” la persona que anduvo, en los días previos al doble crimen, tratando de comprar, o vender, tampoco se sabe muy bien, un arma calibre 22. De allí en más, aunque no hay nada concreto ni confirmado al respecto, se supo que ya está en Córdoba una comitiva de la policía salteña, tratando de seguir la huella del supuesto cordobés, dado que otras informaciones dicen que es un salteño que ahora vive en la provincia mediterránea.

“Lo único cierto es que se encontraron la remera con manchas que podrían ser de sangre, restos de una carta manuscrita en francés que se está analizando y un pedazo de hilo dental que también será objeto de estudios”, señaló una fuente allegada a la investigación que dialogó con Página/12. Aparecieron otros elementos que no fueron precisados todavía. El hallazgo se produjo en un lugar distante dos horas y media de caminata, desde el ingreso al paseo.

Por otra parte, fueron enviados a Buenos Aires, donde serán analizados por los peritos del Poder Judicial de la Nación, los restos de semen hallados en una de las mujeres asesinadas, junto con un manojo de cabellos y fragmentos de piel que estaban en las manos y debajo de las uñas de las víctimas, prueba de que se resistieron al asalto sexual previo al doble homicidio. Podrán servir para identificar al agresor o a los agresores, en caso de que pueda ser identificado y apresado alguno de ellos.

Se cree, en principio, que habría restos de semen de más de un hombre. El juez salteño le hizo tomar muestras al detenido Vilte y al ya liberado puestero Fernando Ariel Tejeda, para compararlas luego con el perfil de ADN que surja de la evidencia reunida en la escena del crimen. Lo que no se había hecho, al menos hasta anoche, es la identificación visual por parte de los familiares de las víctimas que están en Salta de la ropa hallada en el lugar donde presuntamente estuvo la carpa en la que podrían haber estado las dos turistas francesas. Tampoco les habían consultado si reconocían o no la letra de la carta manuscrita.

Los familiares ya recuperaron las mochilas y todas las pertenencias de las chicas que habían quedado en el Hostal Del Cerro, donde tenían una habitación paga hasta el día 19 de julio. Lo único que nunca apareció fueron los dos celulares y la cámara de fotos que habían llevado a la Quebrada de San Lorenzo ese 16 de julio. A pesar de todas las contradicciones, el subjefe de la Policía de Salta, Simón Pistán, sostuvo ayer que la investigación del doble crimen está “bien encaminada” y confirmó que se están haciendo tareas “en nuestra provincia y en otras provincias, para encontrar a los responsables”. Admitió que siguen la huella de “visitantes del cerro que no son de Salta Capital”.

“Entre el 15 de julio (día en el que salieron del hostal) y la fecha en la que fueron encontradas (el 29 de ese mes) hay un vacío bastante grande y estamos trabajando en ver qué pudo haber pasado” en ese tiempo. Pistán dijo que fueron relevados todos los puestos y los domicilios de la zona del cerro, para buscar datos sobre la posible presencia de las turistas francesas. Pistán dijo que se trabaja sobre “tres pistas investigativas firmes”, pero no precisó a cuáles se refiere. Una de las pistas apunta a los cordobeses y la segunda a los puesteros, aunque esto carece por ahora de sustento. Nada se sabe acerca de la tercera hipótesis. Pistán reconoció, sí, que una de las pistas sigue el movimiento de los lugareños, pero aseguró que “no se sospecha sólo de la gente pobre”.

Son varias las personas que dicen haber escuchado disparos el día 16 de julio. Hoy se hará un simulacro para determinar el impacto auditivo de ese tipo de detonaciones y desde qué distancia pueden ser escuchadas. Si ahora se fortalece la idea de que las dos mujeres fueron asesinadas a tiros con un arma calibre 22 el 16 de julio, tendrá que modificarse bruscamente la primera información que señalaba que la muerte podría haber ocurrido dos o tres días antes del hallazgo de los cuerpos, es decir el 27 o el 26 de julio. La investigación todavía está en pañales.

Compartir: 

Twitter
 

Los familiares de las víctimas recorrieron junto al juez el lugar del doble homicidio.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.