SOCIEDAD

Andenes vacíos y mucha bronca en el Sarmiento

Por un conflicto interno en la Unión Ferroviaria, un sector gremial bloqueó las vías e impidió la circulación de trenes desde la medianoche hasta las 19. Colectivos colmados y quejas de usuarios.

“Estoy con la plata justa para poder viajar en tren. Y ahora no sé cómo volver a mi casa”, se lamentó ayer Marcos Flores, al ver que el servicio de la ex línea Sarmiento –que todos los días usa para ir a la fábrica donde trabaja– estaba paralizado. El corte del servicio, que conecta la zona oeste del conurbano con Capital Federal, se prolongó ayer durante cerca de 20 horas debido a un conflicto interno de la Unión Ferroviaria (UF), el gremio que nuclea a parte de los trabajadores del sector. Tras una reunión en el Ministerio de Trabajo, los empleados que convocaron al paro decidieron, a las 19, levantar la medida por 48 horas. Pero de no resolverse el conflicto que divide a la conducción nacional y a parte la seccional Gran Buenos Aires del gremio, el paro podría repetirse en un par de días.
El conflicto se originó cuando la Junta Electoral del gremio impugnó para las elecciones internas del próximo 3 de noviembre la lista que integra la seccional Oeste, opositora a la lista de la conducción nacional que encabeza José Pedraza. Como consecuencia, unos 50 trabajadores que adhieren a la lista de la seccional Oeste se instalaron a primera hora de ayer en las vías, a la altura de Castelar, donde se encuentran los galpones desde donde salen las formaciones. El único tren que estaba en la terminal de la línea sufrió un principio de incendio y tampoco pudo salir. La empresa Trenes de Buenos Aires (TBA) se definió como “totalmente ajena” al conflicto y realizó una denuncia penal en los Tribunales de Morón por considerar el corte de vías como un “grave delito”.
La imagen en Plaza Once se componía ayer de largas filas en las paradas de colectivos, que terminaban totalmente llenos, con gente colgada, peleando por un lugar que le redujera la espera. “Hace una hora que estoy en la estación para ver si se reanuda el servicio, porque para volver en colectivo tengo que gastar más del doble”, sostuvo Hugo García. El servicio posee dos ramales: Once-Moreno y Castelar-Puerto Madero. Leonor Tejarano vive en el partido de Moreno y ayer vivió toda una “odisea” para arribar a su trabajo. “Llegué cerca del mediodía. Después de esperar durante casi una hora el colectivo, me tomé un remise junto con otras cuatro personas que también viajaban a Capital”, explicó. “La única opción que tenemos es tomar un colectivo trucho, que se puede llegar a esperar dos horas, o viajar en remise”, se quejaba ayer Jorge Torres.
La queja también vino del lado de los comerciantes que tienen sus locales dentro de la terminal de la ex Sarmiento. “Es primordial que funcionen los trenes porque, si no, la afluencia de gente es menor y las ventas caen”, dijo José, de uno de los puestos de diario. En uno de los kioscos aseguraron que los ingresos de ayer se redujeron “a menos de la mitad”, en comparación con un día normal.

Compartir: 

Twitter
 

La terminal de Once del ex Ferrocarril Sarmiento pareció durante todo el día un feriado.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.