17:09 › EL PAPA NO HIZO REFERENCIA DIRECTA A LOS CASOS DE ABUSO

"Chismes mezquinos"

El papa Benedicto XVI encabezó la misa por el domingo de Ramos y sostuvo que Dios da la fuerza para "no dejarse intimidar por las murmuraciones de las opiniones dominantes", en una referencia indirecta a la crisis en la iglesia católica sobre casos de abusos sexuales de menores en los que están acusados sacerdotes, especialmente norteamericanos, irlandeses y alemanes.

En las palabras del Papa, observadores vaticanos vieron una referencia indirecta a los escándalos de curas pederastas en EE.UU., Irlanda, Alemania, Austria, Holanda, que han colocado en el ojo del huracán al Vaticano y salpicado al propio Pontífice.

El diario New York Times asegura que cuando era el prefecto del ex Santo Oficio, Ratzinger encubrió a un sacerdote estadounidense acusado de abusar sexualmente de unos 200 menores sordos y que en la década del 80, cuando era arzobispo de Münich, autorizó que un sacerdote pederasta que había sido expulsado por ese motivo de la ciudad alemana de Essen, ejerciera en la capital bávara.

La Santa Sede ha desmentido categóricamente esos casos y ha denunciado una "innoble campaña" para golpearle "cueste lo que cueste".

Según el diario vaticano L'Osservatore Romano, "nadie ha hecho tanto" como Benedicto XVI en la lucha contra esos abusos sexuales.

El pontífice, de 82 años, encabezó esta mañana una misa frente a cientos de miles de personas en la Plaza de San Pedro, en el comienzo de las actividades de Semana Santa.

Por primera vez en sus casi cinco años de Pontificado, Benedicto XVI, que el 16 de abril cumplirá 83 años, presidió la ceremonia desde el "papamóvil", una medida, según el portavoz Federico Lombardi, para que así lo pudieran ver mejor todos los fieles.

En la homilía, Benedicto XVI dijo que el hombre puede elegir entre seguir a Jesús o hundirse en la ciénaga de la mentira y de la indecencia.

"Jesús nos conduce hacia lo que es grande, puro. Nos lleva hacia el aire salubre de las alturas, nos da la valentía que no nos deja amedrentarnos ante las murmuraciones de las opiniones dominantes y la paciencia que soporta y sostiene al otro", afirmó.

Benedicto XVI agregó que Jesús conduce hacia los que sufren y los abandonados, hacia la fidelidad que está de la parte del otro cuando las situaciones son difíciles, hacia la disponibilidad de ayudar y a "no rendirse ante la ingratitud".

"Cristo conduce hacia la bondad que no se deja desarmar ni siquiera de la ingratitud", señaló el Pontífice, y dijo que la fe en Dios ayuda a llevarlo a uno "hacia el coraje de no permitir verse intimidado por el chisme mezquino de opinión dominante".

El Papa Ratzinger recordó además su viaje a Tierra Santa, donde visitó los lugares de la vida, muerte y resurrección de Cristo y dijo que estaba muy "afligido" por las recientes "tensiones" verificadas "una vez más" en Jerusalén, por las nuevas construcciones judías en la zona palestina.

Compartir: 

Twitter
 

El Papa llevó a cabo una misa frente a cientos de miles de personas en la Plaza de San Pedro.
 
ULTIMAS NOTICIAS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.