17:07 › LA PLATA

Murió el joven herido por una bengala

Miguel Ramírez, de 32 años, estaba internado en grave estado tras recibir el impacto de una bengala en el cuello durante un recital de La Renga en el autódromo platense Rodolfo Mouras. La fiscal platense, Virginia Bravo, realizó una inspección ocular en el Mouras.

A una semana de conocerse las condenas por la muerte de 194 personas durante el incendio de Cromañón en 2004, Miguel Ramírez, padre de dos hijos y con su pareja embarazada, murió por las heridas provocadas por una bengala el pasado 30 de abril. El fanático de La Renga permaneció una semana en estado de coma en el hospital. El show de La Renga continuó en la noche de La Plata, ya que no se enteró del hecho.

La fiscal penal de La Plata, Virginia Bravo, quien investiga el incidente y hoy realizaba una inspección ocular en el autódromo, aseguró que "se buscará evidencias físicas para llegar al autor y a la forma en que se produjo el hecho".

"En principio parece que el incidente fue accidental", aunque advirtió que "eso se va a determinar en la medida que vaya avanzando la investigación", explicó la fiscal. En cuanto a la responsabilidad de la seguridad del show, resaltó que "forma parte del contrato del evento que se encargó a la productora, pero se va a determinar cuando avance nuestro trabajo".

Durante los nueve días que Ramírez estuvo internado, los músicos lo visitaron en el hospital y decidieron cancelar el recital que debían dar el sábado pasado en Chaco. Roberto Ramírez, un hermano del joven, que habló con la banda el día de la visita señaló que "la familia no tiene nada contra ellos" y contó: "Hubo otras bengalas y me dijeron que sí, pero que no llegaron a mayores. Ellos suelen parar los recitales por las bengalas, pero esta vez pensaron que no había pasado nada grave".

Otro de los hermanos de Miguel, Leonardo, había criticado al servicio de seguridad privada que realizó el cacheo de los asistentes al recital al señalar que "en la previa ya hubo bengalas y el cacheo no existió, ya que te palmeaban el hombro y nada más". Hugo, padre de Miguel, fue más breve, días atrás: "Que se dejen de joder con las bengalas".

Una reacción similar había despertado el hecho para el referente Carlos “El Indio” Solari, quien publicó un comunicado: "Si esos fuegos de artificio se entienden como de extrema peligrosidad aun fuera de los locales cerrados, lo correcto y conveniente sería la prohibición de su venta al público y no el traslado del deber policial a los organizadores de los eventos".

Compartir: 

Twitter
 

 
ULTIMAS NOTICIAS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.