DEPORTES › SAN LORENZO ELIMINO A RIVER DE LA LIBERTADORES EN UN PARTIDO INCREIBLE

Héroes de una noche de gloria

River ganaba 2-0 y tenía dos hombres de más cuando faltaban 20 minutos para terminar el encuentro. Pero en tres minutos, con un zurdazo y un cabezazo, Bergessio igualó el encuentro, jugado con auténtico clima de Copa, y San Lorenzo pasó a cuartos de final.

 Por Adrián De Benedictis

En otra noche que será difícil de olvidar en la historia de River, similar a aquella de 2004, cuando todo el estadio tuvo que sufrir la clasificación de Boca por penales, River volvió a dejar una imagen triste, quedando afuera de la Copa Libertadores al igualar 2-2 con San Lorenzo que, en una reacción histórica y con dos hombres menos, empató en apenas tres minutos el partido que perdía 2-0. Ahora, su próximo rival en cuartos de final será la Liga Deportiva Universitaria de Quito.

La diferencia que tenía en el resultado, con el 2-1 del Nuevo Gasómetro, le permitió a San Lorenzo comenzar el partido con mayor tranquilidad. De esa manera, el que tenía urgencias para manejar el desarrollo era River. Por ese motivo fue que salió a presionar en el mediocampo, para impedirle a su rival manejar la pelota en esa zona.

Si bien el equipo de Díaz fue el que controló un poco mejor el balón en el inicio y D’Alessandro pudo sacar un fuerte remate que fue contenido por Carrizo, River consiguió acercarse con dos jugadas de pelota detenida. En la primera, ejecutada por Abelairas, el uruguayo Abreu terminó convirtiendo un gol que resultó anulado por una dudosa posición adelantada. En la segunda, dos minutos más tarde, volvió a ejecutar Abelairas y esta vez acertó en el arco de San Lorenzo, cuando la pelota ingresó sin que nadie la tocara, y Falcao cortinó a Orión, que se había quedado sin reacción.

En desventaja, San Lorenzo se vio obligado a salir de ese asedio al que lo había sometido River. Luego de que Orión le contuvo un disparo a Fernández, Acevedo respondió con otro derechazo que fue tapado por Carrizo. En medio de este vértigo, el nerviosismo se fue apoderando de algunos jugadores, y esto produjo empujones entre los propios protagonistas, luego de una falta de Falcao sobre Méndez. Sobrevinieron algunos instantes de descontrol y el árbitro Pezzotta sólo amonestó al arquero Orión.

En el final del primer tiempo, San Lorenzo ejerció la posesión de la pelota y se acercó al arco de River en varias oportunidades. En una de ellas, D’Alessandro –lo mejorcito de la visita– ganó la pelota sobre la izquierda entre tres rivales y la pelota se fue apenas arriba tras su remate. Sin embargo, todo se le hizo más difícil al equipo de Boedo cuando Rivero se fue expulsado por una fuerte infracción sobre Villagra. Además, River casi aumenta en tiempo de descuento, pero Orión le tapó el remate a Fernández, quien venía siendo hasta ahí uno de los más destacados del partido, jugado con mucho nerviosismo y poco brillo.

El segundo tiempo sería muy distinto. ¡Y cómo! River siguió presionando de la misma manera, y San Lorenzo no sabía cómo quebrar esa postura del local para armar su juego. Pero el fútbol entregó circunstancias inesperadas una vez más. En otra reacción inaceptable, Bottinelli le aplicó un codazo a Falcao dentro del área, estando en posesión de la pelota, y Pezzotta cobró la falta y expulsó al marcador central. Abreu convirtió ej penal para aumentar la ventaja de River a dos goles, con dos hombres de más: todo parecía sentenciado a favor del equipo de Núñez.

En ese esquema, Simeone definió el ingreso de Rosales para buscar todavía más movilidad en la zona de ataque y así tratar de seguir estirando la ventaja, pero sorpresivamente el partido se dio vuelta en apenas tres minutos. A los 69, San Lorenzo armó su mejor jugada colectiva, que de-sembocó en el gol del descuento de Bergessio: la combinación la armaron entre D’Alessandro, González, Silvera y Placente, quien cedió al ex Racing, que la terminó con un zurdazo cruzado. Ese gol conducía a los penales, algo que parecía ya heroico para el cuadro de Ramón Díaz.

Sin embargo, un ratito después, un corner de D’Alessandro sirvió para que Bergessio se anticipara en el primer palo a su marcador y sorprendiera nuevamente a Carrizo, que jugó uno de sus peores partidos, al punto que sobre el final casi se marca un gol en contra...

El panorama, que era oscuro para San Lorenzo, pasó a ser negro para River, porque el equipo necesitaba, de pronto, dos goles para seguir en la Copa. A pesar del ingreso de Alexis Sánchez, no tenía un conductor claro y careció siempre de ideas, como en varios partidos anteriores. A pesar de que los instantes finales se jugaron en el campo de San Lorenzo, donde River pudo haber ganado el partido –una pelota rebotó en el poste–, ya no tenía el ánimo imprescindible para conseguirlo. Para que la tarea fuera más deslucida, Tuzzio se fue expulsado en tiempo de descuento como un fiel reflejo de la falta de grandeza de todo el equipo. Una derrota durísima, que la hinchada despidió con cánticos contra el presidente Aguilar y silbidos para los jugadores.

Compartir: 

Twitter
 

Bergessio, Silvera y Torres celebran la clasificación de San Lorenzo, en una noche repleta de emoción.
Imagen: EFE
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared