EL MUNDO › HILLARY CLINTON RESISTE PRESIONES PARA BAJAR SU CANDIDATURA

“Sigo siendo candidata”

 Por Antonio Caño *

Desde Washington

Ignorando la presión creciente dentro de su propio partido para que renuncie cuanto antes a sus aspiraciones presidenciales, Hillary Clinton prometió ayer continuar su campaña hasta el final. “Voy a seguir en esta carrera hasta que haya un nominado”, declaró la ex primera dama mientras hacía campaña en Virginia Occidental.

Su derrota aplastante en Carolina del Norte y su victoria por la mínima en Indiana el martes han dejado reducidas prácticamente a cero sus posibilidades de victoria. Barack Obama amplió en esa jornada electoral su ventaja en la cifra de delegados en unos 15 y su diferencia en número de votos en más de 200 mil. Obama va primero en ambos apartados con una distancia de más de 160 delegados y casi 750 mil votos.

A falta de sólo seis primarias más, con 274 delegados en juego, Obama tiene prácticamente garantizado que acabará este proceso con más delegados elegidos y más votos que su rival. Pero casi con seguridad no llegará a la cifra que se requiere para garantizar su nominación como candidato sin contar con los famosos superdelegados. Ahí es donde entra en juego la estrategia que la campaña de Clinton intenta agotar hasta las últimas consecuencias.

“Nadie puede ganar sin los superdelegados y cualquiera de los dos puede ganar con los superdelegados’, declaró Terry McAuliffe, presidente de la campaña de Clinton. McAuliffe no descarta aún que los superdelegados que faltan por pronunciarse acaben entendiendo que Clinton es mejor candidata que Obama para batir a John McCain y le den finalmente la nominación, aunque cuente con menos delegados ganados en las urnas.

Se trata, en todo caso, de una esperanza mínima y probablemente efímera. Cada día más de esos superdelegados (dirigentes del partido, miembros del Congreso, gobernadores y ex altos cargos) se ponen del lado de Obama (cuatro desde el martes), algunos de ellos después de haber estado apoyando a Clinton.

Una de estas deserciones ha sido particularmente dolorosa para Clinton: la del antiguo senador de Dakota del Sur, George McGovern, junto a quien a los Clinton les salieron los dientes trabajando en la campaña presidencial de 1972. Los Clinton calculaban que su largo predominio del Partido Demócrata les garantizaría cómodamente el respaldo de una gran mayoría de esos casi 800 superdelegados, muchos de los cuales le deben sus cargos al ex presidente. Y, de hecho, así fue al principio. Pero desde que Obama asumió el papel de favorito las cosas cambiaron. Ahora tiene sólo 13 superdelegados menos que Clinton y es posible de que antes de que acabe este proceso de primarias (3 de junio) haya sobrepasado ya ampliamente a la senadora de Nueva York. Obama, que se ha tomado un par de días libres en una campaña electoral que para él ha adquirido ya otro significado, se reunió ayer en Washington con algunos congresistas que están entre los 250 superdelegados que todavía faltan por pronunciarse.

Sólo un terremoto de intensidad superior al causado por el reverendo Jeremiah Wright podría obligar a ese grupo a considerar la candidatura de Clinton. Por ahora, lo único que parecen estar considerando es cuándo hacer pública su decisión a favor de Obama. Pronunciarse ya significaría poner fin de inmediato a la campaña y acabar con el desgaste que ésta supone. Pero es, al mismo tiempo, un gesto desconsiderado hacia los estados que todavía tienen que votar y hacia Clinton, que ha pedido esperar a que todo el mundo vote.

Por esa razón, el partido intenta primero que sea la propia Clinton la que renuncie. “Ella se ha comprometido a que todos los estados tengan la oportunidad de pronunciarse. Actuará de forma en que se pueda cumplir ese compromiso y, al mismo tiempo, hacerlo de forma constructiva para el partido”, explicó Geoff Garin, uno de los principales estrategas de su campaña.

* De El País de Madrid. Especial para Página/12

Compartir: 

Twitter
 

La ex primera dama está de campaña en Virginia Occidental.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.