DEPORTES › BOCA PERDIA PERO LO DIO VUELTA FRENTE A UN RACING TIMORATO

Lo ganó con el tiro del final

Los de Avellaneda estaban en ventaja, pero los locales lo empataron con un gol en el que el árbitro Maglio no sancionó una mano y en el descuento lo liquidó el juvenil Noir, que tuvo un debut soñado.

El 26 de febrero de 1987 nacía en Villa Elisa, una localidad entrerriana de 12 mil habitantes, Ricardo Daniel Noir. Por ese entonces, la vida de Racing ya había vivido uno de sus golpes más fuertes con el Descenso y se volvía a acomodar en Primera. Ayer el pibe de apellido francés (se pronuncia Nuar) se vistió de héroe y le dio, en el quinto minuto de descuento, los tres puntos a Boca ante un rival cada vez más golpeado.

Lo de Racing es de diván. El de ayer fue el resumen de su actualidad, esa que lo tiene con la calculadora siempre a mano. Había tomado una postura madura en la Bombonera, se había puesto en ventaja con el cabezazo del chileno Navia pero, como tantas otras veces, se desinfló. Es cierto que el empate de Boca llegó por un error de Maglio y de su segundo asistente, pero el equipo de Llop sintió el miedo escénico de lo que estaba consiguiendo, se tiró atrás y terminó con las manos vacías.

Lo de Boca también es de diván. Cambió a todo el equipo pensando en la revancha contra Atlas por la Copa, pero repitió los mismos errores que cometen los que juegan siempre. Cada pelota aérea que cruzó cerca de Migliore fue un puñal tan peligroso como los que sufre Caranta. Así facturó Navia y también lo pudo haber hecho Sava dos veces. Tampoco estuvo fino en los metros finales, ayer Boselli, Mouche, Cardozo y compañía, otras veces Palacio, Palermo, Riquelme y otros.

Nuevamente fue el ingreso del pibe Chávez el que le cambió la cara a Boca. Hasta ese momento cada pelota que pasaba por los pies de Gracián o de Neri Cardozo sólo contribuía a que la gente se irritara un poco más con ellos. Chávez le dio frescura, le dio sorpresa. Arrancaba por derecha, aparecía por el medio y terminó siendo clave en la jugada del empate entrando en el corazón del área acomodando la pelota con la mano (no la vieron ni Maglio ni su asistente Rebollo) ante la salida de Martínez Gullota para que Paletta empujara al 1-1. La entrada de Noir les dio el empuje final a los de Ischia. En la primera que tuvo la paró de pecho y definió de volea a las manos del arquero. La pidió todo el tiempo, complicó la salida de los defensores de Racing y sobre el final apareció dos veces. Primero con un derechazo suave a colocar que besó el palo y después con el zurdazo cruzado que puso el 2-1 y coronó su debut soñado. Fue mucho premio para Boca. Fue mucho castigo para Racing. Los de Ischia están en carrera en el Clausura y llegan entonados para la Copa. Los de Llop, en cambio, vivieron otra jornada increíble y la Promoción parece atraparlos.

Compartir: 

Twitter
 

Ricardo Noir, goleador. Entró a los 66 minutos y obligó hasta el gol.
Imagen: DyN
SUBNOTAS
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.