DEPORTES › NUEVO HORIZONTE, LA ONG QUE BUSCA ANGELIZAR A LOS VIOLENTOS

El oficio de los barrabravas

Cómo funciona y cuáles son las metas que se propone la asociación civil que prefiere llamar hinchada a las barras bravas y se fija como meta transformar a los violentos de siempre en “líderes positivos”. Sus programas y sus primeras actividades.

 Por Gustavo Veiga

Desde su propio nombre, la asociación civil Nuevo Horizonte para el Mundo se formula metas ambiciosas. Esta ONG dice que aboga por un “acuerdo de paz” entre barras bravas a las que llama hinchadas y se fija como objetivo transformar a sus referentes “en líderes positivos”. Con ese discurso un tanto naïf, sus autoridades (cuatro mujeres y un hombre) pretenden beatificar a integrantes de grupos violentos que tienen o tuvieron causas por distintos delitos y contravenciones.

¿Quiénes son capaces de juntar 40 mil dólares para financiar el viaje al exterior de la barra de Independiente? ¿Qué influencia tienen para disponer de las sedes de un par de clubes y realizar encuentros con decenas de estos hinchas VIP? ¿O para entregarle una donación al fútbol amateur de Chacarita? Por lo que se desprende de sus antecedentes comerciales, no parecen ser solventes (ver aparte). Pero cuentan con personería jurídica (matrícula 31.399) y dicen ser “setenta personas a las que nos va bien y buscamos mejorar la sociedad”. Bienaventurados entonces aquellos que pueden acceder al generoso mundo del fútbol.

Fabiana Rubeo, su presidenta, es la hija de Luis Rubeo, un ex senador y veterano militante justicialista de Santa Fe. Su hermano, Luis Daniel, también es político: encabeza la bancada de diputados provinciales del Frente para la Victoria en la misma provincia. Desde muy chica, esta mujer, además de jugar a las muñecas, jugaba “a votar, a ser Perón y Evita”. También reivindica sin medias tintas la trayectoria de su padre, un hombre que dentro del peronismo nunca tuvo problemas de perfil. Siempre jugó con la derecha.

Las setenta personas de Nuevo Horizonte para el Mundo que gozaban de una posición desahogada a mediados de 2007 ya no eran tantas el 22 de julio pasado. Ese día, Rubeo salió a explicar (según un cable de la agencia DyN) que se quedó “sin los diez benefactores privados que teníamos por lo mal que mucha gente habló de nosotros en el último tiempo”. Esos ataques, según ella, obligaron a la ONG a “interrumpir el programa por falta de fondos”. Y es que “entre sueldos y cargas sociales, nos sale unos diez mil pesos por partido y hoy no estamos en condiciones de afrontarlo por cuestiones financieras”, completó.

De no haber sido porque Rafael Di Zeo cumple condena en prisión por coacción agravada, Rubeo hubiera contado con un respaldo de peso entre las barras que pretende domesticar. El es mucho más que un conocido para la presidenta de la asociación. Una fuente de la seguridad deportiva que trabajó con Mario Gallina en el Coprosede y ahora se desempeña en el ámbito nacional, le dijo a PáginaI12 que “ella y su esposo son muy amigos de Di Zeo”. Como fuere, aunque el ex líder de la Doce no estuvo disponible para las asambleas realizadas en Platense y El Porvenir, sí respaldaron esa iniciativa otros barras connotados: Pablo Bebote Alvarez, de Independiente y Andrés Pillín Bracamonte, de Rosario Central.

El primero se abrió de la tribuna después de que lo involucraran en la causa por el asesinato de Gonzalo Acro como presunto entregador del arma que se utilizó para matar al barra de River. El juez Luis Rodríguez dictaminó su falta de mérito después de que Bebote se mantuviera prófugo 83 días. Ese fue el último episodio en que resonó su nombre, aunque hubo otros, como cuando en un partido contra Boca en el torneo Clausura de 2004 fue filmado con un arma blanca en la popular de Independiente. Por delitos ajenos al fútbol también estuvo detenido en el penal de Sierra Chica.

El prontuario de Bracamonte es demasiado conocido en la zona de Rosario. Al actual líder de la barra de Central lo señalan como el dueño del presente y el futuro de muchos juveniles de las divisiones inferiores. Para ello se valdría de los servicios de un agente FIFA, el abogado Juan Carlos Silvetti, ex secretario de la Federación de Geriátricos de la Argentina que estuvo procesado en la causa del PAMI junto al ex interventor Víctor Alderete. A Pillín le acertaron cuatro balazos en marzo de 2006 por una disputa interna de la barra. Así se dirimen los problemas entre los candidatos a líderes positivos de Nuevo Horizonte para el Mundo.

El lunes pasado se concretó la segunda reunión de barrabravas en el bufete del club ubicado en Gerli. Estuvieron unos 160 en representación de 40 clubes de todas las categorías. En junio se había organizado el primer encuentro en Platense con trece hinchadas menos. Pero a El Porvenir concurrieron los líderes de Independiente, Huracán, Estudiantes, Gimnasia (LP), Rosario Central, Lanús, Banfield, Tigre, Arsenal, Nueva Chicago, All Boys, Quilmes, Unión, Chacarita, Platense, Almirante Brown, Deportivo Morón, Temperley, Defensores de Belgrano, Social Español, Los Andes, San Martín de Tucumán, Defensa y Justicia, San Miguel, Excursionistas, Barracas Central, San Telmo, Laferrere, Claypole, Dock Sud, Midland, Olimpo, Cambaceres, Alvarado, Central Ballester, Tristán Suárez, Acasusso, Argentino de Merlo y los anfitriones. Racing mandó a un hincha en calidad de observador. Y entre los clubes más importantes no mandaron representantes Boca, River, San Lorenzo y Vélez.

Nuevo Horizonte para el Mundo ya difundió varias iniciativas como la campaña La violencia no paga, el Nuevo Esquema de Seguridad (NES) y el Sistema de Guías Acomodadores. En aquella reunión en El Porvenir donde los barras compartieron choripanes y gaseosas, y en la cual hubo discursos de Rubeo y de Bebote, se discutió un documento con diez coincidencias básicas al que bautizaron Acuerdo de Paz.

Los barras dicen que no volverán a pelearse, tampoco llevarán pirotecnia a los partidos ni exhibirán banderas de hinchadas rivales. Para cumplir estos acuerdos y poner en marcha el plan de Guías Acomodadores que pergeñaron, ante cualquier incidente en un estadio se comunicarían con handies para evitarlo. Los violentos reciclados dicen que la emprenderán contra “el objetivo de riesgo” sin otra arma que su capacidad de disuasión. Cómo harán, no se sabe. Y cómo convencerán a los díscolos que dejaron de ser barras y que la seguridad es un trabajo para unos pocos, sólo ellos tienen idea.

Compartir: 

Twitter
 

La barra brava de Independiente, aún no transformada en “guías-acomodadores”.
Imagen: Alejandro Leiva
SUBNOTAS
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.