DEPORTES › ARRANCARON DOS PLACAS CONMEMORATIVAS DE MIGUEL SANCHEZ EN TUCUMAN

Un nuevo golpe a la memoria

Hace unos días violentaron el monumento al atleta desaparecido en la capital provincial y el año pasado hicieron lo mismo con otro en Bella Vista, su ciudad natal. Todo indica que se trata de nostálgicos de la dictadura militar que secuestró al deportista.

 Por Gustavo Veiga

En Tucumán, alguien se propuso destrozar a golpes la memoria. Dos placas que evocan a Miguel Sánchez, el atleta desaparecido el 8 de enero de 1978, fueron arrancadas en su provincia natal. La última la sustrajeron el 27 de febrero de un monumento en el predio El Provincial, a nueve cuadras de la céntrica Plaza Independencia. La primera había sido destruida el año pasado en Bella Vista, la localidad donde nació, en un hecho que no tuvo trascendencia a nivel nacional. Como los dos episodios se suman a otro ocurrido en 2007 –unas pintadas con esvásticas en aquel monolito que reivindicaban al ex dictador Videla–, todo indicaría que se trata de nostálgicos de la dictadura militar que secuestró al deportista.

El abogado Bernardo Lobo Buggeau, ex secretario de Derechos Humanos provincial, denunció en diálogo con Página/12: “Se afectó el espacio público destinado a la memoria y el Estado está obligado a actuar. Los argentinos somos merecedores de una investigación judicial. Hay una actitud muy pasiva de quienes en otras ocasiones investigaron hechos menores”. Salvador Agliano, secretario adjunto de la CTA tucumana y una de las personas que organizó los homenajes a Sánchez, señaló: “Me niego a decir que esto ha sido un acto delictivo con el fin de robar la última placa. Y si hubiera sido así, ¿no se va a investigar por eso?”.

Hay un hecho que refuerza la impresión del gremialista. En el monumento a los detenidos desaparecidos de avenida Roca y Buenos Aires donde se llevaron la placa hace menos de dos semanas, quedó otra con los nombres de los funcionarios provinciales que habían inaugurado ese lugar. La de Sánchez había sido colocada el domingo 20 de noviembre de 2005, cuando se realizó la primera edición tucumana de la Carrera de Miguel. La misma prueba atlética que se corre desde enero del 2000 en Roma, Italia, por iniciativa del periodista italiano Valerio Piccioni y que continúa en Buenos Aires y Berazategui (la ciudad donde vivía el deportista) desarrollándose hasta hoy.

La placa de bronce que arrancaron del monumento a los desaparecidos decía: “Miguel Venancio Sánchez detenido-desaparecido en Berazategui el 8 de enero de 1978. Nació en Bella Vista, Tucumán, el 6 de noviembre de 1952. Atleta federado del club Independiente de Avellaneda. Hoy como ayer seguiremos luchando por memoria, verdad y justicia. Gobierno de Tucumán, Secretaría de Estado de Derechos Humanos. Central de Trabajadores Argentinos (CTA), Carrera de Miguel, noviembre de 2005”.

Esta placa será reemplazada en los próximos días, en vísperas de un nuevo aniversario del golpe de Estado del 24 de marzo del ’76. “Vamos a poner otra, aunque no de bronce. Estaba justo en una esquina y el lugar no estaba muy bien cuidado. A la anterior la sacaron de cuajo y hasta ahora parece que no le importó a nadie. Al gobierno tampoco, ni siquiera intervino un organismo provincial o hicieron un comunicado al respecto. Y eso que ya hubo otros atentados iguales o parecidos”, denuncia Agliano, quien también es secretario general de la Federación Argentina de Visitadores Médicos.

Su alusión es a la destrucción de una placa en homenaje al atleta que había descubierto en Bella Vista el municipio local. También hubo un atentado donde se pintaron cruces esvásticas en el monumento a los desaparecidos el 25 de febrero de 2007, lo que motivó su refacción posterior. Y a estos ataques debería agregarse el que ocurrió en la Escuelita de Famaillá, donde se sustrajo una placa en homenaje a los desaparecidos de ese centro clandestino de detención. “Estaba en la escuela Diego de Rojas desde 2004 y duró apenas ocho meses”, recuerda Lobo Buggeau.

Desde el monolito de Roca y Buenos Aires parte la carrera de Miguel cada noviembre, porque de ese modo se conmemora la fecha de su nacimiento, aunque la última se corrió el 6 de diciembre del año pasado por dificultades organizativas. Elvira Sánchez, la hermana de Miguel, quiere saber qué pasó con las placas que arrancaron unas manos sin memoria. “Me llamaron de Tucumán para contármelo y yo todavía no puedo decir quiénes fueron. Si son nostálgicos de Bussi o personas que lo hicieron para vender el bronce.” Lobo Buggeau se queja de “la dejadez del gobierno” de José Alperovich. Como fuere, el hecho debería investigarse.

Compartir: 

Twitter
 

La imagen del monumento violentado. Sólo falta la placa en memoria de Miguel Sánchez.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared