EL PAIS › FRACASARON LAS PARITARIAS PORTEñA Y BONAERENSE. PARO DE 24 HORAS HOY EN LA PROVINCIA Y DE 48 HORAS, LA SEMANA PROXIMA, EN LA CIUDAD

Las escuelas otra vez con las clases alteradas

El gobierno de Daniel Scioli y el de Mauricio Macri mejoraron las ofertas salariales con sumas fijas y los gremios las rechazaron. Confirmaron la reanudación de medidas de fuerza. Los docentes insisten con el pedido de 15,5 por ciento de aumento.

 Por Julián Bruschtein

Los gremios docentes no aceptaron la nueva oferta salarial en la paritaria bonaerense y realizarán hoy un paro de 24 horas. “La propuesta era insuficiente y criticamos que se ofrezcan cifras en negro”, aseguró el secretario general de Suteba, Roberto Baradel, ante la oferta del gobierno provincial de aumentar el salario de los maestros en 160 pesos no bonificables y desdoblados entre marzo y julio. Mientras, en la Capital, los 17 gremios resolvieron también convocar a una medida de fuerza para el martes y miércoles que viene, ante la “insuficiente” propuesta que recibieron de parte del gobierno porteño: 110 pesos no bonificables desde este mes. “Rascamos el fondo de la olla y no hay más plata”, les dijo el ministro de Hacienda porteño, Néstor Grindetti.

“Plantearon la misma propuesta, pero distribuida de otra manera. Y el mandato que teníamos era rechazarla si no había una oferta superadora”, contó a Página/12 Roberto Baradel, secretario general de Suteba. Así, después de una semana de tregua y del trabajo en comisión con las autoridades, el Frente Gremial que reúne a los sindicatos docentes bonaerenses lanzó la medida que paralizará las escuelas durante todo el día de hoy. “La medida de fuerza del 9 de marzo había quedado en suspenso, por lo que se pone en marcha al no haber avances en la negociación”, agregó el dirigente de Suteba. Los sindicatos reclaman un aumento del 15,5 por ciento, el porcentaje acordado en la paritaria nacional, por eso antes del encuentro los dos sectores tuvieron una pequeña reunión previa en la que “se pudo observar que la propuesta que iban a poner sobre la mesa no tenía grandes modificaciones con la anterior”, aseguraron fuentes gremiales. Finalmente, la reunión oficial no duró más de veinte minutos. El director general de Educación, Mario Oporto, y el titular de la cartera laboral, Oscar Cuartango, propusieron un aumento de 120 pesos como suma remunerativa y no bonificable, a partir de marzo, y otros 40 pesos desde julio. Pero los sindicatos defienden el escalafón de la carrera docente porque “así la escala salarial se achata cada vez más” y porque así el incremento no alcanza a los maestros jubilados. En ese sentido, Mirta Petrocini, dirigente de la Federación de Educadores Bonaerenses, aseguró que “todo aumento debe ir al básico para beneficiar tanto a docentes activos como a pasivos y la propuesta oficial contempla únicamente cifras en negro, que no hacen más que achatar la pirámide salarial”.

La crisis global fue uno de los argumentos que el gobierno de Daniel Scioli esgrimió ante los maestros, como una de las trabas para mejorar la propuesta. Oporto explicó que “la oferta es importante, son 160 pesos a lo que se suman los 55 pesos acordados en la paritaria nacional como incentivo docente a partir de julio”. Detalló además que se trataba de “un aumento que va directamente al bolsillo en el marco de una crisis”, y que había que “buscar caminos de acuerdo, que entiendan el esfuerzo casi límite que hacemos. No podemos tener la misma discusión que en el 2008”. Los funcionarios, al ver que no se resolvía el conflicto, sino todo lo contrario, solicitaron a los representantes gremiales un cuarto intermedio, pero fue rechazado. “Dejamos el diálogo abierto y esperamos una nueva convocatoria. Pero criticamos claramente el pago en negro”, dijo Baradel.

Al igual que en 2008, los docentes esperaron el llamado a la paritaria para comenzar a discutir de qué forma se recomponía el salario antes de iniciar el ciclo lectivo. La semana anterior al inicio de las clases, los sindicatos y el gobierno nacional acordaron un incremento de 200 pesos que llevó de 1290 a 1490 pesos el salario de un docente que recién comienza su carrera, lo que implica un 15,5 por ciento de aumento. Ese porcentaje es lo que reclaman las representaciones gremiales en las paritarias provinciales, en las que cada distrito discute de qué manera se traduce el piso del acuerdo.

La olla PRO

“Estuvimos rascando el fondo de la olla, y no hay más plata.” El ministro de Hacienda porteño comunicó así a los gremios docentes la supuesta falta de presupuesto para mejorar la oferta salarial que acercaron ayer a la mesa paritaria. “El jefe de Gobierno, Mauricio Macri, y su gabinete exhibieron una total falta de responsabilidad y provocaron que en la ciudad de Buenos Aires los chicos no tengan clases el martes y el miércoles de la semana que viene”, aseguró a este diario el secretario adjunto de UTE-Ctera, Alejandro Demichelis. Con la presencia de los ministros de Educación, Mariano Narodowski, y de Hacienda, Néstor Grindetti, y los 17 gremios con representación en el distrito, la reunión paritaria comenzó a las 19. Los funcionarios ofrecieron una aumento de 110 pesos no bonificables a partir de marzo. Para los representantes sindicales el monto es insuficiente. “La ciudad podría hacer un esfuerzo superador porque tiene recursos”, plantearon.

El paro de la semana que viene es el final de una tregua que había solicitado el Ejecutivo porteño ante el anuncio de los gremios de realizar una medida de fuerza también el 9 de marzo, cuando debían iniciar las clases los colegios secundarios, y tras concretar una huelga de 24 horas con un alto grado de acatamiento. Ante la solicitud de tiempo, los sindicatos dejaron en suspenso la medida y acordaron con el gobierno una nueva reunión paritaria, que se concretó ayer, y la creación de una comisión técnica mixta para acercar posiciones. Las reuniones resultaron un fracaso y sacaron a la luz las diferencias internas en el gabinete macrista, cuando los técnicos de la cartera educativa realizaron una propuesta a los gremios e inmediatamente sonó la voz de Grindetti en un teléfono, desautorizando los avances de Narodowski.

Si bien las organizaciones gremiales adelantaron que “el diálogo sigue abierto y esperan el llamado del gobierno porteño para una nueva reunión”, el secretario general de UTE, Eduardo López, afirmó que la propuesta fue desechada porque “achata el escalafón salarial” y destacó que “todos los sindicatos la rechazamos y convocaremos a un paro de 48 horas para el martes y miércoles próximo”, con una movilización –en la primera jornada– hacia la Jefatura de Gobierno de la ciudad. Ayer, en el transcurso del encuentro, los gremios les recordaron a los funcionarios que en “provincias más pobres como Chaco y La Rioja el básico es más alto que en Capital”. Y volvieron a pedir que se anule el decreto que otorga “premios a la productividad de los funcionarios”.

Compartir: 

Twitter
 

El secretario general del Sindicato Unico de Educación bonaerense (Suteba), Roberto Baradel.
Imagen: Télam
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared