DEPORTES › REMODELAN EL MARACANA

El templo sagrado

Con 60 años de historia, el estadio Maracaná, el templo del fútbol brasileño, será modernizado a un costo de 300 millones de dólares de cara a recibir el Mundial 2014. El mítico estadio, escenario de la final del Mundial de 1950, será cerrado en septiembre del próximo año para ser sometido a una profunda reforma arquitectónica, que pretende transformar el que fuera el “mayor” estadio del mundo en el “mejor” para la Copa del Mundo.

El proyecto (foto) fue presentado ayer por la secretaria de Deportes y Turismo de Río de Janeiro, Marcia Lins, y prevé varias modificaciones internas y externas, que lo transformarán por completo para cumplir con todas las exigencias que pide la FIFA para los estadios que aspiran a organizar la final de un Mundial. “El comienzo de los trabajos de renovación está previsto para marzo de 2010, pero el estadio se cerrará completamente en septiembre”, declaró ayer Lins.

La finalización de los trabajos en el Maracaná, el cual fue inaugurado en 1950 con una capacidad de 200.000 espectadores, está prevista para diciembre de 2012, así precisó la secretaria durante la presentación del proyecto arquitectónico. Por su parte, las obras apenas reducirán la capacidad actual de 87 mil lugares a cerca de 83 mil, un número suficiente que, según las exigencias de la FIFA, puede ser la sede de la final del Mundial. “Perderemos apenas unos 4000 lugares, pero ganaremos mucho en servicios y comodidades”, afirmó Lins.

Es que la modernización del estadio, tarea que está bajo la responsabilidad del gobierno de Río de Janeiro, también sufrirá una reestructuración urbanística en las zonas aledañas, que permitirá conectar al estadio, mediante plazas y jardines elevados, al zoológico y al Museo Nacional de la ciudad. Todo esto quedará dentro del complejo del Maracaná, que incluye un gimnasio, un parque acuático y un estadio de atletismo, en parte de un gran espacio público con numerosas plazas, jardines, estacionamientos y servicios comerciales.

Por otro lado, Lins explicó que el presupuesto original para el proyecto puede ser modificado dependiendo de los detalles finales y de la conclusión de los estudios de viabilidad técnica. A su vez, agregó que el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (Bndes) ya ofreció un crédito por 400 millones de reales (unos 228,6 millones de dólares) para colaborar en la reconstrucción del mítico estadio. A estos recursos se le suman los otros 200 millones de reales (unos 114,3 millones de dólares) que ya fueron invertidos en las reformas previas a los Juegos Panamericanos, que Río de Janeiro organizó en 2007.

Pese a que el estadio que hospedará la final del Mundial aún no ha sido definido y el honor se lo disputan entre Río de Janeiro y San Pablo, las reformas del Maracaná buscan que el estadio cumpla todas las exigencias para ser escogido como tal. Por eso, gran parte de las obras serán destinadas a facilitar el ingreso y la salida de los espectadores, con nuevos túneles y pasarelas, ya que una de las exigencias de la FIFA es que el estadio pueda ser evacuado en sólo ocho minutos. Actualmente ese plazo es de unos 20 minutos.

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.