DEPORTES › LAS CAUSAS POR LAS CUALES EL EQUIPO NO LOGRA CONSOLIDARSE

Las cinco falencias de Boca

El plantel conducido por Claudio Borghi quedó a nueve puntos del líder Estudiantes, y entre los aspectos negativos están la falta de firmeza defensiva y la ausencia de un jugador clave como Juan Román Riquelme.

1

En los ocho partidos del Apertura, Boca no pudo mantener su valla invicta. Y si bien no le llegan tanto, cada vez que lo atacan, sus rivales lo lastiman. Ya sea por errores puntuales (Giménez contra Godoy Cruz, Clemente Rodríguez contra Racing o Medel contra Colón) o por problemas de funcionamiento, el equipo de Borghi no encuentra la manera de solidificar su última línea. Es una materia pendiente encontrar firmeza en ese sector de la cancha. Ya recibió 11 goles, apenas dos menos que Olimpo, el equipo que cuenta con la valla más vencida del torneo.

2

La ausencia de Riquelme no se pudo disimular. Por más que el propio enganche aseguró que su presencia no era tan necesaria, la realidad demostró lo contrario. Bor-ghi probó con Marcelo Cañete, también buscó una alternativa con Damián Escudero y por último se la jugó con Cristian Chávez, sin que ninguno de los tres pudiera estar a la altura del compromiso. Por eso, para jugar ante Lanús, volverá a ubicar a Cañete. Salvo algunos ratitos de Chávez ante Vélez y ante Colón, nadie pudo asumir el rol de conductor, por lo que a Boca le faltó fútbol, tanto para generar peligro en busca de lograr un resultado como para sostener el balón cuando necesitaba mantener una victoria parcial.

3

Por los costados, el técnico no encontró los carrileros, piezas vitales para su esquema. Tras la frustrada llegada del chileno Gonzalo Fierro, Borghi probó con diferentes alternativas para ambos costados: Méndez-Giménez, Méndez-Clemente, Clemente-Giménez, Clemente-Escudero y Gaona Lugo-Escudero. Como con los enganches, tampoco quedó conforme con ninguna dupla, por lo que para jugar ante Lanús se perfilan Gaona Lugo-Giménez, una dupla inédita. Lo concreto es que para ninguno de ellos es una posición natural y les cuesta disimularlo, sobre todo cuando tienen que cerrar ante pelotazos cruzados.

4

La irregularidad que muestra Boca de un partido a otro, e incluso en un mismo juego, es llamativa. Pasó de un encuentro más que aceptable ante Vélez a uno flojísimo ante San Lorenzo. Parecía recuperarse en la victoria ante Colón, pero retrocedió varios casilleros en la caída ante Estudiantes. Por momentos deja la sensación de poder arrancar y tener estímulos positivos, pero en otros muestra una apatía que exaspera: ante San Lorenzo y All Boys no pateó al arco en 45 minutos. Ante Estudiantes, directamente no lo hizo en los 90.

5

Los delanteros cumplieron en los números, con nueve goles entre ambos, pero sus rendimientos son muy desparejos. Palermo, con cinco goles, brilló en los triunfos ante Olimpo y Colón, pero en los seis partidos restantes su aporte resultó casi nulo. Viatri pesó en los primeros partidos, pero en los últimos su protagonismo ha decaído. Obligado a salir del área porque la pelota no le llega limpia, su incidencia en el desarrollo mermó mucho. Si a ello se suma el casi nulo aporte de los volantes en ataque (sólo Battaglia convirtió un gol), el panorama luce complicado.

Compartir: 

Twitter
 

Riquelme corre junto a Clemente Rodríguez. El volante está cerca de la vuelta.
Imagen: Télam
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.