DEPORTES › FUTBOL > EL PRESIDENTE COGORNO ANUNCIó SU RENUNCIA POR TWITTER

Racing, academia del terror

Un grupo de barrabravas entró a la sede para exigir la salida de todos los dirigentes y Cogorno supeditó su decisión a una actitud similar del vice Molina. “Si no, que nos dejen seguir trabajando”, pidió. Hubo amenazas y pintadas.

Horas agitadas se vivieron en Racing. En medio de la crisis política que atraviesa el club de Avellaneda, por la mañana aparecieron pintadas intimidatorias en las cercanías del estadio, cerca del mediodía un grupo de barrabravas irrumpió en la sede de la Avenida Mitre para exigir la salida de toda la dirigencia y ya por la tarde el presidente Gastón Cogorno anunció que presentaba su renuncia, con la condición de que el vicepresidente primero, Rodolfo Molina, también abandone su cargo.

La interna entre los directivos de Racing sumó ayer un nuevo capítulo, con pintadas ofensivas en los alrededores del Cilindro de Avellaneda. “Andate Molina: puto, ortiva, golpista”, fue el mensaje anónimo escrito esta mañana sobre la calle Colón, esquina Italia, como respuesta a otra pintada (“Chau Cogorno), que apareció el fin de semana en el pasaje Corbatta. Ambas leyendas fueron cubiertas con pintura por empleados de Racing mientras transcurría la primera práctica semanal del equipo, en el predio contiguo al estadio.

Pero las pintadas no fueron lo más grave de la mañana: al menos cuatro barras se metieron en el edificio de la Avenida Mitre 934 y advirtieron que no aceptarán que se acepte la dimisión de Cogorno y siga en su cargo Molina, tal como especulan los seguidores del actual vicepresidente. Si Cogorno, sin sostén en la Comisión Directiva, presenta la renuncia, por estatuto su sucesor tendría que ser Molina, lo que motivó la advertencia de los barrabravas.

En medio de la crisis interna, Cogorno se fue quedando flaco de apoyo y sólo quedó como incondicional el secretario general Christian Devia, tras las renuncias del secretario, Leandro Rodríguez Hevia; el manager de fútbol profesional, Roberto Ayala, y el gerente de la sede de Villa del Parque, Rubén Guevara. Tras la visita de los barras, el gerente de la sede, Juan Torres Lastra, dispuso liberar a los empleados y que no haya actividad en la sede, que quedó custodiada por un camión celular de la policía bonaerense.

Mientras tanto, Cogorno jugó su última carta para seguir en su cargo. A través de su cuenta en Twitter, el presidente anunció que presentaba su renuncia, con la condición de que Molina y Víctor Blanco, el vice segundo, también dimitan, para hacer un nuevo llamado a elecciones. “Mi renuncia ya está a disposición, esperando la de Molina y Blanco, para que la gente pueda elegir democráticamente al nuevo presidente”, escribió Cogorno, que puso un mensaje contundente por si no presentaban la renuncia: “Que den un paso al costado y nos dejen seguir trabajando”.

Compartir: 

Twitter
 

La sede de Racing, asolada ayer por los barrabravas que clamaron por renuncias.
Imagen: DyN
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.