DEPORTES › EL EQUIPO ARGENTINO DE COPA DAVIS JUEGA DESDE HOY LA FINAL EN MOSCU

Es la medalla que le falta al deporte

Juan Chela se mide temprano con Nikolai Davydenko y a continuación David Nalbandian juega contra Marat Safin, en procura de concretar un sueño pendiente, 25 años después de aquella final de Cincinnati.

Es el sueño pendiente y, para muchos, una obsesión. Toda la Argentina estará pendiente, desde las 7 de la mañana, de lo que hagan sus tenistas en Moscú. Juan Ignacio Chela (33º del ranking mundial) se enfrentará en el primer turno ante el número uno de Rusia, Nikolai Davydenko (3º); luego David Nalbandian (8º) disputará el segundo punto ante Marat Safin (26º), con televisación de TyC Sports. Y con ellos, todos los argentinos estarán soñando con un logro inédito: el título de la Copa Davis.

La Argentina, un país que ganó dos mundiales de fútbol, que tuvo un pentacampeón de Fórmula 1 como Juan Manuel Fangio, múltiples campeones en boxeo y un ídolo como Carlos Monzón, un título mundial y un oro olímpico de básquetbol, un ganador del British Open de golf como Roberto de Vicenzo y dos oros olímpicos en maratón (Zabala en 1932 y Cabrera en 1948), quiere de una vez por todas dejar de esperar. Quiere ganar la Copa Davis.

Es cierto que no existieron argentinos campeones del Tour de France o recordistas mundiales en los 100 metros, pero ni el ciclismo ni la velocidad en el atletismo son disciplinas que despierten pasión en este país. Fútbol, básquetbol, automovilismo, boxeo: ésos son los cuatro ejes tradicionales del deporte argentino. Y el tenis es el quinto. Pese a los cuatro Grand Slam de Guillermo Vilas, al US Open ganado por Gabriela Sabatini y el título de Roland Garros conquistado por Gastón Gaudio, el tenis está en deuda, porque la derrota en la final de la Davis en 1981, ante los Estados Unidos, es un antecedente demasiado pobre para un deporte que en la Argentina es notablemente popular.

“Claro que pensamos en lo que significa ganar la Davis. Lo hacemos desde que empezó este proceso”, admitió esta semana el capitán argentino, Alberto Mancini. “La Copa Davis es uno de los grandes asuntos deportivos aún sin concretar en nuestro país.” Hay más de 60 periodistas argentinos en Moscú, cinco canales de televisión, diez radios, los principales periódicos del país y un largo etcétera.

Y por eso es que no podía faltar en Moscú el nombre más popular de la Argentina en todo el mundo, la palabra mágica que abre puertas a muchos argentinos en los rincones más insospechados del planeta: Diego Maradona. La Federación Internacional de Tenis (ITF) ya advirtió que Maradona debe “comportarse adecuadamente”, porque de lo contrario podría ser expulsado del estadio.

La Argentina no pudo ganar este año el Mundial de Fútbol de Alemania y es por eso que terminar 2006 con la conquista de la Davis sería la noticia deportiva del año. Y no deja de ser curioso que puedan hacerlo en un año en que sus jugadores no mostraron el nivel de 2004 y 2005 –sólo ganaron tres títulos menores–, un año en el que están aún señalados por los casos de doping que los afectaron en los últimos tiempos.

Un eventual título de Argentina sería “recibido con ambivalencia en el mundo del tenis”, escribió ayer el International Herald Tribune, que define 2006 como “un éxito en términos legales” para el tenis argentino, con dos jugadores que lograron reducir sus sanciones por doping.

“Demasiados de sus jugadores dieron positivo en controles antidoping, incluyendo a (Juan) Chela (que abre la serie), suspendido por tres meses en 2001. (Guillermo) Cañas está en Moscú como sparring tras haber terminado su suspensión en septiembre. (Mariano) Puerta, que está entrenando nuevamente, puede regresar el año próximo tras haber logrado reducir su sanción de ocho años a dos.”

Ajenos a esa mancha sobre el tenis argentino, Guillermo Vilas y José Luis Clerc, emblemas de los ’70 y principios de los ‘80, protagonistas de la final de 1981 en Cincinnati, no estarán en Moscú. Ninguno está contento con la dirigencia actual del tenis, pero los dos dicen desear que la generación encabezada por David Nalbandian complete el trabajo que ellos no pudieron terminar.


El equipo argentino en pleno durante el sorteo del orden de los partidos.

Compartir: 

Twitter
 

Safin saluda a Nalbandian.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.