DEPORTES › UN NEGOCIO ESTRATEGICO QUE PUEDE CAMBIAR LA RELACION DE LA AFA CON LA TELEVISION

La venta de Puntogol, un punto de partida

El agente comercial exclusivo de la máxima entidad del fútbol argentino habría sido comprado por 12 millones de dólares por el grupo español Santa Mónica, que maneja derechos de la Real Federación y siete clubes de su país. Sus intenciones serían quedarse con los derechos del fútbol televisado.

 Por Gustavo Veiga

Puntogol ST&M SA, el agente comercial exclusivo de la AFA y una empresa clave en el entramado de su poder, habría sido vendido al grupo español Santa Mónica, que controla negocios semejantes en su país, como los derechos de la Real Federación de Fútbol y de siete clubes de Primera División. Jesús Samper Vidal y Romeo Cotorruelo Menta, el presidente y vice de la parte compradora, estuvieron en la Argentina el mes pasado luego de visitar Santiago de Chile, a donde también viajaron para consolidarse en el fútbol trasandino, ya que anunciaron la apertura de una oficina y manejarán el marketing y la publicidad de cinco equipos. La operación sobre la cual en la AFA dicen no tener noticias fue confirmada en privado por los empresarios españoles en su paso por Buenos Aires, e incluso se deslizó una cifra: 12 millones de dólares. Fuentes consultadas por Página/12 interpretan que, si Puntogol cambió de manos, ése sería el primer paso hacia una jugada más audaz: intentar quedarse en el futuro con los derechos del fútbol televisado, cuyo precio provocó una aguda crisis entre la asociación que preside Julio Grondona y sus dueños, las compañías Televisión Satelital Codificada (TSC) y Torneos y Competencias (TyC).

“No me consta la venta, porque si se hubiera concretado yo debería saberlo y alguien tendría que presentarse como el continuador de Puntogol. Tampoco descarto que pueda gestarse una operación así, porque este tipo de sociedades se venden siempre”, confió un importante dirigente de la AFA, un tanto sorprendido por la información. La compañía inscripta en la Inspección General de Justicia el 23 de enero de 1998 y cuyo presidente es Eduardo Martino, el empresario que pasó a controlarla cuando se alejó Martín Redrado, el actual titular del Banco Central, tuvo una ganancia neta en el balance de 2005 –el último conocido– que ascendió a 3.140.940 pesos, suma que al año siguiente debería haberse incrementado por la realización del Mundial de Alemania y las ventas de diferentes productos que ese torneo promovió.

Varios llamados realizados a Puntogol el viernes pasado, tanto a sus oficinas como a los teléfonos celulares de sus autoridades (Eduardo Martino, Fernando Piccolella y Cintia Cordero, entre otros), no arrojaron resultados. Sin embargo, Samper y Cotorruelo Menta tomaron contacto con la compañía que sus propios dueños valuaron en casi el doble del dinero en que la habrían terminado vendiendo. El presidente del grupo Santa Mónica, según denunció la publicación española El Confidencial el 14 de octubre de 2006, “es directivo de la Federación, pese a que el código del buen gobierno de la RFEF especifica que no puede ser directivo una persona que tenga intereses comerciales con este organismo”.

Vaya curiosidad. Aquí, la propiedad de Puntogol se les atribuyó en su momento a los presidentes de dos clubes que compartieron su manejo con el citado Martino y Alejandro Barrionuevo, el hijo del sindicalista gastronómico. En su libro El Macho, la biografía no autorizada de Luis Barrionuevo publicada en enero del 2004, el periodista Daniel Olivera escribió: “Oficialmente, Alejandro Barrionuevo no figura en la constitución accionaria de la empresa. Menos aún Julio Grondona (h), que por razones de competencia natural está inhibido de hacerlo. Julio Comparada no quiso ser menos y tampoco puso la firma”. Más adelante, el autor completó: “El único que puso la cara, el nombre y la firma es Eduardo Martino, socio de Comparada en el negocio de exportación de prendas de vestir de alta costura”.

Casi tres años después, a fines de 2006, un hombre que repartía volantes de manera furtiva en las puertas de la AFA dejó ver un texto dirigido a Julio Grondona que decía: “Explicale al Comité Ejecutivo por qué el Sr. Comparada se lleva el 40% de los contratos de AFA mediante la sociedad Puntogol”. Esa y otras denuncias tenían la siguiente firma al pie: “Familia Lombardi”. Todo indica que podrían ser los antiguos socios del hombre fuerte del fútbol argentino en su ferretería de Sarandí. Como fuere, documentación presentada por la compañía en la Inspección General de Justicia de la Capital Federal señala que sus dos accionistas principales son Puntogol Corp., una denominada “sociedad vehículo” con sede en 20 de Castro Street, Road Town, Tortola, Islas Vírgenes Británicas, y Futdial SA, domiciliada en Juan Domingo Perón 830, Villa Constitución, provincia de Santa Fe. El representante legal de la primera, que posee el 65,24 % del capital, es Fernando Javier Jiménez, un contador público que figuraba como director suplente de Puntogol ST&M hasta el año pasado. Y el hombre de Futdial es Rogelio Armando Riganti, un ex proveedor de materiales del negocio de Julio Grondona que terminó convertido en el próspero vicepresidente que acompaña a Martino, con honorarios que superan los 300 mil pesos anuales.

Entre los hechos relevantes que destaca la empresa en sus actas de directorio, figuran cómo completó “la grilla de sponsors oficiales de la selección incorporando (hace poco más de un año) a prestigiosas firmas como CTI Móvil y el Banco de la Nación Argentina”; cómo desarrolló de modo significativo el segmento de licencias que contempla “desde electrónica, transmisión de información exclusiva y ropa de cama hasta termos, bufandas y carpetas escolares” y cómo “por cuarto año consecutivo, hemos incrementado sensiblemente nuestra contribución al presupuesto de la AFA (17% para 2005)”.

Asimismo, Puntogol ST&M participó “muy activamente en la promoción y organización de eventos deportivos, coordinando junto con Torneos y Competencias varios partidos amistosos en los que la selección nacional enfrentó a sus pares de Alemania, México, Hungría, Inglaterra y Qatar” y compró junto a TyC “el derecho de explotación comercial de la nueva propiedad lanzada por la FIFA, el fútbol playa”. Por último, señalaba el 28 de febrero de 2006 que sus ventas habían crecido “un 27% en relación con el ejercicio anterior”.

Esta empresa vinieron a comprar los españoles del grupo Santa Mónica. La misma que, según el último balance de la AFA cerrado al 30 de junio de 2006, le permitió a la casa del fútbol obtener unos 18.495.322,12 pesos por patrocinios de la selección nacional. Esa especie de vaca lechera que, cuando juega en el exterior, paga todas las cuentas en divisas y además arroja ganancias porque las marcas internacionales que publicitan en sus partidos abonan en euros, dólares o yenes. Un cálculo que seguramente habrán hecho Samper y Cotorruelo Menta, que anduvieron por aquí hablando de cómo su compañía sigue en pleno proceso de expansión.

Compartir: 

Twitter
 

Samper presionó para que Argentina-España se jugara en Murcia.
Imagen: Worleleven.com
SUBNOTAS
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared