DEPORTES › NARVAEZ RETUVO FACIL EL TITULO MOSCA ANTE TAMARA

Ganó en otra pelea sin gracia

 Por Daniel Guiñazú

A la luz de lo que sucedió sobre el ring del Nuevo Palacio Aurinegro de Puerto Madryn, en la provincia de Chubut, resultaron exageradas las precauciones que se le hicieron a Omar Narváez respecto de lo complicado que podía llegar a resultarle su retador, el colombiano Carlos Tamara. En verdad, el campeón de los moscas de la Organización Mundial de Boxeo simplificó lo difícil. Y lo que parecía, a priori, un compromiso lleno de tensiones y peligros, terminó convertido, casi, en una pelea sin gracia. Narváez, del tercer round en adelante, gobernó el pleito desde lo estratégico hasta lo psicológico, hasta construir una victoria amplia y apacible, por 10, 10 y 12 puntos en las tarjetas de los jurados.

Una sola observación merece la tarea de Narváez (50,600 kg) en la madrugada del sábado. Quedó la sensación de que pudo haber noqueado si hubiera afirmado más sus manos sobre la humanidad de Tamara (50,800 kg) y no hubiera tocado tanto a la manera del boxeo amateur. Hasta llegó a dar la impresión, promediando el combate, de que el campeón peleaba así porque se había resentido de sus viejas lesiones en los puños que tanto lo atormentaron en 2005 y 2006. Pero el propio Narváez se apresuró a desmentirlo en sus declaraciones posteriores. Dijo que no había sentido dolores y que su zurda, otrora rota, respondió tanto y tan bien que se olvidó de usar la derecha.

Superada sin dramatismos y excelentes calificaciones la duodécima defensa de su corona, el único campeón del mundo del pugilismo nacional pretende dejar una huella en la historia. Quiere superar las 14 defensas exitosas que Carlos Monzón hizo de su título de los medianos para ser el campeón argentino que más veces expuso su corona, y las 18 del tailandés Pongsaklek Wongjomkam, para convertirse en el campeón mosca más activo de todos los tiempos. En marzo, según parece, hará en Madrid una defensa opcional ante el zaragozano José Antonio López Bueno, a la espera de un gran desafío que se ha dilatado más de la cuenta: la unificación de su corona ante cualquiera de los campeones de las otras entidades: los japoneses Takefumi Sakata (AMB) y Daisuke Naito (CMB) y el filipino Nonito Donaire (FIB).

Narváez aspira a enfrentarlos cuanto antes en procura de una gran bolsa que todavía no ha cobrado pese a que lleva más de cinco años como monarca de la OMB. Su manager, Osvaldo Rivero, en cambio, prefiere aguardar tiempos mejores. No le interesa correr riesgos deportivos en el Lejano Oriente a cambio de dinero grande. Prefiere la prudencia, aunque Narváez haya dado muestras de que le sobra calidad como para pisar fuerte en cualquier ring de cualquier lugar del mundo. Y que brilla más cuando más le exigen.

Compartir: 

Twitter
 

El chubutense defendió por duodécima vez su título de la OMB.
Imagen: Télam
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared