ECONOMíA › LA AUTORIDAD MONETARIA MANTUVO EL PRECIO DE LA DIVISA EN 4,28 PESOS

El Central no quiere que hagan olas

La demanda de dólares viene en descenso, lo que facilita la tarea del BCRA para manejar el mercado. La preocupación oficial es por la no renovación de depósitos en dólares. Llamados a automotrices y otras empresas para que no giren utilidades.

 Por Cristian Carrillo y
Javier Lewkowicz

El dólar se mantuvo ayer sin cambios a 4,28 pesos, aunque en la primera parte de la rueda había llegado a sumar un centavo. La demanda del público fue reducida, al igual que en el segmento mayorista, adonde se operó un volumen de apenas 280 millones de dólares. El Banco Central tuvo un saldo neutro de intervención, pero las reservas cayeron otros 159 millones de dólares, a 46.655 millones. Entre otros factores, la pérdida estuvo vinculada con el fenómeno de salida de depósitos en dólares de los bancos, ya sea por el retiro de billetes de las cajas de ahorro o por la no renovación de plazos fijos en esa moneda. La preocupación oficial porque esa situación derive en un estrangulamiento de las líneas de prefinanciación de exportaciones llevó a que varios funcionarios se comunicaran con las empresas extranjeras para que detengan la compra de dólares. Ayer se sumó la ministra de Industria, Débora Giorgi, quien solicitó a las automotrices que reinviertan sus utilidades en lugar de girar dividendos.

La aplicación del nuevo régimen de control y fiscalización de los fondos para la compraventa de moneda extranjera se va ajustando con el transcurso de los días, según reconocieron a este diario directivos de bancos del microcentro. No obstante, todavía se registran rechazos y/o mensajes de “inconsistencia” en las consultas, a partir de que algunos datos de los contribuyentes ingresados en la base de la AFIP no están actualizados. Tal es el caso de la venta de automotores o inmuebles en las últimas semanas. Frente a esas situaciones, los contribuyentes deben concurrir a las agencias de la AFIP para ingresar los nuevos datos. Esos rechazos –a pesar de su baja incidencia en el total de transacciones– fueron utilizados por el establishment para iniciar una ola de rumores que generó incertidumbre entre los ahorristas.

El reflejo de ese temor es la caída de los depósitos en dólares de los bancos. La semana pasada ese goteo estuvo en un rango del 3 al 5 por ciento del total de inmovilizaciones en moneda extranjera, que ascendía a 14.700 millones de dólares al 28 de octubre último. El dato se conocerá oficialmente hoy. En lo que va de esta semana, la salida ya alcanza al 7 por ciento del nuevo monto restante (casi 14.000 millones). “La salida de depósitos se mantiene estable”, aseguró un directivo bancario de la city. La suba en el guarismo tiene que ver con una menor base de comparación. El indicador diario de esta salida de depósitos se ve en la pérdida de reservas por menores encajes de los bancos. Las entidades están obligadas a inmovilizar una parte de los ahorros de sus clientes en cuentas del BC como seguro. Cuando se retira un depósito se cancela esa inmovilización de efectivo mínimo (encaje).

Esta situación genera preocupación en el Gobierno, debido a que la caída en los ahorros en dólares podría quitarle liquidez en esa moneda a los bancos, incentivándolos a cortar las líneas de prefinanciación de exportaciones. En caso de suceder esto, podría entorpecerse la actividad exportadora, con el consecuente impacto en el ingreso de divisas para el país. El Central ofreció a los bancos su línea de pases –préstamos a corto plazo con garantía de títulos públicos– con la que asegura liquidez al sistema.

En tanto, continuaron los llamados telefónicos oficiales a grandes empresas extranjeras para que limiten sus compras de dólares. El miércoles fue el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, quien solicitó “colaboración” de las firmas para que eviten comprar dólares por dos meses, hasta que se resuelva la actual “situación de anormalidad”. Moreno siguió ayer en su agenda con las firmas del sector farmacéutico. La ministra de Industria hizo lo suyo con las automotrices, siderúrgicas y del sector neumáticos. El objetivo es congelar la compra de dólares para repartir utilidades y dividendos hasta que se estabilice el mercado. Sin embargo, las negociaciones con las terminales incluye la posibilidad de limitar ese tipo de compras durante todo 2012. En algunos casos se estudia la posibilidad de reinversión de utilidades o aportes de capital.

Compartir: 

Twitter
 

El nivel de reservas cayó otros 159 millones de dólares, a 46.655 millones.
Imagen: DyN
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.