ECONOMíA › CRITICAS DEL MINISTRO DE INDUSTRIA, MUY DURO CON ARGENTINA

Brasil se queja, pese al superávit

El gobierno de Brasil se quejó de la administración del comercio que aplica la Argentina. En declaraciones a la prensa, el ministro de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, Fernando Pimentel, indicó que “la Argentina ha sido un problema permanente. Tenemos buenas relaciones políticas, pero, económicamente, es difícil lidiar con ellos”. La molestia se renovó a causa de la reciente disposición del gobierno argentino para que los importadores presenten, de forma previa a la emisión de la orden de compra, una declaración jurada que detalle la operación. Ese documento, se especula, deberá recibir el visto bueno del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, y su par de Comercio Exterior, Beatriz Paglieri, para poder efectivizarse. Una postura diferente a la de Pimentel tomó el canciller uruguayo, Luis Almagro, quien, si bien no negó dificultades, reconoció que “el balance global es positivo”.

Es la primera reacción pública de la administración de Dilma Rousseff en relación con la nueva declaración jurada anticipada de importaciones. Antes, sólo la Confederación Nacional de la Industria (CNI), una de las principales entidades patronales del país vecino, había manifestado su malestar. Pimentel señaló que “no se iniciarán negociaciones –con el gobierno argentino– hasta que las medidas no entren en vigor”.

El gobierno nacional suele matizar las medidas proteccionistas a partir del dato global del comercio bilateral, que es ampliamente favorable al país vecino. En ese sentido, Pimentel sólo mencionó que “Brasil tiene un superávit de cerca de seis mil millones de dólares con la Argentina”. Ese saldo favorable es estructural. De enero a noviembre de 2011 el rojo argentino fue de 4023 millones de dólares, según datos del Indec. Entre 2006 y 2010, la diferencia acumulada asciende a 16.803 millones.

Distinta fue la postura del canciller de Uruguay, Luis Almagro, quien manifestó que algunos sectores industriales de su país “se han visto afectados”, como la imprenta y el textil, “donde la entrega de licencias no automáticas ha demorado un poco más que los acuerdos que tenemos entre los países”. Pero “el balance del comercio bilateral es definitivamente positivo”, admitió, “ya que en 2011 se ha logrado un crecimiento del 17 por ciento de nuestras exportaciones a la Argentina, las cifras más altas entre los dos países en los últimos 20 años”.

Por otro lado, el presidente de la Cámara de la Industria del Calzado, Alberto Sellaro, indicó que el control de las compras “es excelente porque hay muchos importadores que en nuestro sector hacen negocios como no se debe”. En cambio, el ex presidente del Central Martín Redrado dijo que “es una estocada para el nivel de actividad”. “La oposición interrumpió sus vacaciones para defender a las corporaciones”, ironizó Agustín Rossi, diputado del FpV.

Compartir: 

Twitter
 

“La Argentina ha sido un problema permanente”, dijo Pimentel.
Imagen: Télam
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.