EL MUNDO › EN CHILE, UNIVERSITARIOS Y SECUNDARIOS QUIEREN FRENAR SU SANCION

Los estudiantes protestan contra la nueva ley

Después de hacer temblar a Chile en el 2006, los pingüinos vuelven de a poco a las calles. Más de 4000 secundarios y universitarios se movilizaron ayer junto con profesores para frenar la nueva ley de educación que se tramita en el Congreso y el gobierno pretende aprobar. “La Ley General de Educación (LGE) no contiene las demandas que planteamos en el 2006 y mantiene el lucro en la educación”, dijo a Página/12 el presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech), Jaime Zamorano. En cambio, el subsecretario del Ministerio de Educación dijo que la LGE es un avance. “El lucro va a ser regulado”, señaló a este diario Cristian Martínez.

La principal protesta se produjo a cuadras del palacio de gobierno en Santiago de Chile, la capital del país. Como en otras ocasiones, lo que empezó como una jornada pacífica terminó con el de- salojo de los estudiantes por parte de los carabineros, que detuvieron a unas 100 personas luego de que se produjeran disturbios. En las sureñas ciudades de Talca y Concepción también hubo movilizaciones, cortes de calle y detenciones de otros cientos.

En momentos en que muchas universidades del país están tomadas o haciendo paro, unos 8000 estudiantes marcharon para rechazar el proyecto de ley de educación que se encuentra actualmente en la Cámara de Diputados, según el conteo de la Fech. La Ley General de Educación (LGE) es promovida por la Concertación gobernante y partidos de derecha en reemplazo de la vigente Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza (LOCE), aprobada durante la dictadura de Augusto Pinochet.

A pesar de que la LGE surgió en respuesta a la “revolución de los pingüinos” del 2006, los estudiantes la consideran ambigua y no representativa de las “bases”. “Pretendíamos que la LGE cambiara la LOCE, pero los empresarios van a seguir metiéndose en la educación”, dijo el líder de la Fech. En el último congreso de abril, los estudiantes definieron un petitorio en el que exigen el congelamiento de los aranceles, el fin del autofinanciamiento en las instituciones educativas, la democratización de las mismas. Para Zamora esos puntos son los que faltan en la nueva norma.

Pero eso no es todo. Los estudiantes también piden la renuncia de la nueva ministra de Educación, Mónica Jiménez, que asumió en abril para sustituir a Yasna Provoste, destituida por acusaciones de corrupción. “Desde que asumió la ex rectora de la universidad privada (Católica de Temuco) no dialogó con nadie y dijo que está a favor del lucro cuando ocupaba otro cargo”, añadió Zamora. Por ello, la comunidad educativa prevé movilizarse de nuevo el 19 y 20 de este mes a la espera de una señal de la mandataria Michelle Bachelet, que el 21 dará su discurso de balance anual.

Sin embargo, el gobierno cree que ya hizo gestos. “Desde enero proponemos una mesa de conversación de la que yo voy a estar a cargo para conocer las demandas de los estudiantes, pero ellos prefirieron movilizarse”, dijo el subsecretario de Educación Cristian Martínez. Aunque el gobierno no va a eliminar el lucro en el sistema educativo, para el funcionario la LGE es un triunfo. “Hoy cualquiera puede armar un colegio privado. Con la nueva norma, el lucro y los recursos van a ser regulados”, señaló.

Informe: Juan Manuel Barca

Compartir: 

Twitter
 

Miles de estudiantes salieron a las calles de Santiago.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.