EL MUNDO › SEGUN INDICA UN INFORME DE LA INTERPOL PEDIDO POR COLOMBIA

“Las PCs de Reyes, intactas”

Los datos que supuestamente pertenecían al número dos de las FARC y fueron confiscados tras el ataque colombiano al campamento “no fueron manipulados”, según la Interpol. La UE se congratuló. Venezuela y Ecuador hablaron de farsa.

La Interpol le puso fin al suspenso y concluyó que las computadoras supuestamente confiscadas del campamento del ex número dos de las FARC Raúl Reyes no fueron manipuladas. “Nadie puede cuestionar nunca si Colombia manipuló esa evidencia”, aseguró ayer el secretario general de la Interpol, Ronald Noble, en Bogotá, después de entregarle su informe final al gobierno colombiano. Después de semanas de denuncias, escándalos y extradiciones muy criticadas, por fin el presidente Alvaro Uribe recibía una buena noticia. Estados Unidos y la Unión Europea se apuraron a celebrar la noticia.

Desde Ecuador y Venezuela, en cambio, el escepticismo fue total. “Esto es una gran mentira hecha en laboratorios de Estados Unidos”, aseguró el ministro de Defensa de Caracas, el general Gustavo Rangel, y recordó que Noble, antes de ser designado en Interpol, trabajaba en el Departamento del Tesoro norteamericano. Desde Lima, Hugo Chávez advirtió que el informe dañará el comercio con Colombia y desafió a Uribe a que cuestione los vínculos del presidente francés Nicolas Sarkozy con las FARC.

Hace una semana, un grupo de académicos estadounidenses publicó un comunicado en el que les pedían a los medios internacionales que “interpreten de manera muy cuidadosa” el informe de Interpol. “Incluso si llegara a corroborarse que las computadoras personales en efecto pertenecían a miembros de las FARC, no existe evidencia que indique que los documentos disponibles para el público pudieran servir de base para ninguna de las afirmaciones extremistas hechas por el gobierno colombiano en cuanto a que Ecuador y Venezuela tuvieran algún tipo de relación financiera con los rebeldes”, escribieron más de 30 profesores de las universidades de Harvard, Duke, Nueva York, Washington, entre otras.

El informe de los académicos además rescataba que, a principio de este mes, el propio secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, había reconocido ante el Subcomité de Asuntos del Hemisferio Occidental de la Cámara de Representantes norteamericana que “no existe evidencia” que vincule a Venezuela con los guerrilleros de las FARC. El dato no es menor, ya que algunos legisladores republicanos quieren utilizar los documentos de las supuestas computadoras de Reyes como pruebas para incluir al presidente Hugo Chávez dentro de la lista negra de promotores del terrorismo internacional.

Todos estos peros no existían ayer para el presidente colombiano Alvaro Uribe. Con el bombardeo al campamento de Reyes, el 1º de marzo pasado, el mandatario había conseguido una arma política invaluable. Según la Interpol, las supuestas computadoras de Reyes contienen 37.862 textos, 452 hojas de cálculo, 210.888 imágenes, 22.481 páginas web, 7989 direcciones de e-mail, 10.537 archivos de multimedia de sonido y video, y 983 archivos encriptados. En total, más de 600 gigas, de los cuales la mayoría son un misterio todavía.

A cuentagotas, Uribe, sus ministros y algunos de los medios más importantes de Estados Unidos y Europa fueron difundiendo cartas internas del alto mando de las FARC, que involucraban a gobiernos vecinos como el de Venezuela, Ecuador y Nicaragua, o a partidos afines a ellos, como el Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN), favorito para ganar las próximas elecciones presidenciales en El Salvador.

Se mostró y se dijo de todo. De las miles de cartas Uribe infirió que las FARC habían ayudado a financiar la campaña electoral del presidente ecuatoriano Rafael Correa, que Chávez había entregado 300 millones de dólares a la guerrilla, que las FARC querían comprar 50 kilos de uranio enriquecido para hacer una “bomba sucia” y que Venezuela les estaba tramitando una venta de misiles tierra-aire para derribar aviones colombianos a través de Bielorrusia, país amigo de Caracas y terrorista para la Unión Europea. Nada aparece textualmente en las cartas difundidas hasta el momento y nada se pudo comprobar.

Compartir: 

Twitter
 

El secretario de la Interpol, Ronald Roble, explicó el informe.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.