EL MUNDO › DIPUTADOS EN BRASIL APRUEBAN UN POLéMICO PROYECTO

Un paso atrás con el medio ambiente

Brasil retrocedió en su política medioambiental, levantando restricciones a la deforestación de la selva amazónica. La Cámara de Diputados dio media sanción al Código Forestal, y será vetado parcialmente por la presidente Dilma Rousseff en caso de aprobarse sin modificaciones en el Senado. La medida actualiza el Código Forestal de 46 años de vigencia, con 410 votos favorables, 63 en contra y una abstención.

La movida fue calificada por los ambientalistas como desastrosa, ya que la ley ofrece amnistías parciales para propietarios de tierras que destruyeron sectores de selva amazónica de manera ilegal. “La amnistía tiene como correlación una vieja costumbre en Brasil: legalizar lo ilegal. La gente cree que puede deforestar porque tarde o temprano todo será perdonado”, afirmó Philip Fearnside, del Instituto Nacional para la Investigación en el Amazonas.

La enmienda, presentada por el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (centro), principal socio del gobierno en el Congreso, considera como legales las ocupaciones de áreas de protección ambiental realizadas hasta 2008. Además, se le quita al gobierno federal el poder exclusivo de definir las actividades agrícolas que serán permitidas en áreas de preservación permanente a orilla de ríos, una tarea que pasará también a las gobernaciones de los estados. Bajo la nueva ley, la selva que haya sido ilegalmente deforestada entre 1965 y 2008 estará exenta de regulación. Además, los granjeros podrán por primera vez contar la tierra adyacente a ríos y lagos como parte de sus posesiones legales.

También se alivianarán reglas estrictas de deforestación en riscos y lomas. “El proyecto aprobado por la Cámara baja produjo el milagro de convertir una legislación escrita para defender los bosques brasileños en ley de incentivo a la expansión desenfrenada de la agricultura y de la ganadería”, argumentó el director de la Campaña Amazonia de Greenpeace, Paulo Adario.

El secretario general de la Presidencia, Gilberto Carvalho, afirmó que Rousseff espera que las disposiciones del proyecto sean eliminadas por la Cámara alta, que votará el texto en breve, ya que la mandataria se dispone a vetarlas. “El gobierno no cederá. Si el Congreso impone un proyecto que no sea capaz de proteger el medio ambiente, la presidenta no dudará en utilizar su poder constitucional para defender el medio ambiente”, expresó el líder de la bancada oficialista en Diputados, Cándido Vaccarezza, copartidario de Rousseff en el Partido de los Trabajadores (PT).

Los propulsores de esta ley, quienes han recibido gran lobby por parte de grupos del agro, dijeron que el viejo Código Forestal era imposible de hacerse cumplir, y que estas medidas más laxas los ayudarán a operar de mayor conformidad con la ley. Actualmente, bajo el Código Forestal de 1965, los granjeros que han roto las reglas fueron conminados a pagar multas y plantar árboles para cubrir las áreas deforestadas. Sin embargo, se estima que sólo el 10 por ciento de los propietarios de tierras está en consonancia con la ley.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.