EL PAíS › UNA MULTITUD PARTICIPó DE LOS FESTEJOS QUE SE REALIZARON EN LA PLAZA DE MAYO

Un 25 de Mayo lleno de familias y militancia

A la Plaza de Mayo concurrieron padres con sus hijos y también muchos militantes kirchneristas. La gente disfrutó de los espectáculos musicales. La segunda atracción de la jornada fue el inaugurado Museo del Bicentenario, detrás de la Casa de Gobierno.

 Por Laura Vales

Claudio y Andrea llegaron a la plaza con sus chicos. El de siete tenía una bandera celeste y blanca pintada en la cara y la idea de que era “el cumpleaños del país”; el de dos estaba medio dormido. Vinieron desde Ramos Mejía. Ella dijo que no era militante y él aseguró que tampoco, aunque sí que se sentía interesado en la política: “Cuando murió Néstor Kirchner estuve acá”, apuntó. Ayer se subieron al auto para ver los festejos del 25 de Mayo, “porque el año pasado nos perdimos los del Bicentenario”. Tomaron un chocolate caliente, escucharon parte del recital y, en resumen, pasaron una buena tarde. “Me gustó haber traído a los chicos porque, que yo me acuerde, a mí no me trajeron. Estuve solamente por el Mundial y cuando la guerra de Malvinas, que después resultó que era todo al revés”, dijo él, antes de irse a paso tranquilo, empujando el cochecito del más chico por Diagonal Norte hacia el Obelisco.

Lautaro Reck, en cambio, entró casi volando por la misma avenida, en sentido contrario, sosteniendo el último palo de una enorme pancarta de cinco metros de alto y seis de ancho en la que se leía “Nunca más, nunca menos. Ni un paso atrás”. Con 21 años, es parte de la generación que está entrando a la política y no oculta su entusiasmo. “Hicimos la bandera, nos hicimos remeras”, y muestra la inscripción que sobre su espalda lo define como “Misionero K”. Misionero por la provincia: son estudiantes que viven Buenos Aires. Se juntaron por Facebook. “Hay compañeros del Peronismo Militante, de La Cámpora, otros que nunca militaron, un poco de todo.” No tienen un local ni son una agrupación política ni un movimiento. “Somos un grupo que nos juntamos a debatir política y a apoyar al Gobierno, con el fin de respaldar el modelo.” El más joven tiene 16 y el mayor, 28.

Estas dos franjas fueron las que ayer hicieron la Plaza del 25. Muchas familias con chicos, gente que preparó el mate y fue a dar una vuelta –unos kirchneristas declarados y otros no– y una abundante militancia K.

A pesar de la masividad del festejo –del poco espacio para muchas personas– hubo un clima distendido. En las esquinas de acceso a la plaza, personal del Ejército se encargó de servir chocolate caliente. Ciento sesenta integrantes de las juventudes (Si Evita Viviera, La Cámpora, el Movimiento Territorial de Liberación, la Corriente Martín Fierro, el Frente Transversal) se repartieron en la zona para hacerse cargo de la seguridad y hacer de nexo entre los militares y los que hacían cola. Repartieron los vasos y vigilaron que no hubiera problemas. “La idea fue que el control de la plaza fuera militante y político, que fuera la conducción política la que tuviera relación con la gente y no la policía”, explicó Leandro, de Si Evita Viviera. “La consigna fue que si alguien se ponía a hacer bardo íbamos a hablar con esa persona para que se calmara, sin que interviniera la policía. Pero todo estuvo tranquilo.” Desde las cuatro a las seis de la tarde, en la esquina de Florida y Diagonal Norte, se habían repartido dos mil setecientos litros de chocolate, tres camiones de regimiento, acompañados de alfajores.

El recital fue transmitido por seis pantallas gigantes. La calidad del sonido ayudó a escuchar sin aturdirse. La primera parte del festejo fue para el público infantil. Más que una concentración, en la plaza hubo un continuo pasar de gente; en parte porque junto con la música, la segunda atracción del día fue el Museo del Bicentenario, ubicado detrás de la Casa Rosada, que había sido inaugurado el día anterior. En la nave central del museo, las carretas y los cañones de la época colonial fueron el centro de atención de los chicos, y durante toda la jornada hubo cola para pasar a ver el mural que Siqueiros pintó en la quinta de Natalio Botana, que estuvo a punto de perderse hasta que fue finalmente adquirido y restaurado por el Ejecutivo.

“Los chicos vieron al Sapo Pepe, tomaron chocolate, comieron un alfajor, la pasaron bien”, resumió en un banco de la Avenida de Mayo Lorena Altamirano, de 19 años, mamá de Agustín (4) y Joaquín (2). Contó además que el papá trabaja en la construcción y que habían viajado en colectivo una hora media desde Villa Madero para el festejo, después de ver el anuncio por la televisión.

Héctor Domínguez y Leandro Lópina se autoconvocaron vía Internet, “después del discurso de Cristina (Kirchner) en José C. Paz” y “para darle apoyo al Gobierno”. Tienen un blogspot y una página en Facebook (Néstor Kirchner vive) que suma “dos mil quinientos adherentes” que, desde ese espacio en Internet, pasaron a la militancia territorial. En la ciudad de Buenos Aires, por ejemplo, apoyaron la candidatura de Daniel Filmus, e incluso lograron un lugar en la lista de legisladores porteños. Los seguidores de 6,7,8 se instalaron a un costado del escenario, sin pancartas pero bien provistos de sillas plegables y equipo de mate.

Por supuesto que no todo fue militancia reunida por Facebook. “Tenemos diez años de trabajo, una unidad básica en Boedo y otra en Almagro, hacemos mucho trabajo social desde lo deportivo, lo cultural”, contó Cristina Angelini, sosteniendo una bandera de la agrupación Compañeros. “Somos varias generaciones, los de 40 o 50 que vienen de trabajar en organizaciones no gubernamentales durante la década del ’90, mi generación, de treinta y pico, que empezamos a militar en la universidad, y los chicos que vienen de la JP. Pero lo que nos llama la atención es la cantidad de secundarios que se acercaron este año y que no habían hecho nada antes. El crecimiento que se dio en los últimos meses en los barrios, en el territorio, es notable. Incluso en la Capital Federal, que siempre fue un distrito difícil para el peronismo.”

Compartir: 

Twitter
 

A pesar de la masividad del festejo, hubo un clima distendido y además de los espectáculos se repartió chocolate caliente.
Imagen: Leandro Teysseire
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.